BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 18 de noviembre de 2018
NOTICIAS
Ajustadamente el Senado aprobó la designación de Carmen Argibay
La jurista Carmen Argibay se convirtió en la tercer integrante de la Corte Suprema de Justicia propuesta por el gobierno de Néstor Kirchner, luego de que el Senado aprobara su pliego por un ajustado margen, después de más de siete horas de debate.
8 de julio de 2004
La magistrada, propuesta por el Gobierno para ocupar la vacante que dejó por su renuncia Guillermo López, obtuvo 42 votos a favor y 17 en contra, y superó por 2 votos los dos tercios necesarios para su nombramiento.

La posición de la jurista a favor de la despenalización del aborto ocupó la mayor parte del debate en la Cámara alta, aunque también hubo tiempo para que varios senadores cuestionaran su condición de "atea militante".

La aprobación del pliego se consiguió gracias a que algunos de los senadores peronistas que pensaban rechazarlo se retiraron del recinto en el momento de la votación. Así, consiguió que bajara el número de votos necesarios para aprobar la designación. Es que para imponerse en la votación las autoridades del bloque peronista realizaron gestiones durante toda la jornada para intentar doblegar el número de los senadores que votarían en contra, o al menos para convencerlos de que no asistieran a la sesión.

En este sentido, facilitaron la estrategia oficialista los senadores justicialistas María Castro y Rubén Mera, de Santiago del Estero; Luis Martinazzo, de San Juan, y Celso Jaque, de Mendoza, que se quedaron en sus despachos mientras en el recinto se votaba la ley. Además, los formoseños justicialistas José Mayans y Elva Paz, y la sanjuanina Nélida Martín, que también habían anticipado sus votos negativos, no concurrieron al Senado durante la sesión.

El bloque peronista consiguió imponerse en la votación con el aporte de 25 de los 41 senadores que integran su bancada. La pérdida del resto de los votos la compensó con la convergencia de nueve votos radicales y de ocho de los representantes de otros partidos.

Los senadores del PJ que se manifestaron en contra de la designación de Argibay fueron Eduardo Menem y Ada Maza, de La Rioja; Liliana Negre y Raúl Ochoa, de San Luis; Rubén Marín y Silvia Gallego, de La Pampa; Ramón Saadi, de Catamarca; Laura Cresto, de Entre Rios, y Antonio Cafiero, de Buenos Aires.

El voto de Cafiero generó una duda en el resultado de la votación porque pese a se había manifestado en contra de la postulación de la jueza su voto apareció como positivo. Inmediatemente, aclaró que equivocó al apretar la tecla y la corrección fue aceptada por el plenario de la Cámara.

Argibay se sumará a Eugenio Zaffaroni, designado el 16 de octubre de 2003, y Elena Highton de Nolasco, cuyo pliego fue aprobado por la Cámara Alta el 9 de este mes.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Jorge Yoma, en nombre del bloque justicialista, defendió la nominación de la magistrada y aseguró que incorporación al alto tribunal "es un paso formidable para mejorar la calidad institucional de la justicia argentina". El senador riojano, además, destacó que "en todos los casos Argibay falló consecuentemente con la legislación argentina respecto de la penalización del aborto" y resaltó su "honestidad" al momento de hacer pública su condición de atea.

Eduardo Menem, en tanto, cuestionó a la jueza y señaló que "cuando Argibay niega a Dios y proclama su ateísmo militante no esta habilitada para interpretar la Constitución", ya que en su preámbulo se invoca "a Dios como fuente de toda verdad y justicia".

En el mismo sentido se pronunció el senador salteño Gómez Diez, aunque incluyó en sus criticas el carácter "unitario" que toma la Corte con estas designaciones ya que -según dijo- de "nueve integrantes ocho son de Capital Federal".

A su turno, el senador radical Gerardo Morales defendió la designación de la penalista y cargó contra un sector de la Iglesia que "todavía no ha entendido que vivimos en democracia", y señaló que "nuestra Constitución dice que no podemos discriminar a quienes no creen en Dios".

Para Morales, Argibay "rompió las reglas de la hipocresía" que tiene la sociedad, al hacer publica su opinión personal a favor del aborto y su condición de no creyente.

Liliana Negre de Alonso criticó los dichos de Argibay (que afirmó no saber "cuando se inicia la concepción") y remarcó que "la Academia Nacional de Medicina dejo aclarado esto al afirmar que la vida humana comienza en el momento de la concepción".

En defensa de Argibay, la santacruceña Cristina Fernández de Kirchner recordó que en 1990, el entonces presidente Carlos Menem envió al Senado "la postulación de cuatro jueces para ocupar la Corte en un proyecto en el que ni siquiera constaban los antecedentes".

Además, la senadora criticó a los defensores intransigentes de las posiciones de la Iglesia al expresar que "en nombre de la fe y de los dogmas se han cometido atrocidades en la humanidad".