BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 22 de octubre de 2014
NOTICIAS
Un proyecto para proteger a una quinta
La Cámara de Diputados bonaerense declaró Bien de Interés Testimonial de la Provincia a la quinta La Zaida en Esteban Echeverría.
25 de abril de 2009
La Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires aprobó el proyecto de ley que declarara Bien de Interés Testimonial de la Provincia, en el marco de la ley 10.419 y sus modificaciones, al edificio denominado “La Zaida”, sito en la localidad de Monte Grande, partido de Esteban Echevería.

La iniciativa del diputado Daniel Gurzi, presentada el año pasado, ya tenía sus antecedentes en la ordenanza 7364/2008 del Honorable Concejo Deliberante de Esteban Echeverría que declaró a La Zaida Patrimonio Histórico, Cultural y Arquitectónico del partido de Esteban Echeverría.

La historia de la quinta La Zaida se remonta a 1903 cuando Don Manuel Cichero le compra una fracción de terreno sobre la calle Dorrego a Don Luis Guillón en la localidad de Monte Grande. Con el tiempo Cichero va comprando terrenos linderos, en los cuales se hallaba un chalet estilo inglés en la esquina de Dorrego y Dardo Rocha.

Desde entonces, La Zaida fue adquiriendo una vida social muy activa, visitada por muchos huéspedes durante las temporadas veraniegas. Poco a poco, se fue transformando en una colonia que vivió momentos de esplendor y en los años ´30 la finca se asemejaba a un casco de estancia.

En 1934 Aníbal Cichero Pitré, hijo de Don Manuel, resolvió realizar una importante refacción en el chalet principal, obra que encargó al prestigioso arquitecto Alejandro Bustillo, quien dirigió la construcción de importantes obras como la sede central del Banco Nación, el Casino y la Municipalidad de Mar del Plata y el Hotel Llao Llao en Bariloche.

La Zaida en su pleno tamaño de una manzana sobrevivió 30 años más y en 1963 el predio se subdividió y la quinta quedó reducida a un cuarto de manzana, con el chalet principal en la esquina de Dorrego y Dardo Rocha.

En su interior cada mueble, cuadro, objeto parece haber sido creado para la residencia. Los ambientes son señoriales y austeros, a la vez, en los que se destaca la madera utilizada, las ventanas con vitrales y los detalles en mármol y yeso. Además en el frontispicio de la entrada principal de la casona se encuentra el escudo de La Zaida, creado y diseñado por el arquitecto y escultor Alejandro Bustillo, quien en su época fue considerado como uno de los mejores del mundo.

Gurzi manifestó: “El reconocimiento a dicho artista, es reconocer la importancia de contar con su obra dentro del Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires que ha resistido el paso del tiempo, siendo una muestra de su pasado y una notable edificación por su valor arquitectónico”.