BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 15 de septiembre de 2014
NOTICIAS
Críticas de la oposición por el despido de Montoya
Legisladores del peronismo disidente cuestionaron severamente al Gobierno nacional y a Daniel Scioli por haber forzado la renuncia del recaudador, sobre todo en un momento de crisis.
18 de abril de 2009
Felipe Solá es quien llevó durante su gestión a Santiago Montoya al cargo del que acaba de ser desplazado y como tal fue vinculado con eventuales contactos con el ex titular de ARBA que habrían llevado al kirchnerismo a ver fantasmas que lo llevaron a pedir la destitución del cordobés. Concretada la misma, el diputado nacional respaldó a su ex subordinado y advirtió que “le quisieron hacer una trampa a Montoya con la elección, y otra cosa es que él hace mucho que quiere decir lo que piensa”.

Su socio político, Francisco de Narváez dijo que Santiago Montoya “puede estar tranquilo. Ha trabajado muchos años como un excelente funcionario en la provincia de Buenos Aires. Pierde la provincia y pierden los bonaerenses al perder un hombre de su capacidad técnica".

Ponderó además de Montoya “una condición política que hoy en Argentina se extraña, que es tener las pelotas de decirle que no a Néstor Kirchner”, y lo reivindicó por haber "puesto un punto de inflexión entre aquellos políticos de bien que se sienten presionados por esta condición que le quiere poner Kirchner a la política, que no se puede pensar distinto".

“Santiago Montoya es una persona de bien y tiene convicciones”, sostuvo.

Por su parte, la senadora Hilda González de Duhalde se quejó por las candidaturas testimoniales y advirtió que el problema es la "la forma de ejercer el poder de Kirchner".

En ese sentido, disparó contra el gobernador bonaerense por no enfrentar al ex presidente Kirchner, calificándolo de “timorato”.

La ex primera dama dijo que "hay muchos enojados con estas candidaturas testimoniales pero lo van a hacer igual. Acá el problema es la forma de ejercer poder de Néstor Kirchner".

Dijo que cuando veía al gobernador bonaerense "en el acto de San Miguel mientras estaba la marcha de Capristo, no lo podía entender. No estaba acompañando a la Presidenta, era un acto político. Scioli es un timorato, tiene una provincia con déficit, no puede hacer nada, no se atreve a enfrentar a Kirchner para que le den por ley de coparticipación lo que le corresponde. No puede haber un acto político mientras estaba la marcha de Capristo. O no entienden nada de política o son unos timoratos".

Respecto al caso Montoya, dijo que como el ex recaudador “es temperamental y buena persona, se enojó mucho por lo que le tocó leer en los diarios y dijo lo que pensaba".

Por su parte, el diputado Jorge Sarghini, quien fue el que en su momento designó a Montoya en el cargo que acaba de dejar, advirtió que "ningún gobernador en su sano juicio deja ir un funcionario así". Agregó que la dimisión “es la crónica con un final anunciado desde que dijo que no a la candidatura” y aseguró que “Scioli demuestra una vez más que no tiene autonomía. Ningún gobernador en su sano juicio deja ir un funcionaria así”.

En declaraciones a radio Mitre, Sarghini dijo que “es la crónica de un final anunciado desde que dijo que no. Este gobierno no tiene ninguna capacidad para aceptar una disidencia. Era uno de los pocos funcionarios eficientes que quedaban”.

“Estaba en una tarea clave en un momento de crisis. Pero a este gobierno le gustan más los funcionarios obedientes que los funcionarios eficientes -agregó-. “Scioli demuestra una vez más que no tiene ninguna autonomía. Ningún gobernador en su sano juicio deja ir un funcionaria así”.