BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 14 de octubre de 2019
ENTREVISTAS
“Todavía hay mucha confusión sobre lo que se elige”
Un politólogo de la Universidad de British Columbia (Canadá) dirige un portal de análisis de los procesos electorales argentinos. Explica qué se logró y qué falta en materia de acceso a la información electoral.
10 de julio de 2009
Hugo Passarello Luna es un politólogo argentino, recibido en la University of Britisih Columbia, de Canadá. Allí hizo toda su carrera y se desempeñó como asistente de investigación de política. En el año 2006, el investigador local Maxwell Cameron decidió iniciar un proyecto para estudiar la evolución de las elecciones en algunos países de la región.

El primer proyecto en lanzarse se llamó Perú Elections, en que se analizaba las elecciones del Perú. Passarello Luna participó de su implementación y unos meses más tarde lanzaron Argentina Elections (www.ar-gentinaelections.com), dirigido por él.

Se trata de un portal especializado en elecciones argentinas, que combina análisis politológico con información cruda sobre partidos, plataformas, alianzas electorales, entre otras. Passarello Luna ahora vive en la Argentina y en entrevista con Parlamentario intenta evaluar la evolución electoral del país a tres años de puesta en marcha de este proceso.

- ¿Cómo vio la elección legislativa en la Argentina? ¿Cree que está avanzado el nivel de información que tiene la gente?

- En general notamos un mayor interés en las elecciones, en especial teniendo en cuenta que fue legislativa, que siempre es menos atrayente que las presidenciales. El nivel de información, en relación a las del 2007, que fue la primera que analizamos en el portal, no cambió mucho. Todavía hay mucha confusión sobre lo que se elige, cómo se elige, las diferencias entre diputados y senadores o entre las elecciones nacionales y las locales.

- ¿Qué aspectos se vieron más sólidos en esta elección y cuáles menos?

- Como menos sólidos notamos que la gente vota por personas y no por listas, partidos o ideas. Y los mismos candidatos refuerzan esto. No por nada aquellos que son más conocidos abandonan sus cargos actuales para lanzarse a la carrera electoral. La gente está condicionada por sus nombres, fotos y apariciones en televisión más que por el contenido de sus propuestas. Por ejemplo, recibimos muchos mails que piden que no presentemos la información por listas, que es como está pensado el sistema, si no por nombres, con fotos, logos, etc. El argentino es un electorado muy visual.

- ¿Y qué aspectos vio más sólidos?

- Es positivo que los jóvenes, en especial la generación nacida en democracia, está muy interesada en participar, como elector, como fiscal, como autoridad…

- ¿En cuanto acceso a la información, cree que hay una evolución?

- Veo que hay más información digitalizada. Cada vez hay más material online y menos en la calle, la radio, los diarios y la televisión. La web y sus herramientas cada vez crecen más.

- Ustedes vienen haciendo un trabajo de hormiga para conseguir las plataformas electorales de todos los partidos en todos los distritos. ¿Por qué cree que es tan difícil conseguir una plataforma en la Argentina?

- Tengo que aclarar que este año han sido más accesibles gracias a una acordada de la Cámara Nacional Electoral que hizo que todas las secretarias electorales digitalizaran y publicaran online las plataformas y las listas. En gran medida esto fue completado, salvo algunos casos particulares.

- ¿Cuáles?

- Por ejemplo, hasta el día de hoy no están en la página de la Justicia las plataformas electorales de las listas de Córdoba, que es una de las provincias con mayor peso en la economía nacional y en la distribución de escaños en el Congreso. Y, por otro lado, sigue habiendo una gran deficiencia en encontrar las listas y plataformas de los cargos provinciales en juego. No se encuentran en el sitio de la Justicia Electoral y es muy difícil lograr una respuesta de cada Secretaria Electoral.

- ¿Cómo influyó en esto el tema del adelantamiento de los comicios?

- Jugó en contra, porque no se dieron los tiempos esperados para preparar el proceso en tiempo y forma.

- ¿Qué nivel de interés vio en la gente?

