BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 23 de octubre de 2019
NOTICIAS
Presentan a la seguridad vial como un problema de salud pública
El senador Arturo Vera hizo un planteo sobre la gran cantidad de accidentes que se viven no sólo en nuestro país, sino también en la región, y la necesidad de revertir esta tendencia.
13 de julio de 2009
El parlamentario del Mercosur y senador nacional Arturo Vera, realizó declaraciones vinculadas a la violencia que se observa con respecto al tránsito vehicular, desde la ciudad Puerto Alegre Brasil donde se realizó el II encuentro sobre seguridad vial del Mercosur.

En su carácter de miembro titular de la Comisión de Infraestructura, Transporte, Ganadería, Agricultura y Pesca del bloque, Vera participó de la sesión de dicha comisión y el seminario realizado en Brasil junto con las máximas autoridades de tránsito de los países miembros (Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina), la OMS y organizaciones internacionales de transporte.

El encuentro trató sobre las necesidades vinculadas al tránsito y las violencias que este genera (lesiones y muerte), teniendo como objetivo “la unificación de la posición regional en cuanto a las cuestiones que con urgencia hay que mejorar para conseguir la meta de disminuir los accidentes y sus consecuencias”.

“En ese sentido -expresó el senador argentino durante las deliberaciones de la Comisión-, y casi como una premisa fundamental que debe ser analizada antes de hablar de la unificación de los criterios acerca de las licencias de conducir, la velocidad, el alcohol, etc., es necesario llevar convicción a los involucrados respecto a que verdaderamente queremos mejorar y disminuir este flagelo en nuestra región. Atento que la gravedad de la cuestión en tratamiento (hoy el accidente constituye la novena causa de muerte en el mundo), impone la adopción de medidas concretas y sobre todo la realidad del cumplimiento de la ley”.

El legislador explicó que “la importancia de la actitud ante la ley y de las metas tendientes a disminuir los siniestros y su violencia se impone en razón que de poco vale legislar sobre la materia y unificar las exigencias en los países integrantes del Mercosur si las disposiciones no logran modificar las conductas de los actores. Esto es los privados y el Estado como parte sobre la que pesa nada más y nadas menos que el contralor sobre el cumplimiento de dichas metas”.

Vera aseguró en este sentido que “se avanzó acerca de las exigencias que necesariamente deben establecerse con carácter de obligatorias. Tales como: a) tolerancia 0 de alcohol en sangre; b) velocidades máximas y mínima uniformes según lugar e infraestructura; c) el uso de casco normatizado para motos; d) licencia de conducir que contemple la exigencia de requisitos mínimos para su otorgamiento; e) el uso obligatorio de cinturón de seguridad para todos los ocupantes del vehículo; f)el desplazamiento de vehículos en ruta con luces encendidas; g) imponer eficiencia en el control ya que la impermeabilidad de este pasa a ser un imperativo sin cuyo cumplimiento difícilmente pueda avanzarse en el cumplimiento de las metas tendientes a bajar la siniestralidad y sus consecuencias violentas que llevan a lesiones graves o a la muerte; h) Incorporar a la currícula educativa la enseñanza de las normas de tránsito que aseguren un tráfico seguro y eficiente”.

Para ilustrar acerca de la posibilidad de bajar eficientemente la siniestralidad, el Senador hizo referencia a que “por ejemplo en Francia hace 30 años llegaron a morir hasta 500 personas por día en accidentes de tránsito y en la actualidad han bajado esa cifra a 12 personas que mueren por día en accidentes violentos”.

Vera remarcó que “según el informe la OMS (Organización Mundial de la Salud) de las 130 mil personas que mueren en Latinoamérica por la violencia en el tránsito el 90% provienen de los países de menores ingresos, circunstancia ésta de donde se infiere que hay una fuerte relación entre el subdesarrollo y los accidentes viales con lesiones y muerte”.

Al finalizar las deliberaciones, la Comisión resolvió efectuar una propuesta que contenga los análisis expresados para que en la próxima sesión plenaria que se realizará los primeros días de agosto en Montevideo, el parlamento en pleno proponga al consejo del Mercosur la adopción de medidas concretas sobre este tema”.

Vera apuntó que “del análisis de toda esta problemática surge como corolario que sin convicción de un lado por parte de los actores y sin la eliminación de la corrupción en la cadena de contralor, es previsible que lejos de bajar la violencia en el tránsito ésta seguirá en aumento, particularmente por los déficit en infraestructura de caminos y rutas más notable a medida que los medios de transporte son cada vez mas veloces y potentes y en continuo aumento”.

El parlamentario -que se caracteriza por ser un crítico severo sobre la baja calidad de gestión en el Estado- hizo referencia a que “quienes anhelan bajar los siniestros por accidentes de tránsito pero a su vez, dentro de lo que es ámbito de su competencia y posibilidades en el Estado no contribuyen a mejorar la infraestructura y calidad de contralor, en realidad aparecen como unos vulgares simuladores frente a este flagelo. Tal es el caso de la reciente reparación de la rutas asfaltadas que por ejemplo se les realiza bacheos o nuevas carpetas asfálticas y no se le colocan las señalizaciones horizontales imprescindibles para la seguridad vial, lo que se puede observar en la ruta provincial N° 20 de Entre Ríos, pero son ejemplos que se repiten en muchas partes del país”.