BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
LEGISLATURA BONAERENSE
“No entiendo por qué renunció Kirchner”
El vicepresidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Julián Domínguez, realizó ante Parlamentario un crítico análisis postelectoral.
3 de julio de 2009
A pesar de su juventud, el diputado provincial del FpV/PJ Julián Domínguez ostenta la condición de ex jefe de gabinete del Ministerio del Interior Nacional, ex ministro provincial, ex intendente de su distrito de origen (Chacabuco) y transita su segundo mandato como diputado provincial. Nunca sacó los pies del plato partidario, el PJ, y no obstante haber ganado bien en su terruño, en reiteradas ocasiones de la charla sostiene como conclusión que “hemos perdidos las elecciones” y reclama un “debate partidario” que sirva para revertir la situación. No entiende la renuncia de Néstor Kirchner al PJ Nacional.

- ¿Cuál es su primera reflexión sobre las elecciones en la provincia?

- La primera reflexión, que más que reflexión es conclusión, es que hemos perdido las elecciones. Y cuando uno tiene una derrota como la que hemos tenido, teniendo el Gobierno nacional, provincial y los municipios, está obligado a realizar un análisis sereno que aborde, según mi parecer, las razones que no logramos trasmitirle a la sociedad. Porque evidentemente hay una dirección, un modelo de Nación que la sociedad aprueba pero hay un modo de construcción y acumulación política a la que la sociedad bonaerense le dijo que no.

- ¿En qué marco institucional se debería dar ese análisis?

- Reconocida la derrota, tendríamos que sentarnos todos los actores que tenemos responsabilidades políticas institucionales en el partido y ser capaces de crear los canales para debatir. Este es el desafío de la hora: escuchar a la gente, confrontar actitudes, comportamientos, miradas y poder corregir las cosas que la sociedad nos dijo que estaban mal.

- ¿Qué le parece la asunción de Daniel Scioli como presidente del PJ nacional?

- Yo no estoy de acuerdo en la forma que renunció Néstor Kirchner, no entiendo por qué renunció, ni he encontrado a nadie que me explique las razones… Lo segundo es que Daniel Scioli tiene la responsabilidad de gobernar y, me parece, que la distracción en temas partidarios internos lo va a sacar de la tarea más grande que tiene: gestionar la provincia. Gobernar y gestionar es lo que va a poner al peronismo bonaerense en condiciones de hacerlo competitivo de cara al 2011.

- ¿Sí?

- Nosotros hemos perdido una elección, perdió el peronismo bonaerense, perdió Kirchner, perdió Scioli y perdimos todos nosotros, y lo que creo personalmente es que hay que dar el debate en el seno del partido pero también hay que gobernar y gestionar

- Hablando de gestión, se comentó de una agenda legislativa interesante antes del recambio en la Legislatura provincial. ¿Ese plan sigue firme?

- Contesto esta pregunta desde lo individual. La verdad que una derrota nos debe llamar al diálogo, hay que trabajar para construir consenso con las otras fuerzas políticas para poner el acento en lo que deben ser las políticas públicas más importantes de nuestra provincia y de qué manera el Ejecutivo lo va abordar. Me parece que hoy ya no estamos en condiciones de decidir unilateralmente lo que hacemos.

- ¿Más allá de que el número en la Cámara los favorece?

- No es un tema de números, es un tema de la construcción de una voluntad de gobierno de los destinos de todos. La gente fue muy clara, dividió la provincia de Buenos Aires en tres, con un ganador que no somos nosotros. Esa lectura nos tiene que llevar a los peronistas a esforzarnos por escuchar a los otros porque cómo administremos esta derrota electoral; en la medida que salgamos para adelante, con calidad institucional, con el empeño que pongamos; dependerá el 2011. En el peronismo de la Provincia se han caído todos los mitos. Hemos perdido y eso tiene que darnos una enseñanza.

- ¿Cuándo dice que “se cayeron todos los mitos” hace referencia a la derrota en el conurbano?

- No solamente en el conurbano, sino que se perdió en toda la Provincia. Lo que quiero decir es que la ciudadanía cada vez más es ciudadanía, los vecinos cada vez más tienen independencia de su pertenencia y su identidad y lo que hay que reconstruir es la política. Creo que si de algo adolece la dirigencia de mi partido es que no hemos debatido políticamente esta etapa, venimos postergando el debate político y la síntesis de las mejores cosas y de los errores y el resultado es éste, el del domingo pasado. Lo que no hemos hecho dentro del peronismo lo ha hecho la sociedad en su conjunto. Y de esto no tiene la culpa Néstor Kirchner, los únicos responsables somos los dirigentes de la provincia.

