BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 23 de julio de 2019
COYUNTURA
Boudou, el normalizador
Analizan el plan del flamante ministro de Economía para ponerle fin a la deuda con el Club de París.
17 de julio de 2009
El flamante ministro de Economía, Amado Boudou, comenzará en la próxima semana el arduo trabajo de reiniciar las conversaciones preliminares con funcionarios integrantes de los gobiernos del denominado Club de París. Estas no serán meras conversaciones.

Según comentaron allegados al nuevo ministro, la orden que impartió el matrimonio Kirchner es retomar el diálogo con esos países y buscar un mecanismo en esa conversación que lleve a una solución de definición al problema del default que arrastra Argentina con ese grupo de naciones, el cual llega a 7.000 millones de dólares.

“Va a ser dificil, sin dudas, porque ahora las posibilidades fiscales y financieras de nuestro país se han restringido notablemente. Pero ese trabajo hay que hacerlo porque ya no se puede seguir mucho tiempo más con el autofinanciamiento, seguir viviendo con lo nuestro”, puntualizó una fuente cercana a Amado Boudou.

La idea es negociar la posibilidad que ese monto vaya amortizándose con un bono de largo plazo. Se especula con una emisión de cinco años en adelante, ya que se sabe que no hay recursos para cancelar semejante nivel de deuda.

El tema financiamiento entonces conforma el aspecto central del plan que Boudou quiere implementar.

El segundo aspecto central es el financimiento para el sector productivo. Si bien aún no está definido, se van a resolver nuevas líneas de crédito de la Anses que irán directamente al sector productivo, en especial, las pymes del interior del país.

No obstante, y más allá de los cambios en el Gabinete, la cúpula de la Unión Industrial Argentina da muestras claras que la paciencia se le está terminando y que está dispuesta a presionar cada vez más para que se adopten medidas urgentes con el fin de reactivar la demanda interna y el sector productivo.

“Ya no se puede seguir con la mentira. Es importante que haya cambios de ministros, que se convoque al diálogo, pero debe haber decisiones, algo que este Gobierno ya no toma desde hace mucho tiempo”, fue la frase lapidaria que emitió un importante integrante de la cúpula de la central fabril.

El punto central de la UIA en exigencia al Gobierno es la competitividad. Y allí no sólo se habla del tipo de cambio. “El tipo de cambio es uno de los instrumentos, pero el problema real es el desborde que sigue habiendo en materia de exigencias gremiales y una peligrosa intervención, cada vez más elocuente, del Estado en la actividad privada”, apuntó el mismo dirigente, en obvia referencia a la continuidad de Guillermo Moreno como secretario de Comercio.