BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 19 de septiembre de 2019
ENTREVISTAS
“Hay un intento de desestabilizar al poder político”
Kirchnerista a ultranza, Diana Conti sostiene que hay sectores económicos e incluso del peronismo que traman un golpe institucional contra la presidenta. En una charla que abarcó todos los temas, la diputada habló de Sergio Massa, de Martín Insaurralde, del futuro Congreso y la imputabilidad de los menores.
20 de septiembre de 2013
Por Carolina Ramos

La ultrakirchnerista Diana Conti alimenta la hipótesis de que en nuestro país se está gestando un intento de golpe de Estado por parte de sectores económicos, del Poder Judicial e incluso del peronismo. “Cuando hay corridas bancarias, corridas financieras, cuando se pide volver a endeudarse, hay algunos voceros y operadores políticos de esas inquietudes que son peronistas”, dispara.

En un extenso diálogo con Semanario Parlamentario, la diputada arremete contra Sergio Massa al recordar su pasado en la UCeDé y vincularlo a “una postura neoliberal fuerte, que quiere volver a los ’90”. Por otra parte, adelanta que ahora Martín Insaurralde “va a hacer una campaña con identidad propia” y augura una composición parlamentaria que seguirá siendo favorable al oficialismo: “La intranquilidad que traducen los medios de comunicación no refleja la tranquilidad de nuestra construcción política”, expresa.

Asimismo, Conti pronostica que en 2015 el kirchnerismo irá a primarias de candidato a presidente y también remarca la necesidad de una interna partidaria dentro del PJ. Finalmente, asegura que “el Código Penal Juvenil es un debate que nos debemos”.

Las elecciones y el Congreso que se viene

- ¿Cómo están encarando este segunda parte de la campaña?

- Poniendo todos los esfuerzos para ganar el mayor número de electores. Por supuesto hicimos un análisis en la provincia de Buenos Aires -supongo que también lo habrán hecho en las demás provincias-, donde hubo voto en blanco, donde hubo confusión sobre quiénes eran los candidatos del Frente para la Victoria, porque hubo listas de gente que estuvo hasta último momento con nosotros y luego presentaron su propia opción electoral. Estamos tratando de cubrir todo el territorio. En la provincia de Buenos Aires logramos que Martín Insaurralde, que es nuestra cabeza de lista, adquiera un nivel de conocimiento mayor que cuando empezamos antes de las primarias, por lo tanto ahora él va a hacer una campaña con identidad propia, como corresponde. En la Provincia él va a intentar cubrir 40 distritos, porque no le da para recorrerla toda, entonces el resto de los candidatos nos complementamos cubriendo los territorios a los que él no va a poder llegar. También trabajamos mucho junto con la gobernación de la Provincia.

- ¿Cree que Insaurralde ya llegó a un buen grado de conocimiento?

- Sí, creo que la gente ya conoce que Martín Insaurralde es el candidato de Cristina (Fernández), el candidato del Frente para la Victoria. Queremos profundizar para que la gente conozca sus bondades como gestor del municipio de Lomas de Zamora, y también su pensamiento y sus propuestas de carácter legislativo. Él está muy entusiasmado con encabezar la lista y ser diputado.

- ¿Qué panorama vislumbra en el Congreso si se repite el resultado de las PASO?

- Nosotros con el resultado obtenido, en el Congreso nacional mantenemos las mayorías actuales, así que en realidad lo que estamos tratando es incrementarlas.

