BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 19 de septiembre de 2017
NOTICIAS
Plantean desarticular el INADI
La senadora de Esperanza Federal, Adriana Bortolozzi, impulsora de la iniciativa relacionada con el tema, fundamenta que el organismo, “al cabo de dieciséis años de funcionamiento, no ha cumplido con funciones de efectiva utilidad”.
14 de septiembre de 2011
La representante de Esperanza Federal en la Cámara alta, Adriana Bortolozzi, presentó un proyecto de ley que establece la desarticulación del Instituto contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Bortolozzi señala en los fundamentos de la iniciativa que dicho organismo -creado por la ley 24.525 de 1.995-, “al cabo de dieciséis años de funcionamiento, no ha cumplido con funciones de efectiva utilidad”.

La legisladora formoseña considera que “la Carta Magna y el derecho positivo argentino, en especial el derecho penal, brinda el andamiaje normativo a cada provincia y a la Ciudad Autónoma –de Buenos Aires- para cumplir con la obligación de no discriminar”.

Bortolozzi destaca que “el INADI vulneró las autonomías provinciales y provocó situaciones escandalosas, como la que llevan a Tribunales a sus recientes Presidente y Vicepresidente”, en referencia a Claudio Morgado y María Rachid. Además asegura que la institución “constituye una carga cada día mayor al erario público en nuestro país, que conforme con la ley, está todavía en emergencia”.

En ese sentido, la senadora detalla: “Gasta –el organismo- 50 millones por año y su personal aumentó a 550 personas desplegados en todo el país. Ha servido al ‘acomodo’ de empleados sin trabajar, según lo ha denunciado una autoridad del mismo instituto, hasta su intervención reciente. Ha protagonizado situaciones vergonzantes, con denuncias cruzadas de sus autoridades, ha fomentado la violencia y la intolerancia. Sostener con el erario público un instituto de esta naturaleza significa dar por sentado que en nuestra patria hay discriminación, xenofobia y racismo”.

Finalmente, Bortolozzi manifiesta que el INADI “no sólo es inútil”, sino que también es “dañino”.