BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Avanza en el Congreso la creación de un plan nacional contra las adicciones
Se analizó una serie de iniciativas destinadas a desarrollar planes o programas de asistencia para los consumos problemáticos, entre ellos el proyecto de ley en revisión que crea el Plan Integral para el Abordaje de los Consumos Problemáticos.
3 de septiembre de 2013
Tras un debate de dos horas en el plenario de las comisiones de Salud y Deporte, de Trabajo y Previsión Social, y de Presupuesto y Hacienda, no hubo dictamen para los proyectos de ley sobre drogas y adicciones, pero se avanzó en el tratamiento de los temas puestos a debate.

La reunión, que se realizó en el Salón “Auditorio” del 5to piso del edifico Alfredo L. Palacios del Senado, congregó a los senadores José Cano, Sandra Giménez, Jaime Linares, Elena Corregido, Sonia Escudero, Roberto Basualdo, Ada Rosa del Valle Itúrrez de Capellini y Liliana Fellner.

Además, las comisiones invitaron a exponer sobre el tema al exministro de Salud bonaerense Claudio Mate, al director de la clínica de internación por adicciones Avril, doctor Carlos Nasep, y al jefe de Toxicología del Hospital Fernández Carlos Damin.

El plenario que fue convocado por el presidente de la Comisión de Salud y Deporte, el senador nacional José Cano, analizó una serie de iniciativas destinadas a desarrollar planes o programas de asistencia para los consumos problemáticos, entre ellos el proyecto de ley en revisión que crea el Plan Integral para el Abordaje de los Consumos Problemáticos.

Hay que recordar que el Plan Integral para el Abordaje de los Consumos Problemáticos ya fue sancionado en Diputados y, a pesar de las pocas objeciones de algunos miembros de las comisiones, acordaron continuar con las reuniones ya que lo consideran como una problemática que requiere urgente abordaje.

El senador Cano aclaró que “es una cuestión central que se vive a diario en las provincias. Las madres del paco, por ejemplo, reclaman a la justicia para que detengan a sus hijos y así evitan que cometan delitos”, es por eso que la normativa “debe trascender a los gobiernos y banderismos políticos”.

Asimismo, puntualizó en la necesidad de una política de reasignación de recursos para garantizar el acceso igualitario a la salud, porque “muchas veces la posesión de recursos económicos puede ser la diferencia entre la vida y la muerte”.

Durante el encuentro, Claudio Mate destacó la “alarmante” falta de datos estadísticos en la problemática de las adicciones y que una de las cuestiones que hay que resolver es la incompatibilidad entre los objetivos de las iniciativas presentadas en el plenario con la ley de Salud Mental, ya que “no son homologables”.

Por su parte, Carlos Nasep alertó sobre la falta de directivos en el SEDRONAR y remarcó la necesidad de contar con espacios para internaciones breves. A su vez, Carlos Damin aseguró que “no faltan recursos humanos pero sí materiales e instituciones que se encarguen de esta problemática”.

La senadora salteña Sonia Escudero sostuvo que “el tema de las drogas y las adicciones se ha convertido en uno de los principales reclamos de los ciudadanos, pero hay que analizar un poco más el proyecto y escuchar otros expertos porque tal como vino de Diputados se agregan nuevas responsabilidades a las provincias sin contemplar de dónde saldrán los recursos para atender a los adictos”.

Asimismo, la legisladora manifestó que: “La ley nacional de salud mental fue una gran conquista porque estableció que el adicto debe ser tratado como un paciente del sistema de salud, y no como un criminal. Pero la realidad nos muestra que las personas con adicciones no encuentran respuesta en los hospitales. Sin recursos no hay posibilidad de poder cumplir con los objetivos de esta iniciativa. Como podemos pretender que los salteños encuentren respuestas en un Estado provincial que sólo asigna el 0,02% del presupuesto provincial para la Secretaría de Lucha Contra las Adicciones, lo que equivale a un monto inferior a los $2 millones y medio de pesos”, agregó Escudero.

Por su parte, el jefe de toxicología del Hospital Fernández, Carlos Damin, sin eufemismos dijo que “es alarmante lo que esta ocurriendo con el consumo de sustancias. En las guardias vemos que se asiste a pacientes cada vez más jóvenes y con problemas cada vez más graves”. Asimismo, reveló que “faltan recursos materiales y un déficit importante de lugares de internación. Hay sólo 8 camas en toda la Ciudad de Buenos Aires para tratar estos cuadros”. El especialista insistió en que “la mayoría de las personas que ingresan al centro asistencial (el 66%) presentan intoxicación por abuso en el consumo de alcohol y medicamentos, mientras que sólo el 12% presenta intoxicación por consumo de cocaína”. Por último, el toxicólogo aseguró que hay muchas muertes que se computan como muertes en accidentes de transito, pero que “en la mayoría está involucrado el alcohol”.

A su turno, el director de la clínica Avril hizo hincapié en que “la ley de salud mental sólo protege los derechos del paciente, pero no es una ley de asistencia ni de prevención”, al tiempo que señaló que cada vez hay menos presupuesto para las comunidades terapéuticas para tratamiento de adictos, y que el SEDRONAR (organismo nacional para luchar contra las adicciones) no tiene titular desde hace meses”.

El proyecto en tratamiento incluye dentro de los “consumos problemáticos” a las adicciones o consumo abusivo de alcohol, tabaco, drogas –legales o ilegales-, y aquellas conductas compulsivas hacia el juego, las nuevas tecnologías, la alimentación, las compras, o cualquier otro consumo que se califique como compulsivo.

Entre otros aspectos dispone la creación de centros comunitarios de prevención de consumos problemáticos en todo el país, priorizando los puntos de “mayor vulnerabilidad social”.

Asimismo el plan integral que crea la iniciativa prioriza los tratamientos ambulatorios, limitando la internación como un recurso terapéutico extremo y sólo cuando sus beneficios sean mayores que con el resto de las intervenciones. Por otra parte, la iniciativa sostiene que los hospitales públicos deberán garantizar la disponibilidad de camas para los casos que requieran internación, “algo que sin los recursos necesarios parece una meta de difícil cumplimiento”, concluyó la senadora Escudero.