BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Diputados de la oposición criticaron las proyecciones del Presupuesto
Tras la exposición del equipo económico del Gobierno, legisladores de distintos bloques consideraron que el proyecto "miente" con las estadísticas.
12 de septiembre de 2013
Diputados de distintos bloques de la oposición salieron a cuestionar las proyecciones de gastos y recursos que el Gobierno prevé para el año que viene en el proyecto de Presupuesto, que fue expuesto este jueves por el equipo económico oficial.

El vicepresidente de la comisión, el radical Miguel Giubergia, alertó que “con la sola mención de la proyección del crecimiento para el primer semestre del año que viene fue suficiente para darnos cuenta que (Hernán) Lorenzino venía otra vez a mentir”.

“Vinieron a presentarnos un cuento, no el Presupuesto”, sentenció Giubergia, y agregó “un detalle, nada dijo de la inflación”. Además, sostuvo que “este proyecto está empachado de subestimación” y consideró que “vuelven a desinflar la recaudación para poder dilapidar más”.

Su par de la UCR Enrique Vaquié denunció que “las obras presupuestadas para la provincia de Mendoza en el Presupuesto 2013 no se realizaron”.

En tanto, Alfonso Prat-Gay (CC-ARI) aseveró que “de tanto mentir con los números y las estadísticas, el Gobierno empieza a enredarse en su propia mentira y termina proponiendo absurdos en el Presupuesto para el año que viene”.

Por ejemplo, sostuvo que “el Gobierno se mofa de los ajustes en Europa pero en su Presupuesto 2014 propone un ajuste fiscal inédito de 2,5 puntos del PBI”. Además, precisó que “el incremento del ahorro fiscal surge de un incremento del 27,2 por ciento en la recaudación de impuestos y tan sólo un 15,5 por ciento de incremento del gasto primario, otro absurdo”.

“La propuesta ‘progresista’ –continuó- estima un recorte real del gasto en salud y educación: aumentan 11,1% y 10,9% respectivamente, es decir por debajo de la inflación verdadera y hasta por debajo del deflactor del PBI del propio INDEC”.

“Sabemos que el gasto va a ser más alto y sabemos también que terminarán financiándolo con emisión y el peor de los impuestos, la inflación, como durante los últimos años”, sostuvo el expresidente del BCRA.

Por otra parte, Gerardo Milman (GEN) se quejó de que “las principales demandas de los argentinos seguirán postergadas”: “Siguen inventando la inflación al proponer que solo aumentará un 10,4 por ciento, mientras que las áreas críticas seguirán sin financiamiento como la seguridad con un 11,8 por ciento y el transporte con un 3,9”, dijo.

Por otra parte, el titular del bloque Pro, Federico Pinedo, rechazó ante todo un “trámite exprés”, en caso de que el Frente para la Victoria pretenda ir por el dictamen favorable el próximo martes.

“Con esta rapidez, no existe margen para que los ciudadanos se informen, participen y nos proponga en qué se gastará la plata de nuestros impuestos”, explicó.

Otro macrista, Jorge Triaca, advirtió que “el Gobierno Nacional vuelve a presentar un proyecto de presupuesto que subestima gastos e insiste en violentar la Constitución Nacional a través de superpoderes y facultades delegadas, y no aporta soluciones para los principales problemas de la economía argentina, que son la inflación y el déficit energético”.

"(Axel) Kicillof dio nuevamente una clase de historia económica pero nada pudo decir del cepo cambiario, del cierre de las importaciones, de la devaluación encubierta, del desastre de la nacionalización de YPF, ni del fracaso del CEDIN y el BADE", remarcó.

Claudio Lozano, del bloque Unidad Popular, expresó que “Lorenzino planteó un escenario absolutamente optimista donde no se entiende muy bien cómo una administración nacional que viene funcionando desde el 2009 con un resultado financiero negativo que se cubre descapitalizando el sistema previsional y el Banco Central, puede pasar de buenas a primeras a un resultado positivo sin mayor explicación”.

Para Lozano, “el único modo de hacerlo sería que fuéramos a vivir una política de ajuste, que se ve en la práctica. Cuando el ministro dice que el gasto va a crecer un 18 por ciento está diciendo que los trabajadores, los jubilados, el gasto social, todo va a crecer por debajo de la inflación y estaríamos en presencia de un ajuste en 2014”.