BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 22 de julio de 2014
NOTICIAS
Voces a favor y en contra de la iniciativa oficial
Desde el oficialismo defendieron enfáticamente el proyecto elaborado por el PEN, mientras que legisladores de la oposición detallaron sus críticas.
28 de septiembre de 2011
Numerosos legisladores se pronunciaron en torno a la presentación del Presupuesto 2012 por parte del ministro de Economía, Amado Boudou, en el Congreso de la Nación.

El oficialista Jorge Cejas, integrante de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, destacó que “el Presupuesto es una herramienta de la democracia, y el Congreso debe cumplir con su rol institucional analizándolo y aprobándolo”.

“El año pasado, en un hecho inédito en la vida democrática de nuestro país, los bloques opositores impidieron su aprobación, con el claro objetivo de dañar políticamente al Gobierno Nacional”, advirtió. “No obstante ello –señaló-, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su equipo de colaboradores supieron tomar las decisiones políticas adecuadas para sortear las distintas vicisitudes que la administración pública presenta”.

En cuanto al proyecto, Cejas advirtió que “esto no es una cuestión de azar o suerte simplemente; tiene que ver con una política nacional que se volcó a la seguridad social y al crecimiento económico”.

Entre estas decisiones políticas, destacó la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo, la Ley de Movilidad Jubilatoria, la baja en los niveles de subocupación y desocupación y los créditos del Fondo del Bicentenario.

Por otra parte, Tunessi consideró que “Boudou participó de un acto de campaña proselitista en el Congreso Nacional, pintando un panorama idílico y fantasioso, casi elevando a la Argentina al nivel de un país modelo, de un ejemplo a seguir por el resto del mundo”.

“Los diputados no necesitamos que Boudou, en tono cuasi paternalista, nos venga a retar y a contar una novela propia del relato oficial de campaña. Es falso decir que esta Cámara se haya negado a discutir el Presupuesto 2011. Lo que es cierto es que el Gobierno pretendía que fuera aprobado a libro cerrado, sin discutir ni una coma”, alertó el radical.

En cuanto a los números, Tunessi sostuvo que “insisten con la misma vía. Subestiman el crecimiento para manejar discrecionalmente una mayor recaudación; falsean las estadísticas previendo una inflación más baja, y financiarse con la diferencia; niegan el problema energético estructural y su impacto fiscal y en el balance comercial; no preparan al país para una posible crisis internacional e insisten en pagar con reservas y artilugios contables”.

“Vamos a discutir estos parámetros –continuó- y estamos dispuestos a tratar el Presupuesto si hay debate y sinceramiento. No escuchamos en el relato híper optimista de Boudou una sola referencia al dislate de prestarle la plata de los jubilados al 7 por ciento a Aerolíneas, que pierde 500 millones al año, y al mismo tiempo negarle a los jubilados el pago de los juicios”.

Para Claudio Lozano, "el ministro Boudou, al presentar el presupuesto 2012, nos contó a los diputados, que los argentinos vivimos en Disneylandia. Hubo mucho discurso político y nada de información presupuestaria. Ni de lo que se hizo y hace durante el 2011, ni de lo que se piensa hacer en el 2012”.

“Nosotros sabemos que la Argentina ha crecido desde el año 2002 en adelante y que por lo tanto cualquier comparación con el pasado es positiva. Sin embargo, sabemos que el presente que tenemos deja mucho que desear. Decimos esto porque solo cuatro de cada diez trabajadores están en blanco; seis de cada diez hogares tienen dificultades para llegar a fin de mes, tres de ellos son pobres; el sistema sanitario argentino es un aquelarre donde invertimos más dinero en los que menos salud necesitan; siete de cada diez jubilados cobran $1400 cuando la canasta que necesitan no baja de $2600; 6 millones de argentinos no terminaron la primaria y 8 millones no concluyeron la secundaria”, agregó Lozano.

Por su parte, el diputado kirchnerista Edgardo Depetri dijo esperar que la oposición "acompañe la rápida sanción del presupuesto porque hay que seguir resolviendo las prioridades de los que menos tienen", y remarcó que "como quedó demostrado en las elecciones primarias más de la mitad de la población legitima la decisiones de este gobierno" y manifestó: "Ojalá el bloque opositor haya hecho una lectura correcta y no se ponga -una vez más- de espaldas al pueblo".

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara baja, diputado nacional Oscar Aguad, consideró que "la aprobación del presupuesto sin corregir algunos supuestos, tal el caso de la tasa de inflación prevista para 2012 que impide analizar proyecciones y subestima la recaudación, no ayuda a recrear la confianza en el país. Pese a las inconsistencias que lo maquillan, el proyecto del oficialismo anuncia caída del crecimiento, un déficit de las cuentas públicas de $ 11.700 millones que se cubrió con el uso de fondos previsionales que se están agotando, una creciente importación de combustibles y la dificultad de pagar deuda sin recurrir al mercado”. Agregó que “lo que anticipamos para no aprobar el presupuesto del año 2011 se confirmó en los desvíos que se verifican aunque no totalmente admitidos por el ministro Boudou. Con el crecimiento del gasto público y la emisión monetaria en curso, sin ningún plan a la vista, la evolución prevista supone improbables recortes y duplicará la inflación que se anticipa generando costos en dólares, pérdida de competitividad, descenso de reservas y fuga de capitales por ausencia de credibilidad".

A su vez, el radical santafesino Jorge Mario Alvarez dijo que la significativa subestimación en que incurre el proyecto de presupuesto 2012, que aseguró el manejo discrecional de una importante masa de recursos públicos a esta administración en pleno año electoral, resultó incluso levemente superior a la que habíamos estimado oportunamente ($ 50.000 millones y $ 39.500 millones, respectivamente), situación que nos llevó a criticar, desde el radicalismo, el proyecto de presupuesto 2011 e impulsar un debate profundo”, dijo Alvarez, miembro de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja.

Alvarez precisó que “el proyecto del presupuesto 2012 reconoce, en las estimaciones para el presente año, que el proyecto del año pasado contenía una significativa subestimación de la recaudación tributaria nacional (en torno a los $ 50.000 millones) y, por ende, de los ingresos del Sector Público Nacional (en torno a los $ 41.000 millones)”.

Respecto de las proyecciones presupuestarias de recaudación tributaria e ingresos del Sector Público Nacional para 2012, destacó que “vuelve a observarse una subestimación de ambas variables, aunque levemente inferior a la correspondiente al proyecto de presupuesto 2011, en torno a los $ 30.600 millones para la recaudación y poco menos de los $ 23.000 millones para los ingresos”.

"Es un buen presupuesto desde el punto de vista conceptual", al sostener que "vuelve a plasmar los principales lineamientos sobre los que se ha venido basando la política económica en los últimos años", señaló el diputado Carlos Heller.

El banquero señaló que el proyecto oficial "incluye un artículo que contempla el pago a acreedores privados con Reservas de Libre disponibilidad, lo que permitirá darle mayor certidumbre a la posición externa de nuestra economía", y resaltó la importancia de "la integración del Fondo de Desendeudamiento para la cancelación de servicios de la deuda pública con tenedores privados correspondientes al ejercicio fiscal 2012 por US$ 5.674 millones".

Por su parte, Héctor Recalde dijo ver "mejor disposición por parte de la oposición para debatir el proyecto", al hacer referencia a la actitud adoptada en 2010 por el desarticulado Grupo A cuando impidió la discusión del texto enviado el año pasado por el Poder Ejecutivo.