BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 31 de octubre de 2014
NOTICIAS
En medio de acusaciones políticas, Boudou informó sobre la situación económica del país
La visita del ministro de Economía a la Comisión de Presupuesto del Senado se destacó por los fuertes cruces entre la oposición y el funcionario, que realizó una defensa política de temas económicos recordando las medidas de la Alianza.
30 de marzo de 2010
La última frase de la jornada de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, en la que se presentó para debatir sobre distintas cuestiones el ministro de Economía, Amado Boudou, describe fielmente el desarrollo de la reunión: "Dejen de poner obstáculos y piensen en la Argentina”, soslayó el jefe de bloque del oficialismo en la Cámara alta, Miguel Ángel Pichetto.

En este sentido, tras cinco horas, el propio Boudou sostuvo que no se puede debatir sobre todos los temas porque "eso es hacer barullo, ruido para no debatir nada". En realidad, lo que no se pudo fue discutir sobre el uso de las reservas del Banco Central para pagar la deuda pública, es decir, no se discutió en profundidad sobre el proyecto de ley del senador pampeano Carlos Verna.

El debate

Pasadas las 11.10, se dio comienzo a la reunión en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado con la presencia del ministro de Economía, Amado Boudou, que habló sobre el canje de la deuda, y en donde también se discutió el proyecto de los senadores pampeanos Carlos Verna y María Higonet, y diversas cuestiones que realizaron los integrantes de dicha comisión.

El primero en hacer uso de la palabra fue el vicepresidente de la comisión, el radical Roy Nikisch, que le dijo a Boudou que “queríamos plantear concretamente que nosotros le hemos hecho llegar una nota al ministerio sobre la reunión que tuvimos la semana pasada, donde usted iba a concurrir, y en la misma lo invitamos a venir el 8 de abril con un temario específico, que incluye cuestiones como la inflación, el INDEC, las deudas de las provincias y la coparticipación del Impuesto al Cheque, entre otros temas”.

Luego se leyó una carta enviada por el senador pampeano Carlos Verna, en la que decía que “no le parecía oportuna” la convocatoria, y pedía para que se avalara la fecha del jueves 8 de abril. El jefe de la bancada del bloque oficialista en la Cámara alta, Miguel Pichetto, salió en defensa de Boudou y sostuvo que “el próximo jueves hay un problema, el ministro está viajando a Estados Unidos, y la semana pasada hubo una confusión, además iba a ser muy breve el tiempo con el que iba a contar el funcionario para poder exponer, por eso consideramos que era conveniente convocarlo este martes”. Por otro lado, agregó: “Es cierto que todavía la Cámara no sesionó, todos tenemos el compromiso para que funcione, que el ministro viniera hoy y no abordáramos el tema de reservas, que no pudiéramos abordar el tema del canje, me parece que era vaciar de contenido la reunión”.

La radical Laura Montero comenzó con el cuestionamiento a Boudou: “Usted envía el Presupuesto 2010, que debe ser aprobado por el Congreso, y los legisladores tenemos una función de control, nos debemos un mutuo respeto con temas que son inherentes al Presupuesto, que avala un plan de Gobierno, y debemos tener la claridad suya en este tema”. La senadora mendocina también pidió que “de aquí en más coordinemos las visitas porque no son temas menores, hay muchísimas dudas al respecto y necesitamos que sean aclaradas con la participación de todos los bloques políticos”.

Después de un intercambio entre Nikisch y el chubutense Marcelo Guinle por la citación para la reunión, el ministro de Economía comenzó con su defensa del canje de deuda al asegurar que “en 2006 se tomó una medida de la aplicación del activo financiero del Banco Central, que demostró los beneficios de haber salido del esquema de consultoría, o de aplicación de imposiciones del pasado por parte del FMI”, por lo que “ese pago resultó una experiencia exitosa y, en este marco, la Presidenta decide utilizar fondos del Tesoro Nacional, pero no se manotean las reservas, se utilizan fuentes de financiamiento a través de la emisión de una letra, tal como se hizo en 2006, y que es aprobado por su directorio”.

Boudou insistió que “con este financiamiento, uno podría hacer una salida a los mercados; por ejemplo, la Ciudad de Buenos Aires salió ayer a buscar crédito y lo consiguió al 12 por ciento, como se hacía en la década del noventa”, y declaró que “uno podría hacer como en la Alianza con la Ley de Déficit Cero, donde se ajustaba la economía y se obtenía financiamiento, pero acá nunca se va a tomar una medida de este tipo”.

La crítica hacia el Grupo Clarín estuvo presente, ya que el funcionario explicó que “bastaba con ver las tapas de Clarín de todos los días, donde se discutía la solvencia y la capacidad de Argentina, eso tuvo efectos nocivos, esta puesta en duda de las posibilidades llevó a que creciera el riesgo país, que los bonos cayeran a límites insospechados, que nada tenían que ver con la capacidad de todo el país, y provocó que todos contaran con menos herramientas para sortear la crisis”, y justificó que ahora “la Argentina va a poder endeudarse a tasas razonables”.

