BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
NOTICIAS
En una dura carta, Laura Alonso acusó a Cabandié de “hacerse el cocorito”
La macrista denunció que el legislador “abusó de su poder” para despedir a la gendarme Belén Mosquera, y comparó la situación con la agresión que sufrió de parte del camporista Andrés Larroque.
15 de octubre de 2013
El video que tiene como protagonista al kirchnerista Juan Cabandié sigue despertando repercusiones: la diputada del Pro Laura Alonso le dedicó una dura carta al kirchnerista, en la que lo acusó de “hacerse el cocorito”, de “abusar de su poder” y de ser un “político del pasado”.

“Vi el video en el que te hacés el 'cocorito' con una agente de tránsito y pedís que se le aplique un 'correctivo'. Me hiciste acordar a tu compañero de militancia y diputado nacional (Andrés) Larroque cuando me gritó por la espalda, cual cobarde, 'Callate atorranta'”, rememoró.

En la misiva, que fue difundida por las redes sociales, Alonso le espetó: “La ley hay que acatarla y si no te gusta, el camino no es la desobediencia sino su reforma por las vías establecidas en la Constitución. Los funcionarios no tenemos privilegios pero sí una responsabilidad: actuar debida y correctamente porque nuestro ejemplo es importante. No ha sido tu caso”.

“Como si fuera poco, además de hacerte el ‘cocorito’ abusando de tu posición de poder, pediste aplicar un 'correctivo' a una joven de 22 años que estaba haciendo su trabajo”, explicó, y agregó: “Te hicieron caso: la joven fue despedida sin causa”.

Además, la macrista le pidió a Cabandié que llame a la agente Belén Mosquera para pedirle disculpas, y también que el intendente de Lomas de Zamora y candidato Martín Insaurralde revise la situación para que pueda ser reincorporada.

“Pero lamentablemente no sucederá porque los 'políticos viejos' no piden perdón. Los 'políticos viejos', los del pasado, hacen lo que vos hiciste: chapean, no cumplen la ley y 'aplican correctivos' para mostrar cuán poderosos son”, lamentó.

Para Alonso, la actitud tanto de Cabandié como de Insaurralde “es parte de una cultura política nefasta que tiene el incumplimiento de la ley y el abuso de poder como marca en el orillo”.