BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 30 de septiembre de 2014
NOTICIAS
Macri envió el proyecto para cambiar el Código Contravencional
Ya está en la Legislatura porteña la iniciativa del jefe de Gobierno para modificar la norma prohibiendo la tarea de “trapitos” y encapuchados con palos.
31 de marzo de 2010
El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, remitió a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el proyecto anunciado esta semana para modificar el Código Contravencional.

Paralelamente, Macri remitió una norma complementaria para autorizar a los agentes de la Policía Metropolitana el uso de las pistolas Taser, un arma electrónica que despertó polémica y cuya utilización fue suspendida por la Justicia.

Asimismo se busca crear por ley el registro de ADN para violadores y otros delitos.

El proyecto del PRO busca “sancionar con dureza a aquellos que durante el desarrollo de marchas, manifestaciones públicas, cubren sus rostros con capuchas o pañuelos, además de portar palos, bastones, fierros o cadenas con el sólo objeto de evitar ser identificados por la autoridades policiales y judiciales”.

Se definen como “cuidacoches” a las “personas que ofrecen el cuidado del vehículo a cambio de una retribución monetaria, que en una gran cantidad de oportunidades va acompañada de una actitud amenazante para con los conductores” en el marco de “espectáculos masivos, como partidos de fútbol, grandes recitales o en zonas gastronómicas como Las Cañitas y Palermo”.

“La ley vigente establece, como deber de los vecinos realizar la denuncia, contar con testigos que hayan presenciado el hecho y además probar que hubo exigencia por parte del trapito”, destaca la norma, que impulsa la prohibición de la actividad en cuestión y penas de arresto de uno a cinco días.

Aquellos que de manera directa o indirecta ofrezcan el servicio de cuidacoches, limpiavidrios u otro tipo de servicios no requeridos a conductores de cualquier tipo de automotor en la vía pública sin autorización legal, será sancionado con de uno a cinco días de arresto, o multa de 200 a 2000 pesos.

En cuanto a los “limpiavidrios”, se destaca que “el accionar de esas personas acentúan la sensación que en el espacio o vía pública todo vale, generando temor, sobre todo en personas mayores y madres con chicos pequeños, facilitando las situaciones de arrebato”.

También se apunta a sancionar con dureza a quienes “durante el desarrollo de marchas, manifestaciones públicas, cubren sus rostros con capuchas o pañuelos, además de portar palos, bastones, fierros o cadenas con el sólo objeto de evitar ser identificados”.

Se penará la portación de ganzúas y elementos para forzar cerraduras, dado que considera a esos elementos como las herramientas esenciales a la hora de llevar adelante el ingreso ilegal y violento a las casas y vehículos.

Todos los proyectos serán tratados a partir de la próxima semana en el seno de las comisiones de Seguridad, que preside Martín Borrelli; de Justicia, de Gerardo Ingaramo; y de Asuntos Constitucionales, de Martín Ocampo, todos del PRO.