BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de julio de 2019
COYUNTURA
Divorcio en puerta
La unidad de la Coalición Cívica está atada con alfileres tras la ruptura en la Legislatura bonaerense. La palabra final queda en manos de Elisa Carrió y Margarita Stolbizer. Los representantes del GEN tienen listas las valijas.
24 de julio de 2009
Es mínimo el margen de negociación que tienen. Lo veo complicado”. Así resumió ante Parlamentario uno de los “lilitos” de mayor confianza de Elisa Carrió mientras disfrutaba de una chocolatada en un bar en las inmediaciones del Congreso, para atemperar el frío polar.

De acuerdo con fuentes del ARI y el GEN, las relaciones quedaron rotas cuando se formalizó la nómina de candidatos a diputados nacionales en la provincia de Buenos Aires, tal cual adelantó Parlamentario. “Si te gusta bien, sino te vas”, fue el argumento de la mandamás de la CC, lo que fue desmentido pero sin mucha fuerza. Durante la campaña se mostraron juntas por una necesidad estratégica y la noche del 28-J el bunker fue un pase de facturas de todo nivel por el tercer lugar en la Capital y Buenos Aires.

La frutilla de los enfrentamientos fue el diálogo institucional impulsado por el Gobierno donde Carrió se opuso y Stolbizer hizo todo lo contrario, lo que generó fuertes acusaciones entre sus integrantes en algunos casos públicamente y en otras a través de los medios sin identificación.

A partir de esa situación, la mayoría de los integrantes ya admiten que el Interbloque de 18 miembros quedará nuevamente fracturado, salvo un imponderable de último momento tras el regreso de las vacaciones en el exterior de Carrió, mientras que Stolbizer aprovechó todo este tiempo para hablar en reiteradas oportunidades con los legisladores provinciales y nacionales del GEN para unificar posiciones en torno al futuro. La mayoría de ellos sostienen que ha llegado la hora de “separar los tantos”.

El quiebre de los bloques bonaerenses es un claro ejemplo del clima belicoso que se vive entre ambas fuerzas, y es posible que se traslade en las próximas horas al seno de la Cámara baja. El espejo es lo que sucedió en la Cámara alta, donde el senador Samuel Cabanchik -ver Mano a Mano- se fue de la CC con argumentos de que otros también levantan puertas adentro del ARI y que han reclamado que llegó la hora de que se acabe la obediencia debida a Carrió. Por esas ironías, la misma que demandan en el bloque de diputados del FpV con relación a la pareja presidencial.

Es que el funcionamiento del ARI que preside Carrió, a pesar de que ella afirme todo lo contrario, nunca tuvo un ejercicio abierto y democrático, como lo admitió a Parlamentario uno de sus integrantes.

Tras el regreso de sus vacaciones, Carrió prometió reunirse con los integrantes del bloque. Seguramente allí habrá definiciones. Solo resta saber si habrá intermediarios para tratar de salvar la unidad de la CC. Hoy están más lejos que cerca.