BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Recalde aseguró que la economía de AA es controlada “permanentemente”
Luego de la controversia generada por la difusión del video en el que el titular de Aerolíneas Argentinas tildó de “zánganos” a los legisladores que deben controlar el andar de la empresa, concurrió a la Cámara alta para brindar un informe sobre los números de la misma e informó que el déficit se redujo del 78 al 12 por ciento.
11 de septiembre de 2013
El titular de Aerolíneas Argentinas Mariano Recalde se presentó este miércoles desde las 15.30 a un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Infraestructura y Transporte para rendir cuentas sobre los fondos públicos destinados a la compañía, sobre el conflicto con LAN y el rumbo que está tomando la empresa.

La reunión se realizó por expreso pedido del propio Recalde al presidente de la Cámara de Senadores Amado Boudou, a raíz de las críticas de los senadores opositores a los dichos del presidente de la aerolínea estatal, que los acusó de “zánganos”, y ante el repudio de los legisladores en la sesión del pasado miércoles.

Recordemos que incluso el jefe de la bancada oficialista Miguel Ángel Pichetto se solidarizó en esa oportunidad con los pedidos de los senadores afectados, entre ellos Gerardo Morales.

El CEO de la aerolínea de bandera inició el plenario refiriéndose a sus dichos en el controversial video que se masificó recientemente, al que tildó de “discurso de tribuna”, aunque no se disculpó con los parlamentarios por las acusaciones allí registradas.

“Más allá de las chicanas y agresiones que suelen darse en discursos de campaña, o de algún discurso de tribuna que han escuchado de hace algunos años, espero que se mantenga el clima constructivo y respetuoso que se ha logrado en todas las comisiones hasta ahora”, sentenció al respecto del tema que motivó los pedidos de preferencia de la sesión del miércoles pasado en la Cámara alta.

Recalde expresó que otra de las razones por las que quiso concurrir al Senado es la disputa vigente entre LAN y el Gobierno, “porque estas semanas hubo mucho ruido por un conflicto del que Aerolíneas Argentinas es ajeno, porque es entre una privada y un Estado”, y agregó que “hubo una catarata de mentiras que se repitieron en los medios y que yo creo que son verdaderas zonceras que muchos argentinos repiten como si fueran verdades objetivas”.

Comenzó explicando que, a lo largo del discurso inicial, se centraría en la explicación de tres temas que quiso desmentir. En primer lugar el “rumor” de que la empresa nacional de transporte aéreo no presenta balances y no es controlada, por lo que no se sabe en qué se usan las partidas presupuestarias que le destina el Estado, a lo que respondió “no sólo sí los presenta y los publica en la página web, sino que es controlada mucho más que otras empresas y organismos públicos”.

“Hay un control cotidiano y permanente sobre cada uno de los aspectos económicos de la aerolínea. En primer lugar está el comité directivo, que cuenta con profesionales con alta capacitación y una basta experiencia. Por otro lado, cada una de las partidas mensuales está auditada, controlada y certificada por una Unidad de Auditoría Interna del Ministerio de Transporte de la Nación, que funciona dentro de nuestro edificio. En tercer lugar, a Aerolíneas Argentinas la controla la Auditoría General de la Nación, que fue contratada por la misma empresa por sobre consultoras privadas para certificar sus balances”, detalló.

Por otro lado, se refirió a la acusación de que la compañía es “una caja de La Cámpora”, a lo que replicó que “todos saben que soy integrante de La Cámpora”, pero remarcó que no sucede lo mismo con los demás gerentes de todas las áreas, por lo que calificó a la gestión como “profesional, técnica y con gente de mucha trayectoria, manejada por personas con experiencia, y eso está dando resultados”.

El tercer punto para esclarecer es el “mito” del “déficit insostenible que fue generado por la gestión pública”, respecto del cual aclaró que la línea aérea de bandera era una empresa deficitaria al momento de la estatización “por las pésimas gestiones privadas y ese era un dato que se sabía, por eso el Congreso decidió destinar una parte de la partida presupuestaria para no reducir los puestos de trabajo”.