- Cuando empezó este período ustedes tenían una mayoría holgada, y ahora con algunas fugas se les dificulta para llegar al quórum en Diputados…

- Sí, pero se ha trabajado como para que ninguna sesión fracase, ni que ninguna ley que necesite el Gobierno nacional no haya salido. Lo que pasó fue que hubo legisladores del Frente para la Victoria que se alinearon con otros bloques políticos. En todos los casos lo hablaron con las autoridades del bloque y de la Cámara, pero no en todos los casos formalizaron un tema reglamentario, que es la renuncia al bloque. Nosotros estamos tranquilos. La intranquilidad que traducen a veces los medios de comunicación no refleja la tranquilidad de nuestra construcción política, porque la búsqueda de consensos también es un trabajo permanente de nuestro bloque y del presidente de la Cámara. Por eso frente a esa supuesta intranquilidad, en la última sesión vimos un número de votos sorprendente para algunas leyes, incluso de gente con la que nosotros no habíamos hablado previamente, como por ejemplo Claudio Lozano. Otro caso es el de Facundo Moyano, que sigue permaneciendo en nuestro bloque, pero a veces no vota con nosotros, y en el caso del impuesto a las Ganancias acompañó con su voto.

- Ya que lo menciona, ¿cómo está el tema con Facundo Moyano? ¿Se va a ir del bloque?

- No plantea irse… yo creo que él está haciendo un equilibrio entre su propia convicción, el respeto que tiene por su padre y el respeto que nos tiene a nosotros. La relación, cuando estamos con él, es una relación de afecto.

El massismo, la UCeDé y los 90

- ¿Cómo analiza el armado de Sergio Massa? ¿Se puede hablar de ‘massismo’ con una fuerza tan reciente?

- La lista que encabeza Massa -lo venimos diciendo- es una lista muy representativa de poderes corporativos, sectoriales. Además, de novedad no tiene nada, no hay caras jóvenes de nuevos dirigentes políticos o sociales; la agenda con la que se mueve Massa es la que plantean Clarín y TN… eso en cuanto a la lista de candidatos. Después, el bloque que presentaron recientemente acá en la Cámara de Diputados es como el peronismo de Felipe Solá, una cosa así, y muchos terminan el mandato el 10 de diciembre. Me parece que hay un engaño, además, cuando se dice que se puede modificar la economía a través de proyectos de ley en el Congreso. Con lo cual hacia el futuro, en la mejor performance que pueda tener esa lista, los bloques parlamentarios que obtengan después del 10 de diciembre, son bloques que plantearán sus iniciativas, sus consensos o sus disensos, pero que no afectan la tarea del oficialismo en el Congreso nacional.

- Julián Domínguez dijo que para él Massa no es peronista, ¿coincide?

- Massa es de la UCeDé, y como el peronismo fue siempre frentista, y no es de expulsar a quienes se acerquen, bueno… (Carlos) Menem, cuando gobernó pactó con la UCeDé. De esos resabios, seguramente, es que dirigentes como Massa pueden haberse tamizado de peronismo.

- ¿Cree que Massa tiene vocación presidencial?

- Sí. Él lo dice. Ahora, que él tenga vocación no quiere decir que tenga capacidad, ni formación, ni que en modo alguno yo adhiera a los postulados que pareciera que él quiere llevar al país. Incluso en las propuestas legislativas, aún copiadas de propuestas existentes, lo que se percibe en la idiosincrasia de esas normas es una postura neoliberal fuerte, y que se quiere volver a los 90.

La re-reelección, la sucesión y el PJ

- ¿Sigue vigente el deseo de la re-reelección? ¿Lo plantearon en serio en algún momento?

- Mi deseo estuvo vigente, lo expresé y lo sostuve. Lo que nunca estuvo vigente es que ése haya sido un tema planteado por Cristina Fernández de Kirchner. No lo planteamos entre nosotros. Fue simplemente un deseo mío, de otros dirigentes, de militantes que lo expresaron.

- ¿Y lo sigue manteniendo hasta hoy?

- Lo que pasa es que no puedo sostener un deseo cuando es incontrastable la postura de Cristina.

- Elisa Carrió acusó al PJ y un sector del empresariado de querer dar un golpe de Estado contra la presidenta, ¿qué opina?

