BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 21 de septiembre de 2014
NOTICIAS
Impulsan la reestructuración del Servicio Penitenciario Federal
“Es para asegurar la pena privativa de la libertad en nuestro país”, expresó la impulsora del proyecto, la diputada Victoria Donda.
24 de abril de 2012
La diputada nacional de Libres del Sur, Victoria Donda, anunció la presentación del proyecto de reestructuración y desmilitarización del Servicio Penitenciario Federal. Al respecto, la legisladora explicó que “con el acompañamiento de otros diputados y diputadas muy comprometidos con este tema, como Víctor De Gennaro, Margarita Stolbizer, Alicia Ciciliani, Daniel Peralta, Graciela Ocaña, María Luisa Storani, Ricardo Gil Lavedra y Graciela Iturraspe, elaboramos un proyecto clave para modificar las condiciones en que se da el cumplimiento de la pena privativa de libertad en nuestro país”.

Este proyecto crea el “Sistema público de cuidado y resguardo de derechos en el cumplimiento de la pena”, por el cual el Servicio Penitenciario ya no será una fuerza de seguridad, sino un servicio público de carácter federal, civil, profesional, dependiente política e institucionalmente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Asimismo, la dirigente del FAP aclaró: “Su función principal será asegurar el cumplimiento de la pena privativa de libertad, resguardando y garantizando el pleno ejercicio de los demás derechos. Por otro lado, así como reconoce derechos y obligaciones - hoy denegados al personal penitenciario – también establece un control interno y externo (junto a organizaciones de la sociedad civil) del mismo”.

Por último, Donda añadió que “este proyecto trata un tema que año tras año las instituciones de la democracia han delegado y escondido, porque cuesta hacerse cargo - mientras diariamente mueren decenas de personas en condiciones de increíble crueldad y abandono gracias al autogobierno y militarización de esta antiquísima institución - que ha fracasado totalmente en su razón de ser. Debemos reestructurarlo profundamente para que sea parte de ese imaginario institucional del Estado de derecho. Es una deuda de la democracia que el mismo no se haya democratizado aún”.