“El déficit es algo muy difícil de reducir y para salir de esa situación nosotros buscamos otra salida para que AA pueda seguir siendo sustentable. Ese sigue siendo nuestro objetivo”, manifestó Recalde. Expuso que “los millones que cuesta la compañía por día son los costos que consume el transporte aéreo en el mundo. Por supuesto que son siderales si uno los compara con cuántas escuelas se pueden construir, o cuántos saché de leche se pueden comprar o cuantos gendarmes se deben pagar”.

Para ejemplificar estas declaraciones, el titular de la empresa estatal comentó que el estado previo al traspaso del Estado era “catastrófico”, ya que dejaron una “patrimonio neto negativo de más de mil millones de dólares de deuda, se cancelaban los vuelos, había conflictos gremiales y había quedado fuera del rutas del mundo”.

Sin embargo, aclaró que se aumentó la flota de aviones, que cuadruplicó su valor a más de 1300 millones de dólares, así como también se aumentaron las horas de vuelo en un 61% con respecto al 2008, se vuela con un 88% más de frecuencia y el déficit que era del 78% de la facturación y se redujo al 12%.

Por su parte, el senador Gerardo Morales pidió explicaciones al aumento progresivo de los subsidios del Estado, ya que “no es eficiente una empresa que compra aviones nuevos y realiza inversiones con aportes del tesoro, no de la empresa. Es el tesoro el que pone todos los recursos, no la empresa. El gasto central es que acá hay subsidios crecientes cada año, con casi 900 millones en el año 2012. Este es el punto que le reprochamos a la administración de Aerolíneas Argentinas”.

Sobre ese pedido el jefe del bloque kirchnerista replicó que “los subsidios del Estado son la única manera de mantener una empresa aérea. Hay necesidad de financiamiento estatal”, mientras que Recalde expuso que las partidas presupuestarias que se destinan en subsidios “no van todas a cubrir el déficit y no vienen creciendo exponencialmente sino que se vienen reduciendo, incluso pedimos que se redujeran un 30% porque nuestros ingresos por venta aumentaron”.

Desde el Peronismo Federal, la senadora Liliana Negre de Alonso inquirió sobre varios puntos, entre ellos los subsidios a los viajes al exterior, que son mayores a los de los vuelos de cabotaje. A esto se le contestó que los vuelos internacionales representan un 46% de los ingresos por venta de pasajes, por lo que necesitan ese subsidio, ya que los costos son mayores y no pueden dejar de disponer de esas rutas porque implicaría dejar de conectarse con el mundo y reducir el dinero entrante.

Posiciones antagónicas

El presidente de la UCR en el Senado, José Cano, manifestó que las expectativas que se generaron cuando se estatizó, en la actualidad no se cumplieron, y que “una empresa que todavía tiene déficit es algo que el radicalismo no abala”.

“El 85% de la deuda de las empresas públicas se lo lleva Aerolíneas Argentinas y eso es algo importantísimo. En cantidad de aviones también estamos casi últimas. No estamos en una posición en la que se pueda mostrar que mejoramos”, declaró crítico el senador radical.

El legislador tucumano afirmó que “el rol del Estado es fundamental pero no creemos la excusa de que se recibió una empresa completamente vaciada, porque estos gobiernos le dieron mucha importancia a este tema. Los funcionarios que fueron los encargados, como Jaime, alguna explicación tienen que dar”.

Sin embargo, el jefe del bloque oficialista en la Cámara alta opinó que “la empresa ha mejorado notablemente” y que “con este camino es posible lograr mejoras financieras”. Además resaltó que Recalde “está haciendo algo muy importante para mantener al país conectado”.

“Esperemos que esto sea una política de Estado y lo siga siendo para la oposición cuando le toque ser Gobierno”, dijo y remarcó, con respecto a los dichos del jefe de Gobierno porteño, que “ya sabemos lo que piensa Macri, que no importa si es pública o privada, pero nosotros consideramos que tiene que ser una empresa pública”.

Asimismo, Pichetto llamó a “mirar en perspectiva lo que favorece al Estado, a pesar de la situación electoral que se está viviendo.