BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 19 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Afirman que el gobierno bonaerense no tiene rumbo en materia de seguridad
Tras las últimas modificaciones implementadas por la administración sciolista, el legislador provincial Marcelo Díaz resaltó las “contradicciones”y criticó también al Gobierno nacional.
11 de septiembre de 2013
El presidente del bloque de diputados provinciales del FAP, Marcelo Díaz, consideró “preocupante” ver lo que definió como “el giro improvisado y desesperante que en materia de seguridad viene tomando el Gobierno provincial en las últimas horas. Primero, con el desdoblamiento repentino del Ministerio de Seguridad y Justicia, desandando el gobernador Daniel Scioli sus propios pasos. Horas más tarde, asistimos perplejos a las acciones y declaraciones del desvergonzado jefe comunal de Tres de Febrero, Hugo Curto, disfrazado de sheriff, promoviendo la portación de armas en civiles, siendo públicamente aplaudido por el propio Gobernador y su Ministro de Justicia, Ricardo Casal, luego que la administración Scioli viniera alentando el desarme ciudadano”.

Para el legislador, “las contradicciones en materia seguridad, entre otros asuntos de Estado, se ahondan en el mundo K, a medida que se acercan las definiciones electorales que se muestran desfavorables al oficialismo. Otro ejemplo de ello es el impulso unilateral dado a la reducción de los años de imputabilidad de los menores de 14 años, dado por el candidato Martín Insaurralde, al tiempo que desalentado por el diputado ultra K Carlos Kunkel y otros, cuando a horas de sostener aquella propuesta, propone la creación de una nueva ley penal juvenil, mostrando un total desconocimiento de procederes y contenidos, dado que las dos propuestas son incompatibles”.

Al respecto Díaz señaló que “en términos generales sobre este punto, el Gobierno nacional y provincial tampoco es portador de una política clara, dejando al desnudo que en la ‘década ganada’, no existe espacio contenedor ni proyecto de vida seguro para los hijos de la marginalidad creciente, producto del avance incontrolable de las políticas clientelistas practicadas por el partido del Gobierno en el conurbano durante los años 80/90 y sostenidas hasta la fecha. A este panorama debe sumarse el aumento indiscriminado de los casos de adicciones, como resultado de las erráticas políticas para combatir la narcodelincuencia, y hacer efectivo y contudente el manejo de las fuerzas de seguridad, como transparente y dinámica la acción de la justicia, en tanto crece el mercado negro de armas, y la instalación de los carteles del narcotráfico en nuestro territorio”.

Finalmente, Marcelo Díaz fue categórico al señalar que “evidentemente estamos en presencia de un gobierno provincial y nacional, errático y sin rumbo en materia de seguridad”.