BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 1 de octubre de 2014
NOTICIAS
Alberto Fernández en terreno enemigo
En el kirchnerismo ya lo ubicaron en la vereda de enfrente y lo cruzan duramente. El ex jefe de Gabinete lanzó serios cuestionamientos.
28 de abril de 2009
Un día después de que lo desplazaran de la conducción del PJ porteño, el ex jefe de Gabinete kirchnerista Alberto Fernández arremetió contra su ex jefe, cuyo discurso en el Luna Park cuestionó.

Lo hizo al advertir que si, como dijo Néstor Kirchner, perder la mayoría parlamentaria significaría volver al 2001, eso implicaría que el proyecto político kirchnerista resultó ser un fracaso.

Textualmente Fernández dijo que "si perder la elección es volver a 2001, significa que todo lo que hicimos fue un fracaso".

Obviamente el primero en salir a contestarle fue el hiperkirchnerista Carlos Kunkel, quien lo calificó como "el conductor que más fracasos dio al peronismo en toda su historia".

Fiel a su estilo nada contemplativo, Kunkel dijo que "Fernández estuvo al frente del PJ porteño por seis años y fue el conductor que más fracasos dio al peronismo en toda su historia". Por supuesto respaldó las expresiones alarmistas de Kirchner, señalando que "en Argentina hay dos modelos posibles, si se vuelve a las recetas neoliberales, va a haber los resultados que condujeron a 2001 y 2002".

El ahora rival Alberto Fernández, quien está cercano a Aníbal Ibarra -que busca tentarlo para integrarlo decididamente a su proycto político-, dijo que el Gobierno nacional debe volver a ver lo que pasa en la calle y le recomendó no "crear zozobra". Obviamente aclaró no compartir "nada, absolutamente nada" de las expresiones de su ex jefe y lo argumentó diciendo que "entre otras cosas, porque la Argentina tuvo un presidente que se llama Kirchner. Hay que aventar esos miedos. Es una elección de medio término y puede ser que se convierta en la primera minoría".

Por supuesto, Alberto también cuestionó que lo dejaran de lado en el PJ porteño, acusando a quienes lo hicieron de encerrarse en sí mismos y no ser capaces de "ver lo que pasa en la calle".