- Sí, cada vez que nosotros decimos que esta situación es desestabilizadora estamos hablando de situaciones generadas por protagonistas externos y también internos. Nosotros hemos tenido visiones, no se en concreto a qué se refiere Carrió… el PJ no es un PJ uniforme… (yo hablaría de) sectores del peronismo.

- ¿Pero cree que esto se puede llegar a dar?

- No puede ser posible, pero sí hay intentos. Cuando hay corridas bancarias, cuando hay corridas financieras, cuando se pide volver a endeudarse -que no se lo pide así, sino que se dice que Argentina está aislada del mundo, que no hay posibilidad de generar inversiones porque no tomamos deuda externa-, hay algunos voceros y operadores políticos de esas inquietudes que son peronistas.

- Entonces cree que hay un intento desestabilizador…

- Un intento de desestabilizar al poder político, que como bien ha dicho Cristina Fernández de Kichner, es un poder del 30, 40 por ciento de la cuota de poder en Argentina. Quienes lo ejercen son poderes permanentes, que no se revalidan a través del voto, que viven de la especulación financiera y del querer tener una vida de privilegios para ellos.

- ¿Y qué hay que hacer con esos sectores?

- Lo que han venido haciendo Néstor y Cristina Kirchner: poner la autoridad de la política en la Casa Rosada, decir que no contra viento y marea a medida que la acumulación política te permita ponerle límites a esos poderes. Por eso queremos más décadas de este proyecto político de país, un proyecto donde ese 30, 40 por ciento del poder soberano del pueblo se incremente para gobernar para todos, pero con una situación de equidad y de búsqueda de justicia social permanente.

- ¿Incluye en este intento desestabilizador a integrantes del Poder Judicial?

- Sí, porque uno de los poderes permanentes y vitalicios es el Poder Judicial, que siempre fue un poder puramente aristocrático y goza de enormes privilegios, no sólo por tener horarios laborales acotados, sueldos muy interesantes y vacaciones larguísimas, sino que últimamente además está haciendo uso de una Justicia cautelar, una Justicia que no es con los procesos ordinarios, donde claramente en ese tipo de decisiones muestran su ideología.

- La oposición dice que hay un fin de ciclo…

- No, no hay un fin de ciclo del kirchnerismo ni del peronismo kirchnerista, que ya vamos a ver, en el momento que la presidenta considere oportuno, qué candidatos o candidatas se proponen para acceder a la presidencia de la Nación para el 2015, pero hay un núcleo de conciencia militante entre quienes ocupamos cargos y los que no lo ocupan, donde de ningún modo vamos a renunciar a las conquistas populares obtenidas, y esa parte del pueblo tampoco va a permitir dar pasos atrás.

- ¿Hoy por hoy quién cree que puede suceder a Cristina?

No sé si ella va a elegir a alguien o no, lo que ella diga será, pero me parece que vamos a tener primarias de candidatos a presidente para 2015. Hay varias propuestas. Vamos a ver, a lo mejor ella decide que lo mejor es eso.

- Por otra parte, Carlos Kunkel se diferenció de usted por el tema de la re-reelección al decir que él es peronista y usted, del Frente Grande, ¿cómo lo tomó?

- (Se ríe) Primero, ya tiene claro que yo soy del Partido de la Victoria y no del Frente Grande… y lo tomé como las cosas que con Carlos hacemos juntos. Incluso desde el Partido de la Victoria le estoy haciendo ver que ya pasó un tiempo muy suficiente y necesario en el Partido Justicialista sin elecciones internas partidarias. Me parece que ya es tiempo de que se reconstituya el Partido Justicialista como espacio político de contención del peronismo a través de mecanismos democráticos, porque ya está bastante renovada su dirigencia. Todos reconocemos la importancia de Partido Justicialista, por eso todos reconocemos ya la necesidad de que éste y los demás partidos que integramos el Frente para la Victoria -entre quienes la relación está excelentemente bien- nos fortalezcamos con elecciones internas partidarias.

