BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 19 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Feletti destacó que el canje de deuda “le permitió a la Argentina independizar sus políticas internas”
El diputado oficialista defendió la política encarada por el kirchnerismo frente a una deuda que "signó los primeros 20 años de democracia" en nuestro país.
11 de septiembre de 2013
El presidente de la Comisión de Presupuesto, Roberto Feletti (FpV) defendió este miércoles la reestructuración de la deuda, al destacar que “este proceso le ha permitido a la Argentina independizar sus políticas públicas internas”.

“La deuda pública signó los primeros 20 años de democracia de la Argentina”, indicó Feletti, al recordar las presidencias de “(Raúl) Alfonsín y (Carlos) Menem, ambos signatarios del ‘pacto de Olivos’ y la Constitución que nos rige hasta hoy)”.

En esa línea, apuntó que “en esos 20 años la deuda operó como un condicionante de la política interna” y destacó que “en ese punto la deuda fue una reestructuración exitosa”.

Feletti recordó además que durante esas dos décadas “la deuda tuvo dos reestructuraciones”.

La primera, “que ocurrió en 1992 y se denominó Plan Brady, supuso el ingreso del país al Consenso de Washington, lo que implicó la apertura de la economía, la desregulación de mercados y privatización de activos públicos, generando un nuevo ciclo de endeudamiento”.

La segunda, en tanto, “se conoció como 'megacanje' y supuestamente iba a completar un blindaje de la convertibilidad para que la misma durara muchísimo tiempo, pero concluyó rápidamente en el desborde de 2001-2002 y el default”.

En cuanto a la reestructuración que se planteó en 2005, reiterada en 2010, a la que definió como “la tercera reestructuración de deuda”, el ex viceministro de Economía evaluó que “este proceso le permitió a la Argentina independizar sus políticas públicas internas del peso de la deuda”.

En esa línea, enfatizó que esta última “fue una reestructuración exitosa, porque no hubo crisis internas, no hubo presupuestos previamente discutidos con el Fondo Monetario Internacional, la deuda no sobrevoló sobre nosotros con un peso ominoso permanente ni condicionó el conjunto de políticas públicas”.

Entonces, agregó, gracias a esta restructuración “la Argentina pudo administrar autónomamente sus políticas públicas”, lo que constituye “un cambio trascendente que debe ser cuidado”.

Feletti cuestionó además el hecho de que “menos del uno por ciento de los acreedores” pueden voltear una reestructuración exitosa con una sola acción, añadiendo que esto “no es sostenible desde el punto de vista jurídico, económico ni de la solvencia del sistema financiero internacional”.

Por otra parte, el legislador hizo hincapié en “la cuestión de la restricción externa sobre el desarrollo económico de un país”.

Al respecto, destacó que entre 1983 y 2003 “se pretendió resolver dicha restricción tomando deuda, incluso con una apertura pasiva y una resignación parcial a tener moneda, como fue el régimen de convertibilidad”.

Por eso, indicó que “la restricción externa y la moneda operan como un mecanismo de instalar esta suerte de dictadura de la moneda, en la cual un país, si no tiene un flujo externo positivo no puede tener política económica autónoma” y enfatizó que “este es el gran debate en que está hoy la Argentina”.

Siguiendo esa dirección, celebró que “el Gobierno ha cambiado la lógica de funcionamiento de la economía” y aseveró que “esta discusión sobre la reestructuración de deuda está en esa lógica, que es impedir que una restricción de divisas condicione el desarrollo de la Argentina”.

Finalmente, recalcó que “hoy la discusión de la restricción externa y el poder político son el punto clave en debate para quienes aspiran a ser gobierno en la Argentina” y aseguró que se trata de “una batalla que vale la pena dar”.

A su vez, el diputado agradeció a los bloques de la oposición “que acompañaron esta discusión como política de Estado”.