BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 14 de noviembre de 2019
NOTICIAS
Aerolíneas-SAS, la asociación que no fue
El ex senador Rodolfo Terragno elaboró una síntesis en la que explica cómo era la propuesta que trató infructuosamente de impulsar desde el Ministerio de Obras Públicas en la época de Alfonsín para la entonces aerolínea estatal.
16 de agosto de 2008
Todos recuerdan que el primero que habló de desestatizar al menos en parte Aerolíneas Argentinas fue Rodolfo Terragno en sus tiempos de ministro de la gestión alfonsinista. En ese entonces el peronismo bloqueó esa iniciativa que finalmente se puso en práctica –de manera diferente- en tiempos del menemista. Pocos meses más tarde.

Si el Congreso hubiese aprobado el acuerdo -que ya estaba firmado por SAS- hoy Aerolíneas sería una de las compañías aéreas más importantes del mundo. Así lo sostiene hoy Rodolfo Terragno, quien ante las múltiples consultas por la actual situación de Aerolíneas, recordó ese acuerdo firmado en 1988 en su condición de ministro de Obras y Servicios Públicos de la Nación, Rodolfo Terragno, y el presidente del Directorio de Empresas Públicas, Horacio Losoviz, con la empresa Scandinavian Airways System (SAS).

Esta es la breve síntesis de aquel acuerdo suscripto en nombre de SAS por su
presidente, Jan Carlzon, quien viajó expresamente a Buenos Aires. Para concretar esta alianza sólo hacía falta la aprobación del Congreso argentino, pero la mayoría justicialista se opuso.

1. El Estado quedaba con:

* 51% de las acciones de Aerolíneas.
* El presidente y el vice.
* 7 de los 12 miembros del Directorio.

2. El personal recibía (sin cargo) 9% de las acciones.

3. SAS ponía 204 millones de dólares (de 1988) por 40% de la empresa.

4. Ese 40% era inamovible: el acuerdo prohibía que SAS comprara más acciones o vendiera las adquiridas. Por lo tanto, tenía sólo una forma de recuperar el dinero: cobrando 40% de las utilidades netas.

5. Para eso, debían multiplicarse esas utilidades, y la responsabilidad recaía sobre la propia SAS: era la empresa la escandinava la que debía gerenciar Aerolíneas, dentro de las pautas fijadas por el socio mayoritario, es decir, el Estado argentino.

6. Aerolíneas debía tributar impuestos y, luego, repartir utilidades netas. De esa manera, con 51% de las acciones, el Estado percibiría 70% de las ganancias brutas.

7. Aerolíneas pasaba a integrar una red global de negocios turísticos -incluidos hoteles en diversas partes del mundo y una variedad de servicios- así como un sistema de internacional de transporte de carga.