BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 19 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Cristina: “La política no debe ser una cuestión de amigo-enemigo”
Después de cuatro años de no conceder entrevistas, la presidenta se prestó a un “mano a mano” con el periodista Hernán Brienza por la TV Pública y Radio Nacional, que se emitirá en varias ediciones. En la primera, calificó al kirchnerismo como “algo difícil de explicar”.
14 de septiembre de 2013
No es común ver a la presidenta de la Nación en un reportaje. Lo que en sus tiempos “en el llano” era absolutamente común, pues Cristina Fernández de Kirchner era absolutamente mediática, se transformó en algo excepcional con la llegada de su esposo a la máxima magistratura, y se potenció al extremo cuando ella se transformó en presidenta.

Por eso gran atención concitó la entrevista que se anunció sería difundida este sábado por la TV Pública, realizada por el periodista cercano al oficialismo Hernán Brienza. En rigor, lo que se vio este sábado fue la primera parte de ese extenso reportaje, en el que la mandataria reiteró conceptos como el referido al pago de una deuda que ella no contrajo, o el mundo que “se cae”.

Cristina afirmó en un tramo que “la política no debe ser una cuestión amigo-enemigo”, advirtiendo que ese es “un concepto militar”. Y enfatizó: “Yo no considero a alguien con el que no acuerdo como enemigo”.

En referencia a los apremios por la deuda, señaló que necesita “dólares para pagar la deuda que no contraje” y cuestionó a los acreedores que se niegan a ingresar al canje.

Para Cristina, “el disciplinamiento internacional no se da solo hoy a través de la deuda, sino en cómo se quiere administrar el comercio internacional, acusando a algunos países de proteccionistas”. A su juicio, “el negocio del mundo financiero es que vos te sigas endeudando, lo que le conviene al banco no es que termines de pagarle”.

Sobre el kirchnerismo, admitió que “es difícil de explicar”, señalando que “tiene que ver con una generación que aparece en una Argentina dada vuelta”.

Advirtió sobre “una construcción mediática de que el poder es el poder político, pero en realidad es el poder político es el que menos poder tiene”. Dijo al respecto que “del cien por ciento del poder, el poder político debe tener el 25, 30 por ciento. Hay poderes económicos, mediáticos”.

Tras mencionar que “hay monopolios mediáticos”, señaló que “un apriete no es que te pongan una 45 en la cabeza, es que armen una corrida financiera como la que me hicieron a mi después de ganar las elecciones. Hubo una transferencia de 5 mil millones de dólares al exterior”.

Reiteró su percepción de un mundo que “se cae”, y en ese marco dijo que “hay un mundo complejo que requiere de mayor heterodoxia y no tiene formulas fáciles para resolver los problemas”. Señaló en otro pasaje que “esta Argentina crece al 5% en un mundo que se cae, cualquiera sea el índice con el que quieras medirlo”.

Con referencia a las elecciones de octubre, dijo que “todo el mundo tiene derecho a cuestionar. No me preocupa o desvela que se cuestione mi liderazgo, siempre dentro del marco democrático”.

Resaltó luego que los argentinos “viven mejor que en 2003”. “¿Estás mejor o peor que hace 5 años atrás? No te voy a llevar a 2003... Yo creo que por lo menos una gran parte puede decir que esta mejor”, dijo.

Consultada sobre su relación con Perón, le reconoció sus dotes de “liderazgo”. “Mi relación con Perón siempre fue muy buena”, pero aclaró que el mundo de entonces era “muy complejo”. Antes había considerado que “la vuelta de Perón (en 1973) significó una frustración no sólo de mi generación, sino de todos los argentinos”.

“Si bien los jóvenes tuvieron un protagonismo muy fuerte en el retorno, fue una gran oportunidad perdida, el pacto social de Gelbard y Perón era casi revolucionario, pero en ese momento fue muy criticado por la juventud. Había sectores que no tenían interés en producir un empresariado nacional”, sostuvo en la entrevista que continuará el próximo sábado a las 13.