Por otro lado, el ministro de Economía explicó que “parte de los problemas de la democracia es que no hemos sabido animarnos a pensar distintos, las imposiciones que sufrieron los gobiernos anteriores no fueron casualidad, tuvieron que ver con un esquema de endeudamiento diseñados muy lejos de Balcarce 50 y de este Congreso”.

“Hay muchas cosas que me sorprenden de la lógica de su pensamiento y cómo usted evalúa el uso de las reservas”, advertía Montero, y Boudou le contestaba que “tenemos ideas distintas y pertenecemos a espacios políticos distintos, los planteos de usted no los hace ningún banco del mundo, usted plantea la dolarización, y nosotros, no”.

Otro senador radical, Ernesto Sanz, pidió explicaciones por la inflación y lo proyectado en el Presupuesto 2010, pero el funcionario se apoyó en que “el presupuesto es una herramienta importante del plan de Gobierno, la ejecución de los primeros dos meses muestran que está funcionando adecuadamente bien”.

Las consultas realizadas por las senadoras Nanci Parrilli y Graciela Di Perna sobre la financiación de las provincias quedaron de lado rápidamente por el fuerte cruce entre el jefe de la bancada radical de la Cámara alta, Gerardo Morales, y Boudou. El jujeño le aseguró que “van a haber denuncias penales en contra de los funcionarios que firmaron los DNU y contra la titular del Banco Central”, mientras que el ministro le contestó: “No es casualidad que me amenacen con una denuncia penal, tiene que ver que la judicialización de estos procesos, en el país hubo una administración que fue un desastre, que dejó el país mientras millones de argentinos quedaban sin empleos, sin ahorros, ¿sabe por qué? Porque usted, que formaba parte de esa administración, de ese gobierno, vinieron con el ajuste nominal, quieren dejar al país sin instrumentos, sin elementos, quieren trabar las medidas, lo que ya nos hicieron a principio de siglo, nos quieren llevar al desastre”.

Mientras Calcagno le pedía a Morales silencio, ya que no tenía uso de la palabra, el senador formoseño José Mayans pedía el micrófono para hablar, y aprovechó la oportunidad para quejarse por el “reparto arbitrario” de las comisiones en la Cámara alta y manifestó que “sería un buen gesto tratar el proyecto de Carlos Verna”, que permite pagar deuda con el uso de reservas del Banco Central.

La entrerriana Blanca Osuna preguntó sobre las expectativas del Presupuesto, y Boudou afirmó que “la recaudación será mayor a la pautada”. Luego hizo uso de la palabra el jujeño Guillermo Jenefes, que sostuvo que “es necesario tratar inmediatamente el tema del canje de deuda”.

“Usted metió plomo y a mí me dolió mucho lo que usted dijo”, sostuvo el senador radical Roy Nikish. Y agregó: “Si bien sabemos que cometimos muchos errores, creo que no es el ámbito para reaccionar en exceso, primero hay que resolver el problema de las provincias y los municipios”, consideró el ex gobernador de Chaco.

“Plomo no”, contestó Boudou, que además aceptó que “es más lo que falta de lo que se ha hecho, pero lo que hicimos en infraestructura de las regiones del norte es muchísimo, no hubo otro gobierno que se ocupó sobre las necesidades de la gente del norte”.

Luego de fuertes cruces entre el funcionario y los radicales, el debate se volvió a encauzar y Montero, ex ministra de Economía de Mendoza durante la gestión de Julio Cobos, sostuvo que en las provincias hay un déficit financiero que no se está resolviendo adecuadamente. Además consideró que “existe un déficit estructural que viene de la mano de los problemas del sistema productivo, nos tenemos que ocupar de la marginidad y pobreza estructural”.

“Estamos en un buen panorama a nivel mundial”, coincidió Montero con Boudou, a pesar de las críticas y de sostener que “hay que revisar el Presupuesto y aclarar los ingresos y los gastos”.

Al respecto, Boudou respondió que “Argentina tiene un gobierno que no duda y que lleva adelante las políticas económicas en un cierto sentido, respaldando el superávit fiscal, y por eso tuvimos un superávit fiscal récord”. También declaró que “no es que hay un contexto favorable, sino que hay un gobierno que va a seguir avanzando en estas políticas para seguir creciendo”.

Morales, en su segunda oportunidad para hacer uso de la palabra, admitió las críticas de Boudou y le dio la razón: “La verdad que es imperdonable haber descontado el 13 ciento a los jubilados”, y agregó que "vamos a buscar gobernar a este país de otra manera”.

"No somos la máquina de impedir, pero vamos a plantear con firmeza algunas cuestiones, se tienen que hacer cargo de varias cosas", entre ellas, el caso Scanka y lo relacionado con el apoyo para la campaña electoral de 2007 con aportes de personas relacionadas al tráfico de efedrina, sostuvo Morales, mientras que sobre la firma del DNU 2010, el jefe de la bancada radical en la Cámara alta afirmó que está "convencido de que cometieron un delito".