- Vimos mucho interés este año en ser autoridad de mesa. No nos quedó claro si esto se debió a la fuerte campaña que se hizo desde varios lados o si la suba en los viáticos también influyó. A primera vista notamos que el pago no fue el mayor incentivo sino la necesidad ciudadana de participar, de ser parte y contribuir. Quizás también una fuerte desconfianza en el sistema llevó a muchos a querer observar y controlar que todo se haga de acuerdo al Código. Por suerte se demostró que el sistema electoral es lo suficientemente sólido como para no tergiversar fuertemente la decisión ciudadano, pero aplaudimos el creciente interés de la gente en querer ser autoridad de mesa.

- ¿Por qué a veces faltan autoridades de mesa?

- Son varios los motivos: desconfianza en el sistema, desactualización de padrones… Pero un tema no menor es la falta de gimnasia democrática o electoral de la población. No se puede hacer una elección con 28 millones de electores, ni en Argentina ni en ningún lado, sin la participación de sus ciudadanos. Hay aproximadamente 70 mil mesas electorales, para las que se necesitan 140.000 autoridades, más los fiscales de los partidos. El Estado organiza pero no puede, ni debe por cuestiones de transparencia, proveer todos los recursos humanos. Es necesario que los ciudadanos entiendan que al ser elegidos al azar están contribuyendo mucho a consolidar la democracia.

- ¿Cómo compararía el nivel de dramatismo de esta elección legislativa, respecto a lo que sucede en otras partes del mundo?

- No creo que haya un sobre dramatismo. Si bien las legislativas no son tan importantes para los electores, en este caso se notó el interés porque estaba en juego el modelo kirchnerista o por lo menos así se transmitía.

- ¿O sea que no lo ve exagerado?

- Creo que es acertado entender que como el Gobierno perdió mayoría, habrá cambios políticos en los próximos dos años y eso es muy importante. Esto no significa para nada “el infierno” o “el caos”. En este escenario, el Ejecutivo va a tener que negociar con la oposición.

- ¿Cómo ve la relación de fuerzas entre el peronismo oficialista, el peronismo disidente y el Acuerdo Cívico para los próximos dos años?

- El peronismo oficialista tendrá la dura tarea de negociar para lograr sus objetivos. Y seguramente no será una tarea fácil por la falta de práctica en este tipo de negociaciones. Por el otro lado, las fuerzas de la oposición tampoco están demostrando demasiado interés. Creo que los enfrentamientos más salientes se verán al interior del PJ. El ACyS buscará representar a la masa de la clase media no peronista, como lo viene haciendo hace un tiempo, incluso más allá de sorpresas en el camino como lo fue la excelente elección de Pino Solanas.

- ¿Qué propondría para fortalecer los partidos de acá a la próxima elección?

- Es un tema complicado porque en el plazo de dos años no es mucho lo que se puede hacer para consolidar partidos políticos de estructura nacional. El Acuerdo ha realizado grandes pasos en este camino. Pero habrá que ver si puede mantener esta alianza, especialmente con un actor como la UCR, que cuenta con estructura propia y que en algunos distritos, como Neuquén y Misiones, fueron con su tradicional número de lista 3 y no como “Acuerdo”. El PRO, que consiguió mucha relevancia por su elección en dos distritos vitales del país, está muy lejos de poder consolidarse en todo el territorio nacional. En dos años podrá hacer poco para desarrollar una estructura propia, y quizás deban tener como estrategia la realización de alianzas con fuerzas locales. El peronismo debería lograr unificarse y evitar que sus internas sean dirimidas en elecciones generales.

- ¿Qué propondría para transparentar más la información para la próxima elección?

- Habría que continuar con la digitalización de la información para poder canalizarla por
la Web. Los avances de las telecomunicaciones y el ingreso de jóvenes a las filas de electores hace de Internet cada vez más el epicentro de la información electoral. Este año se avanzó fuertemente en este aspecto. También habría que subir los informes de financiamiento de campaña, pero faltan los de muchas listas que parecen no haberlos presentado a la fecha. Sería importante mejorar el sitio de la Justicia Nacional Electoral, para hacerlo más accesible: no sólo para usuarios amateurs sino para personas con capacidades diferentes, como los no videntes. Hay que asegurar que esta información esté a disposición de todos los ciudadanos en tiempo y forma.