BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 23 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Fuerte contrapunto entre De Narváez y Castrilli
Todo comenzó el lunes, cuando el exárbitro anunció que dejaba el Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo, provocando una seria denuncia del diputado nacional.
17 de septiembre de 2013
Javier Castrilli estuvo por ser candidato del Pro en la provincia de Buenos Aires, hasta que el macrismo decidió cambiar la táctica y jugar con el massismo. Así las cosas, el exárbitro se alineó con Francisco de Narváez, postulándose como candidato a concejal por La Matanza.

Pero este lunes anunció que renunciaba a esa candidatura. Lo hizo junto al candidato a diputado nacional Silvio Klein, número 9 de la lista denarvaísta bonaerense, quien también anunció que bajaba su postulación. Según señaló Klein, la decisión nació de la convicción de que De Narváez habría pactado con el Gobierno nacional y provincial. “No queremos ser parte de esa estrategia. No queremos que se nos utilice para engañar al elector que nos eligió como oposición al gobierno”, dijo.

Castrilli, por su parte, argumentó que la gente de De Narváez le había exigido que para mantener su candidatura anunciara públicamente que dejaba de pertenecer al macrismo. “Considero inaceptable esa imposición”, dijo el exárbitro.

En ese marco, De Narváez reaccionó con “los tapones de punta”. Por Radio 10, dijo que los dirigentes en fuga “pidieron plata para seguir en el espacio y nosotros le dijimos que vayan adonde quieran. Se terminó ahí la conversación”.

“En la política hay gente que se encandila con las encuestas, que va al calor de lo que sucede. Creemos que en la provincia de Buenos Aires hay que hacer algunas cosas, algunas personas nos acompañan, otras nos dejan de acompañar”, dijo el diputado De Narváez.

Pero Castrilli no se quedó callado. Por el contrario, también por Radio 10 dijo que el dirigente Adrián Berdini era quien le había pedido que dejara de militar en el Pro. “Me parece lamentable que se manejen con la mentira y difamando”, se lamentó Castrilli, quien reprochó que De Narváez no lo hubiera llamado por teléfono.

“Esto es una canallada que no merece más comentario alguno”, dijo el sheriff.