- ¿Y cómo imagina la reconstrucción de la política?

- Primero un peronismo que decida dar el debate en cada distrito, en cada sección, en la Provincia y en la Nación, con congresos que no sean “levantamanos” sino que sean ámbitos de debate, de confrontación, de acumulación de experiencia: este es un camino que es la reconstrucción de la institucionalidad y la República. El otro camino es el que hemos transitado y nos ha ido mal…

- Parece Elisa Carrió…

- No, yo no soy Elisa Carrió, yo soy peronista pero sí creo que ante la equivocación hay que debatir, por qué no interpretamos bien a la sociedad. El General Perón decía que “el que pierde tiene que ir a la cola y empezar de vuelta”, y también nos dijo que “la responsabilidad del dirigente es garantizar el triunfo” y nosotros hemos perdido, seríamos necios si no aceptamos esta realidad.

- ¿Tiene qué haber un cambio?

- La política en la Provincia no la podemos pensar como hacíamos hasta el domingo a las seis de la tarde, tenemos que pensar que en algo nos equivocamos, porque la dirección la comparte la mayoría del pueblo argentino. Los peronistas de Kirchner no nos podemos avergonzar porque la conducción estratégica de la construcción del Estado la compartimos, hay algo que ha fracasado en nuestra relación con la sociedad y creo que lo que ha fracasado es aquello que decía Perón: “un ejecutor, mal predicador” y acá faltamos los predicadores, que nos hiciéramos cargo de que en ésta construcción del Estado está el destino común.

- ¿Por qué tanta diferencia entre las boletas locales y las nacionales?

- La gente elige libremente. Pero mirar desde lo nacional o provincial el resultado local es un error. Me parece que contra lo obvio no se puede pelear, lo obvio es como la gente vota.

- Pero se habla que los intendentes se despegan...

- Eso es literatura, yo soy de un pueblo mediano (40.000 electores) y no puedo hacer que la gente vote lo que yo quiero, puedo convencer a militantes de tal o cual propuesta, pero cómo se comporta cada ciudadano dentro del cuarto oscuro no lo puedo decidir. Eso es tener una visión casi asfixiante de cada ciudadano, cada cual votó como se le cuadró. Y ojo porque estamos cuestionando el mensaje de la gente…

- Pero se dijo que algunos intendentes se despegaron del kirchnerismo…

- No creo en esa interpretación que Francisco De Narváez está haciendo junto a algunos medios. La dirigencia de esta provincia dio testimonio, de Scioli para abajo, de comprometerse al extremo.

- ¿Lo sorprendió el resultado electoral?

- Sí, creía que ganábamos por 10 puntos en la Provincia. Erróneamente creía que existía una magia superior que era la magia del peronismo pero un peronismo sin debate, sin ideas, sin discusión política no es el peronismo que representa la movilización del sentimiento de un pueblo. Entonces, acá hay una excelente política pública del Gobierno nacional, una firme voluntad de acompañar pero fracasamos en el debate político.

- ¿Y cuáles son los primeros planteos dentro del partido?

- Creo que hace falta una síntesis, hace cuatro años nos enfrentamos todos contra todos, yo me quedé siempre en el peronismo porque es la principal institución del sistema democrático para elegir candidato, soy enemigo de candidatos que surgen de la nada, porque después son libres pensadores conduciendo el destino de todos. Hay que recuperar la militancia como una forma nueva de acumular, o tan vieja; con una identidad, con pertenencia, proyectando los mejores cuadros, entendiendo cual es una comunicación inteligente con los medios y este es el debate que está ausente. Lo trataremos de impulsar y si no lo hacemos estaremos abortando otra posibilidad histórica porque vendrán desde afuera del peronismo a decirnos lo que tenemos que hacer. Y toda la dirigencia de la provincia debemos hacer un mea culpa porque hace un tiempo que desde afuera nos están diciendo lo que tenemos que hacer.

- ¿Qué papel juega Scioli?

- Si es como decía Perón, que primero está Argentina, luego el movimiento y por último los hombres, yo lo veo a Scioli gobernando, construyendo consenso de políticas públicas en todas las áreas, ese es el rol al cual le debería poner todo el esfuerzo porque en definitiva es lo que vamos a defender dentro de dos años, lo que hemos hecho bien o mal. Reitero, nosotros perdimos en la provincia de Buenos Aries, y la magia de construir un nuevo triunfo en la Provincia va a estar en la aprobación de lo que hagamos bien o hagamos mal.