BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 15 de noviembre de 2019
NOTICIAS
Diputada insiste sobre las camas solares
Un trabajo investigativo certificó lo expuesto por la legisladora Ivana Bianchi en un proyecto presentado en 2008.
31 de julio de 2009
Una investigación llevada a cabo por la Organización Mundial de la Salud, concluyó que la exposición excesiva a la radiación de camas solares aumenta en un 75% el cáncer de piel en quienes lo hacen antes de los 30 años.

Si bien esta noticia fue traída al conocimiento del público en general a través de este organismo, dicha cuestión ya fue planteada por la diputada nacional por la provincia de San Luis Ivana Bianchi, en el ejercicio 2008 a través de un proyecto de ley que lleva el Nº 4117-D-08, publicado en Trámite Parlamentario Nº 97, el cual esta a la espera de un pronto y rápido tratamiento de la Comisión de Salud en el presente año.

La iniciativa relama puntualmente la prohibición de la utilización de equipos de emisión de rayos ultravioletas para bronceado, en personas menores de 18 años.

El proyecto es de Ivana Bianchi, a quien acompañaron con sus firmas Antonio Morante, Mario Merlo y Luis Lusquiños, y fue girado a las comisiones de Acción Social y Salud Pública y de Comercio.

Textualmente dice lo siguiente:

Artículo 1°: Prohíbase en todo el territorio nacional la utilización de equipos de emisión de rayos ultravioletas destinadas para bronceado, ya sea camas solares o similares, a personas menores de 18 años que concurran a los establecimiento sin una autorización expresa de padre, madre, tutor y/o responsable a cargo.

Artículo 2°: Los establecimientos que presten al público servicio de bronceado deberán exhibir en un lugar visible un cartel mediante el cual se informe a los usuarios que la utilización de dichos aparatos esta prohibida para menores de 18 años que no cuenten con la debida autorización exigida en el artículo 1º.

Artículo 3°: Los establecimientos deberán exhibir toda la información necesaria sobre los daños que se generan en la piel por el efecto acumulativo de los rayos ultravioletas y cuales son las formas de prevención.

Artículo 4°: El personal a cargo de la atención al público deberá contar con conocimientos suficientes y debidamente acreditados, acerca de los perjuicios ocasionados por el efecto acumulativo de los rayos ultravioletas y sobre las formas de prevenirlos.

Artículo 5°: La autoridad de Aplicación de la presente ley será el Ministerio de Salud de la Nación.

Artículo 6°: El Poder Ejecutivo Nacional reglamentará la presente ley dentro de los sesenta días de su promulgación.

Artículo 7º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS
Señor presidente:
Las camas solares, que aparecieron en la década de los 70, no fueron de uso generalizado hasta los años 90.

Estos aparatos emiten radiaciones ultravioletas (UV) con el fin de lograr un bronceado que aparece con unas pocas sesiones y que se acentúa si se aumenta el número de sesiones. Deberán transcurrir años antes de que podamos conocer todos los efectos de las camas solares sobre la salud; esto se debe a que algunas enfermedades que se sospecha que podrían provocar las camas solares, como el cáncer de piel, tardan mucho tiempo en aparecer.

¿Cómo afecta a la salud la radiación solar?

El riesgo de contraer cáncer de piel depende del tipo de piel Fuente: Dr. A.R. Young

*Exponerse a la luz natural del sol proporciona algunos efectos beneficiosos. Gracias a ésta se produce vitamina D en el cuerpo, que es imprescindible para mantener en buen estado los músculos y los huesos, además de otros posibles efectos beneficiosos para la salud. Sin embargo, el consumo de alimentos ricos en vitamina D o de dosis adecuadas de ésta a través de complementos vitamínicos parece lograr el mismo efecto beneficioso.

*A corto plazo, la exposición a las radiaciones UV puede provocar quemaduras, empeorar enfermedades de la piel y afectar al sistema inmunológico. También puede provocar reacciones adversas en personas que toman determinados fármacos o utilizan cremas u otros productos que incorporan determinadas sustancias químicas.

*Las radiaciones UV pueden dañar los ojos (Fuente: Honolulu Star- Bulletin

A largo plazo, la exposición a las radiaciones UV puede provocar cáncer de piel y un envejecimiento prematuro de ésta. El riesgo de contraer cáncer de piel depende de la dosis y del patrón de la exposición al sol, así como del tipo de piel. En el caso de los cánceres más mortales, el riesgo depende además de la edad, de características físicas como el pelo claro o la presencia de lunares y pecas, así como de antecedentes familiares de cáncer de piel.

Las radiaciones UV pueden dañar además los ojos. A corto plazo, pueden provocar un cierto tipo de "quemadura ocular", que consiste en una inflamación temporal, pero dolorosa, de la capa externa del ojo.

A largo plazo, las radiaciones UV pueden aumentar el riesgo de contraer diversas enfermedades oculares como las cataratas o el cáncer ocular.

