BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
COYUNTURA
El Senado que viene
Con 33 bancas, el kirchnerismo perdió el quórum y será clave el acuerdo con sus aliados fueguinos y santiagueños para superar la barrera de los 37 senadores que se necesita para sancionar leyes. A partir del 10 de diciembre, hay una Cámara alta favorable al vicepresidente Julio Cobos.
3 de julio de 2009
Al igual que en la Cámara baja, tras la renovación de 24 senadores, el Frente para la Victoria perdió el quórum propio en el Senado, ya que sólo triunfó en tres provincias de las ocho que renovaban bancas. Así, el bloque oficialista que lidera el rionegrino Miguel Ángel Pichetto perdió cuatro miembros, de los doce que puso en juego en estas elecciones legislativas que marcaron una histórica derrota para el matrimonio K.

Tras el duro mensaje de advertencia y disconformidad del pueblo en las urnas, el oficialismo tendrá a partir de diciembre sólo 33 bancas, razón por la cual deberá acordar con sus aliados para conseguir el quórum necesario (37) para aprobar las leyes que impulsa el Gobierno. Es decir, que el Kirchnerismo deberá dialogar y buscar consensos con la segunda fuerza en la Cámara alta: la Unión Cívica Radical.

La UCR, con la vuelta del vicepresidente Julio Cobos al espacio político desde su propio partido ConFe, ha crecido considerablemente y se reposicionó con vistas al 2011. Los radicales tendrán un bloque de 11 miembros a partir del 10 de diciembre, porque han obtenido seis escaños, que se suman a los cinco que continúan con mandato. Es decir, que los boinas blancas que lidera el senador Gerardo Morales ganaron tres bancas, ya que la UCR, de los nuevos seis legisladores, sólo tres escaños ponían en juego.

Por su parte, el espacio liderado por el titular del Senado logró sumar tres bancas, por lo que el ConFe tendrá cinco miembros, ya que se le suma el rionegrino Pablo Verani y el santiagueño Emilio Rached. Esto es producto de que Consenso Federal hizo una excelente elección en Mendoza por lo que sumó a la actual diputada Laura Montero, mientras que en Corrientes también triunfó de la mano del gobernador Arturo Colombi. Por lo tanto, el espacio cobista correntino -Frente de Todos- obtuvo dos bancas: Josefina Meabe de Mathó y José María Roldán.

Además, otra fuerza ex radical K liderada por el gobernador de Catamarca Eduardo Brizuela de Moral retuvo las dos bancas en juego y ratificó su alianza con el radicalismo. Entonces, el Frente Cívico y Social catamarqueño, con sus legisladores Oscar Castillo –renueva- y Blanca Monllau de Seleme, se posiciona como otro aliado al espacio anti K.

Así las cosas, la peor noticia para la pareja presidencial es que surge una alianza que se reflejará en un interbloque entre el cobismo, el radicalismo y los catamarqueños del Frente Cívico y Social, lo que sumaría 18 senadores: UCR (11); ConFe(5) ; FCyS ( 2) y configura así un gran espacio opositor que impulsa a Cobos como presidenciable.

Peor aún es el panorama para el kirchnerismo si se logra armar un gran interbloque que una a ese espacio a la Coalición Cívica (2) y el Partido Socialista (1). Así sería un interbloque de 21 senadores, ya que la CC no arriesgó ninguna banca y el PS retuvo el único escaño que puso en disputa en Santa Fe, por lo que renueva su mandato el senador Rubén Giustiniani. Asimismo, la actual diputada cordobesa Norma Moradini resultó electa senadora por el Partido Nuevo de Luis Juez. Sin embargo, en su actividad legislativa siempre estuvo cerca de las filas de Elisa Carrió por la que se podría sumar a este gran espacio.

Otro gran interbloque es el Peronismo Federal disidente en todas sus vertientes que también tiene entre sus miembros a dirigentes que pueden ser presidenciables como el santafesino Carlos Reutemann, quien ganó en su provincia y renovó su banca y la de su compañera Roxana Latorre. Así, los peronistas enfrentados al ex titular del PJ formarán un interbloque de 9 miembros, convirtiéndose así en la tercera fuerza del cuerpo.
Aunque muchos de sus integrantes aseguraron a Parlamentario que “antes del 10 de diciembre va a aumentar la cantidad de miembros, ya que muchos abandonarán a Kirchner”. En este escenario estarían los pampeanos liderados por Carlos Verna, entre otros.

Esto demuestra el complejo mapa que se configura en la Cámara alta, donde en cinco distritos el FpV no tendrá representación: Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Tierra del Fuego y Salta. En la provincia mediterránea el kirchnerismo perdió dos bancas, al igual que en Corrientes, donde en ninguno de los dos distritos el PJ logró bancas. Ni siquiera el justicialista disidente Eduardo Mondino, pudo ingresar, pues resultó tercero por una diferencia de diez mil votos en Córdoba.

Aunque el Frente para la Victoria ganó una banca en Tucumán y retuvo sus escaños en Catamarca, Chubut y La Pampa, los aliados serán clave para la sanción de leyes para que no vuelva a suceder que sea Cobos quien defina una votación- El Senado ha quedado con un virtual empate porque el Kirchnerismo sólo junto a sus aliados fueguinos José Martínez y María Rosa Díaz (ARI) y Jorge Colazo (PAUFE) y los santiagueños del Frente Cívico, Ana Corradi y Ada Iturrez de Cappellini, podrán superar la barrera de los 37 legisladores y poder seguir teniendo la Cámara alta a su favor.