BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de julio de 2019
NOTICIAS
Scioli, De Narváez y Solá trataron los problemas de la provincia
El gobernador bonaerense inició la ronda de diálogo con la oposición con un encuentro con los ganadores de la elección en su distrito. Al cabo del mismo, los visitantes celebraron el encuentro como “un avance” y dejaron sus inquietudes para llevar los reclamos al Gobierno nacional.
28 de julio de 2009
Bien temprano el gobernador Daniel Scioli recibió en su despacho de la Casa de Gobierno bonaerense a los diputados de Unión PRO Francisco de Narváez y Felipe Solá, con quienes inició el diálogo político anticipando que lo hacía con expectativas positivas.

De Narváez señaló antes de ingresar al despacho oficial también que tenía una actitud positiva, remarcando que “la elección ya pasó y ahora debemos mirar los problemas que hay en la Provincia y que tienen solución". Habló además de elaborar una agenda sin colores partidarios ni divisiones.

Posteriormente al encuentro, De Narváez y Solá encabezaron una conferencia de prensa en el Hotel Corregidor donde detallaron el encuentro. Allí, el primero consideró que había sido “un avance” la reunión, a la que definió como “una forma de ir al diálogo y al tratamiento de los problemas concretos”.

Abierto al diálogo, el líder de Unión PRO resaltó "el gesto del gobernador de convocar a todo su gabinete y tener una predisposición muy favorable de que esto sea un inicio y tenga continuidad permanente”.

Por su parte, el diputado electo Felipe Solá recordó tener “una amistad previa con Daniel” y en función de ello había sido invitado a llegar quince minutos antes, actitud que él mismo adjudicó a su condición de “ex gobernador”. Al encuentro Solá había concurrido con “muchas expectativas, sobre todo con dos temas: la situación financiera real de la provincia y la cuestión social. El aumento de la pobreza no ha tenido un aumento correlativo del presupuesto".

Solá también agradeció la presencia de los ministros de la Provincia, en tanto se mostró satisfecho por poder "debatir los temas más importantes” y sostuvo que “la actitud de Scioli me parece la más inteligente, porque hace una lectura de la derrota y cambia su actitud”.

Respecto a la seguridad, De Narváez explicó que se trata de un tema "muy importante", y que propuso tener "una interacción permanente”.

Respecto a la coparticipación, el ex gobernador Solá admitió que “es más difícil cambiar la ley de coparticipación que cambiar la coparticipación”, argumentando que con “un solo gobernador que no firme, no hay, ley, por lo tanto hay que inventar otras formas, que estén vinculadas a otras cuestiones”.

En ese sentido sugirió armar una ecuación entre producción de las provincias y la pobreza de las mismas y establecer un fondo para la pobreza urbana.

“Sería una forma de compensar ese achicamiento a la coparticipación primaria y achicar injusticias con algunas provincias”, señaló Solá, aclarando que “ese fondo no tendría porqué divorciarse de lo que estamos pidiendo casi todos desde la oposición, como es el fondo para la niñez”.

Por la mañana, Solá tuvo una visión crítica hacia las entidades rurales y puntualmente la reunión del lunes en el predio ferial de Palermo. El ex gobernador dijo que, a su juicio, los representantes del campo “estuvieron demasiado agresivas porque hicieron una conferencia de prensa frente a mil personas, entonces era un discurso más que una conferencia de prensa".

En declaraciones a Radio 10, Solá señaló sin vueltas que los dirigentes agrarios “se pasaron de rosca”, y aclaró que la oposición no está dispuesta a "conceder todo" a los sectores agropecuarios ni a "pedir lo imposible".

Por el contrario, dijo que establecerán "prioridades", señalando entre ellas la necesidad de que las limitaciones a la exportación sean decididas por el Congreso.