BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 19 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Rechazan que los problemas de la educación vengan de 1810
Desde el Congreso salieron al cruce de los dichos de Sileoni, advirtiendo que no existe calidad en educación por las políticas del Gobierno.
19 de septiembre de 2013
El diputado nacional y miembro de la Comisión de Educación de la Cámara baja Miguel Bazze afirmó que “es preocupante que el ministro de Educación no asuma la difícil realidad por la que atraviesa la educación en la Argentina, es absolutamente innegable que en nuestro país no tenemos la calidad que necesitamos y el Gobierno nacional tiene mucho que ver con esta realidad”.

“Es absolutamente falso que la crisis del sistema educativo venga de 1810, hubo -aunque al ministro Sileoni le cueste reconocerlo- épocas de excelencia en el nivel de la educación en la Argentina. La realidad de hoy es que a pesar de que se destina el 6 por ciento del PBI interno no existen políticas educativas de parte del gobierno que garanticen un mejor resultado en la educación”, dijo Bazze.

Para el diputado radical “esto se aprecia en los resultados de todas las pruebas internacionales en las que Argentina aparece -año tras año- perdiendo posiciones respecto de los otros países, no solo de los más desarrollados sino incluso respecto de los de América latina para los que hasta hace poco tiempo Argentina era un gran ejemplo en la materia”.

“El ministro afirma que no estamos ante una crisis terminal, la verdad es que nadie ha dicho que estemos frente a esa situación, pero lo que es innegable es que nuestros niños y adolescentes reciben una educación de menor calidad a la que necesitan y que además esta educación se caracteriza lamentablemente por su incapacidad para resolver la desigualdad de origen”, enfatizó. Y agregó que “hoy en Argentina el sistema educativo reproduce de manera lamentable la desigualdad social y económica de origen con lo que deja de cumplir con uno de los objetos fundamentales del proceso educativo y además se caracteriza por una increíble desigualdad que hace que las provincias más ricas cuenten con una educación mejor que las más pobres”.

Bazze finalizó diciendo que “sería muy bueno que el ministro, en lugar de hacer declaraciones que buscan justificar la realidad, advirtiera que estamos ante un problema que condiciona el futuro del país y de millones de niños”.