¿Cómo afectan a la salud los diferentes tipos de radiaciones ultravioletas?

Las radiaciones UV procedentes del sol o de fuentes artificiales son, en esencia, iguales

*Las fuentes naturales y artificiales de radiación UV tienen efectos similares sobre la salud a corto plazo. Sin embargo, resulta muy difícil comparar sus efectos a largo plazo, debido a la escasez de datos disponibles.

Tanto las radiaciones UV procedentes del sol como las generadas por fuentes artificiales son, en esencia, iguales. Éstas abarcan tres tipos de radiaciones (UVA, UVB y UVC) que se diferencian por su longitud de onda. Sin embargo, la luz solar y la radiación procedente de fuentes

artificiales diversas contienen dosis diferentes de dichos tipos de radiación. Por lo tanto, los riesgos para la salud podrían variar en función de la fuente de la que se trate.

*Por lo general, en comparación con las radiaciones UVA, las radiaciones UVB provocan una cantidad mucho mayor de efectos a corto plazo sobre la piel, por ejemplo el bronceado, quemaduras y daños genéticos. Se sabe también que las radiaciones UVB merman el funcionamiento del sistema inmunológico, extremo no confirmado en el caso de las radiaciones UVA.

Las radiaciones UVB son probablemente la principal causa de envejecimiento prematuro de la piel y de uno de los tipos de cáncer de piel. Sin embargo, se desconoce por el momento el papel de las radiaciones UVA y UVB en los tipos de cáncer de piel más mortales.

Las radiaciones UVC procedentes del sol no plantean problemas para la salud, ya que son absorbidas en su totalidad por la capa de ozono. Por otro lado, es poco probable que las radiaciones UVC procedentes de fuentes artificiales sean perjudiciales para la piel; sin embargo, pueden ocasionar graves daños oculares a corto plazo y, por lo tanto, no debería permitirse su presencia en camas solares.

¿Qué aspectos sanitarios y de seguridad deben tenerse en cuenta?

*A corto plazo, la exposición a las radiaciones UV procedentes de camas solares pueden provocar efectos secundarios como reacciones dérmicas y una merma en el funcionamiento del sistema inmunológico.

A largo plazo, podrían aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel y cáncer ocular, así como provocar el envejecimiento prematuro de la piel.

*Es posible que las personas que recurren con frecuencia a las camas solares cuenten con niveles más altos de vitamina D y una mayor fortaleza del hueso de la cadera. Muchas personas aseguran además sentirse mejor después de utilizar las camas solares, aunque no se ha encontrado todavía una explicación biológica para este fenómeno.

Cuanto deben durar las sesiones de cama solar?

Las quemaduras solares provocadas por las radiaciones UV varían en función de la radiación total recibida en el transcurso de una sesión de bronceado, y no en función de la intensidad o duración de dicha exposición. Sin embargo, en un estudio sobre el cáncer de piel con ratones de laboratorio se demostró que con una misma dosis de radiaciones UV, existía un mayor riesgo de cáncer cuando se aplicaba una radiación más débil o intermitente durante un periodo más prolongado.

Las sesiones de cama solar no deberían ser inferiores a 10 minutos Fuente: Process

Los límites que se consideran seguros a la hora de evitar los efectos a corto plazo de las radiaciones UV procedentes de las camas solares varían en función del tipo de piel. La dosis de radiaciones UV a las que se somete el usuario durante una sesión de bronceado debería ser lo suficientemente baja como para evitar las quemaduras. Además, para reducir el riego de quemaduras debidas a errores de cálculo del tiempo, las sesiones prescritas no deberían ser inferiores a 10 minutos. Las camas solares no deberían en ningún caso emitir radiaciones UV superiores a las del sol tropical.

A día de hoy, no es posible establecer un límite de seguridad para prevenir efectos a largo plazo como el cáncer de piel, ya que no se conoce ninguna dosis por debajo de la cuál desaparezca el riesgo de cáncer. Por lo tanto, cualquier límite que se establezca será arbitrario.

CONCLUSIONES:

Aunque las camas solares proporcionan algunos beneficios para la salud, el Comité científico de los productos de consumo (CCPC) de la Comisión Europea. Comité científico de los productos de consumo (CCPC) de la Comisión Europea considera que es probable que su uso aumente el riesgo de padecer cáncer de piel y posiblemente también cáncer ocular.

Por ello, el CCPC estima que:

*Es necesario llevar protecciones oculares durante el uso de camas solares Fuente: consumer.org.nz. Photographer Murray Lloyd

*Es necesario desaconsejar a las personas que presentan factores de riesgo de padecer cáncer de piel el uso de camas solares. Este grupo incluye a personas con piel clara, pecas, lunares atípicos o múltiples, o con antecedentes familiares de melanoma.

*Es necesario llevar protecciones oculares durante el uso de camas solares.

