BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 19 de agosto de 2018
NOTICIAS
Con el voto de Cobos, se aprobó el 82% móvil
Fueron 35 votos para cada lado. La última palabra la tuvo el vicepresidente de la Nación, que desempató a favor de la iniciativa. Se repitió la misma historia que con la 125. Desde el oficialismo aseguraron que Cristina Kirchner vetará el proyecto.
13 de octubre de 2010
Se repitió lo de la resolución 125: el debate en relación con el proyecto que plantea elevar los haberes jubilatorios mínimos al 82 por ciento del salario mínimo, vital y móvil, fue definido por el titular del Senado, Julio Cobos.

Primero se realizó la votación en general y después en particular, aunque entonces no se discutió ningún artículo y todo fue un breve trámite. La iniciativa, que también establece las actualizaciones según los casos Badaro y Sánchez, deberá ser avalada por el Poder Ejecutivo. Desde el oficialismo aseguran que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kircher, vetará el proyecto.

La resolución de la sesión sobrevino al cabo de más de diez horas de una sesión que se había iniciado poco antes de las 14 y que se prolongó hasta pasada la medianoche, en medio de tensión por una definición tan ajustada, aunque promediando la misma Parlamentario.com adelantó que la posibilidad de aprobación tenía una leve ventaja. Es que todo indicaba que en el peor de los casos para la oposición sobrevendría un empate, que fue lo que finalmente ocurrió.

Algunos habían dudado de este resultado, teniendo en cuenta lo sucedido en el comienzo. Es que contrariamente a todos los pronósticos, no fue la oposición la que cargó con la responsabilidad de lograr el quórum, sino que fue el propio oficialismo el que se lo facilitó. Eso llevó a pensar a muchos que las huestes de Miguel Pichetto tenían los votos para imponerse, pero promediando la sesión todo indicaba que eso difícilmente iba a ser posible.

El debate

El primero en hacer uso de la palabra fue el senador radical y presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara alta, Alfredo Martínez, que aseguró que si se aprueba el proyecto en cuestión, el “haber mínimo garantizado nunca deberá ser inferior al 82 por ciento del salario mínimo, vital y móvil”, y destacó que la iniciativa “es absolutamente sustentable y da justicia a los jubilados”.

Por su parte, el líder de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, Eric Calcagno, fue contundente en su exposición y dijo que la iniciativa en debate no sólo “es peligrosa en cuanto a su financiamiento y en cuanto a su defensa de los sectores a los que apunta”, sino que “dinamita la seguridad social en la Argentina y nos enfoca a una política de ajustes”. Además precisó que “el ANSeS es un pilar fundamental para los adultos mayores pero también están las jubilaciones pensiones y asignaciones familiares, la ayuda escolar anual, la atención por invalidez, pensiones no contributivas, cajas provinciales y otros gastos; por eso, me parece que esta ley es peligrosa, porque lo que hace es instalar otro sistema de seguridad social”.

La salteña Sonia Escudero, del Peronismo Federal, señaló: “Hoy es un día histórico, recuperamos los derechos de los jubilados en Argentina. Hay cinco millones de jubilados y pensionados en Argentina, y el 75 por ciento cobra la mínima. El aumento es por encima del nivel de inflación, no estamos haciendo ninguna locura”. Además aseveró que la “ANSeS es hoy la caja del Tesoro, y este modelo, que no quiere recurrir a los organismos internacionales, toma el dinero barato de los jubilados”.

Desde el oficialismo fue rápida la respuesta a las declaraciones de Escudero, ya que la neuquina Nanci Parrilli sostuvo que “con este proyecto de ley no se pretende llegar al 82 por ciento, que no se equivoquen nuestros jubilados, se busca lesionar al gobierno”, y recordó que “cuando había que defender los fondos de nuestros jubilados, no apoyaron –en referencia a los opositores- la estatización de las AFJP”.

La entrerriana Blanca Osuna no se quedó atrás, y afirmó que “con la hipótesis de la aprobación de este proyecto vamos camino del estallido del sistema previsional argentino, bien lo saben los radicales cuando hablan del déficit cero, apretando el cinturón de los más pobres”, mientras que el misionero Eduardo Torres resaltó: “Es un mezquino objetivo utilizar a los jubilados. Que vete tranquila –en referencia a la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner-, porque va a ser coherente con la política de seriedad de recuperación del país. Para hacer una alternativa, hay que presentar proyectos serios que no hagan estallar al país”.

“Terminar con la injusticia de tener un ANSeS rico y jubilados pobres”, expresó la chubutense Graciela Di Perna, que pidió terminar con el “argumento falaz sobre el financiamiento” de la iniciativa.

La cuota cómica de la sesión la dio, como casi siempre, Luis Juez. Luego del discurso del kirchnerista José Mayans, el cordobés le contestó que el formoseño “tiene una particularidad: se parece a mi suegra, me hace calentar de una manera que es increíble”, y puntualizó: “Gracias a Dios que la gente está mirando el rescate de los mineros, y no esto”.

El pampeano Carlos Verna, que tuvo media hora por ser jefe de bloque, evaluó: "Si hay voluntad política, tenemos el financiamiento del 2010 asegurado, el de 2011 asegurado, y podemos discutir sobre el financiamiento a largo plazo, tal como planteó en su momento -el senador fueguino- José Martínez".

Por otro lado, el titular del Peronismo Federal en la Cámara alta, que es el puntano Adolfo Rodríguez Saá, subrayó que "la mejor opción -sobre el 82 por ciento- es la que tenemos hoy" debido a la falta nos podríamos haber sentado a discutir, a encontrar los consensos", y advirtió que "los jubilados pasan enormes necesidades".

El voto de Roldán; el misterio de Viana y Gioja

Roldán aseveró que, siendo diputado nacional, votó “con alegría la estatización de las AFJP”, ya que cree “en el sistema solidario”, y detalló que no se puede “curar un mal con una nueva enfermedad, tenemos que habilitar una ley que sea sustentable y que le dé respuesta real a los jubilados”. El correntino concluyó: “Debemos ver cómo y con qué podemos aumentarlas, por eso adelanto mi voto rechazando el proyecto que viene de Diputados”. Sobre este legislador se centraron algunas sospechas en cuanto a su voto, pero Roldán terminó confirmando lo que aseguró unas semanas atrás a Parlamentario.com

Viana –mantuvo durante toda la semana el misterio, igual que sus voceros- planteó la “necesidad que tenemos todos de buscar la salida al problema”, aunque indicó: “Cómo no voy a estar a favor de actualizar el 82 por ciento, pero no lo puedo defender porque no tiene sustentabilidad, no quiero generar un proyecto inviable, quiero mostrar de dónde se va a pagar”. Al final, terminó votando con el kirchnerismo.

Por su parte, Gioja insistió en que “todos” están “de acuerdo con el 82 por ciento, pero no con cuestiones técnicas, hoy hay un sistema previsional funcionando, que paga los haberes en tiempo y forma, que da respuestas, leo el proyecto y estoy totalmente de acuerdo con el contenido, pero estoy totalmente en desacuerdo con el financiamiento”. El sanjuanino no rompió filas con el oficialismo, ya que acompañó al bloque y votó en contra el proyecto.