La edad de imputabilidad y la inseguridad

- ¿Le sorprendió que Insaurralde haya desatado el debate sobre la baja de la edad de imputabilidad? ¿Lo están trabajando?

- No, porque en los momentos de encuentro uno charla, aunque no se trabajaron proyectos de ley porque estamos en época de campaña. No me sorprendió, porque el tema de la edad a partir de la cual una persona es responsable penalmente siempre es un tema de debate, en un tema de decisión arbitraria del legislador. Pensar que la edad es 16 o es 14 no es un tema tan terrible; el debate respecto de los jóvenes en contravención con la ley penal es otro, que tiene que ver más con cuestiones de tratamiento procesal, y ese tratamiento procesal es jurisdicción de las provincias.

- ¿Entonces cuál sería la discusión?

- En la Argentina hoy solamente hay un Código Penal. El Código Penal Juvenil es un debate que nos debemos para regular los procesos y las penas que le corresponden a los jóvenes que violan la ley penal. Hay una base de acuerdo en la Argentina y en la región de que a los menores de 18 años no se les puede aplicar el mismo Código Penal que a los adultos, aunque creo que ahora por ejemplo Uruguay sí lo va a hacer, pero la mayoría pensamos que no debe ser el mismo Código Penal en el sentido de las mismas penas. Hay que buscar penas alternativas a la prisión, que se traduzcan en trabajo social, en medidas educativas, medidas curativas… eso es lo que hay que debatir y ponerse de acuerdo, y además es una deuda porque como en Argentina hay menores de 18 años condenados a cadena perpetua, la Corte Interamericana de Derechos Humanos le ha hecho este señalamiento a nuestro país.

- ¿Pero cree que esto solucionaría el tema de la inseguridad?

- El tema de la inseguridad es un tema complejo. Hay que poner todo el esfuerzo en la prevención, desde medidas de urbanización, de luz, a tareas de inclusión social, posibilidades educativas, de salud, movilidad social ascendente, generar la posibilidad de que todos los jóvenes tengan proyectos de vida, y luego cuando la contravención a la ley penal se produce, ahí sí ya toma intervención la Justicia. Creo que es ínfimo el número de jóvenes que participan del delito grave. A lo mejor sí en delitos contra la propiedad, pero en homicidios, violación, violación seguida de muerte, en crimen organizado, la participación del menor es ínfima y cuando participa es utilizado por un adulto, y la Justicia está en deuda en buscar a los adultos.

- Dentro de su bloque hubo posturas encontradas, ¿éste es un tema que atraviesa a los bloques? ¿Darían libertad de acción?

- Sí, atraviesa a los bloques, pero la cuestión no es dar o no libertad de acción, porque no es un tema definitorio. La discusión se da dentro de los bloques. Cuando la fijación es de algo arbitrario, la opinión es diversificada.

- Este tema ya fue debatido en su momento en el Congreso, ¿por qué fue frenado?

- Porque el Senado dio media sanción a un Código Penal Juvenil aplicable para los jóvenes a partir de los 14 años, y en la Cámara de Diputados no se llevó al recinto pero trabajaron dos comisiones, las de Familia y Legislación Penal. Lo que pasó fue que los dictámenes mayoritarios fueron distintos a la media sanción del Senado: aplicaban la misma idiosincrasia de Código pero de 16 años en adelante. Y evidentemente los bloques no pidieron llevarlo al recinto.

- ¿Cuándo lo van a debatir, entonces?

- Para mi el año que viene, por la sencilla razón de que hay una comisión de expertos designados por la presidenta, que son el doctor (Raúl) Zaffaroni, la doctora (María Elena) Barbagelata, Federico Pinedo y el doctor (Ricardo) Gil Lavedra, que han redactado conjuntamente con el Ministerio de Justicia un Código Penal. Me parece que conjuntamente con el tratamiento de ese Código Penal resistematizado, se tratará también el tema de a qué edad le damos responsabilidad penal a los jóvenes.