*Los menores de 18 años no deberían utilizar camas solares, ya que uso a edad temprana parece incrementar considerablemente el riesgo de padecer cáncer de piel.

- 17 DE MARZO DE 2005 | GINEBRA -- La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala hoy que el uso de camas solares conlleva un riesgo de cáncer de piel, y que ninguna persona menor de 18 años debería utilizarlas. Se sabe que los jóvenes que sufren quemaduras por exposición a los rayos

- ultravioleta (UV) corren un mayor riesgo de desarrollar un melanoma en etapas posteriores de la vida.

Según la OMS, se estima que cada año se producen en el mundo 132 000 casos de melanoma maligno (el cáncer de piel más dañino que existe) y mueren aproximadamente 66 000 personas por causa de éste y otros tipos de cáncer de piel. Las cifras no dejan de aumentar: así, se estima que en los últimos 45 años la tasa anual de incidencia de melanoma se ha multiplicado por más de tres en Noruega y en Suecia, y en los últimos 30 años se ha duplicado en los Estados Unidos.

El aumento del uso de camas solares, junto con el deseo y la moda de lucir una piel bronceada son las principales causas de este rápido aumento del cáncer de piel. La incidencia de melanoma puede variar hasta más de 150 veces de un país a otro.

Los índices más elevados se registran principalmente en los países donde la población tiene la piel más clara y la cultura del bronceado está más arraigada, como Australia, Nueva Zelandia, América del Norte y el norte de Europa. Mientras uno de cada tres casos de cáncer en el mundo es de piel, en los Estados Unidos esa cifra asciende a uno de cada dos. Se estima que cada año se producen en ese país 1,1 millones de casos de cáncer de piel.

Algunas camas solares pueden emitir niveles de radiación ultravioleta muy superiores a las radiaciones del sol estival de mediodía de la mayoría de los países. Pese a ello, en la actualidad, únicamente algunos países cuentan con una normativa en vigor que regule las camas solares o su uso. Bélgica, Francia y Suecia disponen de legislación en la materia, que limita la cantidad máxima de radiación UV-B (el componente más perjudicial de la radiación ultravioleta) a un 1,5% del total de las radiaciones ultravioleta emitidas (nivel similar al de las radiaciones ultravioleta carcinógenas del sol).

La legislación francesa exige que todos los aparatos capaces de emitir radiaciones ultravioleta sean declarados a las autoridades sanitarias, prohíbe su uso a los menores de 18 años, exige que todos los establecimientos comerciales de este tipo sean supervisados por personal competente y prohíbe el uso de unos supuestos efectos saludables como reclamo.

En los Estados Unidos, en el Estado de California está prohibido que los menores de 18 años utilicen camas solares o hagan uso de los centros de bronceado. Sin embargo, la aplicación efectiva de la normativa a menudo resulta difícil. La OMS alienta a los países a que formulen leyes en esta materia y refuercen la legislación de que dispongan, con el fin de controlar con mayor eficacia el uso de las camas solares, prohibiendo, por ejemplo, toda actividad no supervisada que implique el empleo de esos aparatos.

Entre las principales consecuencias de una exposición excesiva a la radiación ultravioleta figuran:

*el cáncer de piel,

*las lesiones oculares y

*el envejecimiento prematuro de la piel.

La OMS recomienda que únicamente se considere la posibilidad de utilizar camas solares bajo control médico en casos muy excepcionales y específicos.

Hay aparatos médicos de rayos ultravioleta que se utilizan con buenos resultados para tratar algunas afecciones cutáneas como la dermatitis y la soriasis.

Esos tratamientos han de administrarse únicamente bajo control facultativo y en centros médicos homologados, y no deben realizarse sin supervisión ni en establecimientos comerciales de bronceado ni en casa con camas solares para uso doméstico.

Las recomendaciones de la OMS sobre el uso de camas solares forman parte de las actividades generales de la Organización destinadas a proteger la salud de las personas que corren el riesgo de exposición excesiva a la radiación ultravioleta.

La OMS, junto con sus asociados, la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial, han elaborado un índice UV solar mundial, que en la actualidad se utiliza en numerosos países, como Alemania, la Argentina, Australia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Israel, México, Noruega, Polonia, Portugal, la República Checa, Suecia y Suiza. Este índice también ha sido recientemente adoptado para su uso general en los Estados Unidos y el Canadá.

"Todas nuestras actividades tienen un objetivo claro: evitar la exposición excesiva a los rayos ultravioleta y lograr que la población se proteja la piel cuando esté en contacto directo con el sol. Los melanomas malignos, otros tipos de cáncer y otras enfermedades son la consecuencia de no haber tomado las debidas precauciones", añade la Dra. Leitner de la OMS.

habitantes de nuestro país y propender a una mejor calidad de vida es que solicito a los integrantes de este Honorable Congreso de la Nación que me acompañen con su firma en este importante proyecto.