BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
LEGISLATURA BONAERENSE
El gran desafío massista
Tras la irrupción del Frente Renovador en la escena política de la provincia de Buenos Aires aparecen los desafíos y uno de ellos es como enfrentar un escenario legislativo que en principio no se le presenta favorable.
20 de septiembre de 2013
La buena performance del Frente Renovador (FR) en las pasadas elecciones primarias no implica que el camino vaya a estar regado de pétalos de rosas. En todo caso, todo parece indicar que tendrá rosas, pero con todo lo que ello conlleva: esto es, habrá tallos con espinas, como corresponde.

El nuevo escenario que se comienza a percibir en el plano político tiene varias dimensiones aunque no todas aparecen en la primera escena. La alternativa del Frente Renovador, ”con corazón peronista”, tendrá que saber permanecer algunos meses luego de las elecciones legislativas de octubre y los recintos empezarán a ser los lugares donde los renovadores tendrán que mostrarse más tarde.

Si bien la irrupción del FR tuvo una marcha lenta desde las pasadas presidenciales de 2011, cuando el intendente de Tigre sugirió la idea de ser candidato a diputado nacional dos años después, que se prolongó hasta casi prácticamente el cierre de la inscripción formal de las alianzas transitorias en la Justicia Electoral, luego tuvo una aceleración post cierre, que ahora comienza a estabilizarse de cara a las elecciones generales.

¿Seguirá sorprendiendo al electorado esta nueva fuerza que tiene a Sergio Massa como cabeza visible? Esa es una pregunta que muchos se hacen, aunque nadie arriesga una respuesta categórica. En principio, luego de que se apaguen las luces electorales, quedará una arena política en la provincia de Buenos Aires que por ahora podemos prefigurar en función de algunos fenómenos objetivos que existen.

En el Frente para la Victoria no hay tanta incertidumbre: todos coinciden en que ya no hay mucho más para hacer; defenderán con uñas y dientes los espacios conquistados hasta ahora en el electorado bonaerense y esperarán con ansiedad el 10 de diciembre, cuando, recuerdan, “Daniel Scioli seguirá siendo gobernador de la Provincia, Cristina Fernández de Kirchner presidenta de la Nación y Sergio Massa sólo uno más entre 257 diputados nacionales”.

Nadie ignora en el FpV que los intendentes son de hablar con todos, pero en el plano legislativo están los que defenderán con capa y espada al sello, por convicción o por no encontrar el hueco en otro lado, y los que por ser cercanos al gobernador imaginan que están en carrera hacia 2015.

En la Provincia, mientras tanto, los que tendrán que afinar la puntería son los miembros del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS). El resultado electoral no se conoce, pero esta fuerza se muestra zigzagueante en su rumbo; por momentos parece querer mostrarse como una “real alternativa” de poder frente a lo que algunos ya comenzaron a llamar “el oficialismo de dos cabezas”, y por momentos no.

Sucede que, en general, dentro del Frente los radicales son los que aparecen con fortaleza en varios lugares del interior de la provincia de Buenos Aires y pelean por los territorios, lo que los obliga a encontrar fórmulas, para la gobernación y la presidencia, competitivas para el futuro inmediato, y de esa forma contener a los dirigentes que aparecen con posibilidades en los distritos. Saben que si no lo logran, algunos abandonarán el barco.

Pero las PASO dejaron un dato que tiene muchas implicancias sobre las posibilidades del FPCyS: no se logró, hasta el momento, penetración en el conurbano. Relegados al cuarto lugar en la Primera y Tercera Sección Electoral, será mucho lo que deberán remontar para aparecer competitivos en 2015. Un dato colateral es que desde la Primera Sección se proyecta su principal candidata, Margarita Stolbizer, pero no estaría ingresando representación parlamentaria provincial desde esa región por el FPCyS.

También se produjeron acontecimientos impactantes en la Alianza alcanzada por Francisco de Narváez y el dirigente gremial Hugo Moyano luego de las primarias. Está claro en el espacio que el camino a octubre será cuesta arriba y viento en contra.

El principal candidato de Unión por la Libertad y el Trabajo no alcanzó las cifras esperadas; está claro que superó las expectativas en la Sexta Sección Electoral, pero lo que más preocupa ahora es como sostener ese resultado de las PASO y la relación con su aliado explícito empieza a desmoronarse y sobran las especulaciones sobre el futuro inmediato.

Empero, la alianza tiene sus referentes plantados en cada una de las secciones electorales y sigue su curso sin solución de continuidad.

Por los recintos

Pero el escenario central de los tiempos venideros serán los recintos, en este caso, del principal distrito de la República: la Cámara de Senadores de 46 miembros y la de Diputados de 92.

A esta altura de los acontecimientos, nadie pone en discusión que el FpV-PJ seguirá siendo la primera minoría en ambas cámaras. De hecho, todo parece indicar que tendrá mejores números legislativos luego del 10 de diciembre que en la actualidad.

Hay que decirlo una vez más: 2009 fue una mala elección en términos generales para el oficialismo; aquella de las candidaturas testimoniales, donde Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa -con la actriz y cantante Nacha Guevara intercalada entre ellos- compartieron la lista de diputados nacionales del FpV, pero fue una pésima elección si tenemos en cuenta el número de bancas provinciales que cosechó, ley electoral provincial de por medio.

Pero el peronismo tiene su lógica; a no olvidar que “todos salen corriendo para auxiliar al vencedor”, apuntan. Y éste es el gran dilema del oficialismo hoy por hoy. ¿Habrá fuga luego de las elecciones del FpV al FR? ¿Qué harán los intendentes ante un triunfo contundente de Massa?

Nadie estima que no se repitan los resultados de las PASO en la general, pero todos consideran que no habrá grandes cambios en lo que respecta a las bancas, que siempre es una ecuación diferente a la de los números de votos y porcentajes electorales.

Esto hace presumir que un hipotético recinto del Senado provincial de 26 FpV-PJ, con 14 renovadores y 5 progresistas, tal el resultado de las PASO, puede cambiar. ¿Pero cuánto?

La principal especulación que existe en la Legislatura es que el Frente Renovador, por ser el ganador de la PASO, hará mejor elección en octubre. Como sucedió con Cristina Fernández en 2011, estiman que el massismo subirá alrededor del 10 %. Pero no fue CFK la que más creció de las PASO a las generales en términos porcentuales; el FAP incrementó su caudal electoral en alrededor de un 100 %. Similar movimiento experimentó el Frente Popular, pero a la inversa: se desmoronó.

En fin, los números de votos y porcentajes electorales van a cambiar, pero la cantidad de bancas tendrá un movimiento menor y no necesariamente proporcional.

Así, los oficialistas están convencidos de que el reparto de bancas será similar en octubre a lo que sucedió en agosto, los renovadores que sumaran algunas bancas, los progresistas también piensan lo mismo y el denarvaismo parece resignado a que efectivamente perderán algunos diputados, porque del reparto de senadores ya quedaron afuera y no hay mucho para hacer.

Los renovadores todavía entienden que ese 26-14 del Senado y el 43-20 de Diputados puede acortarse electoralmente y cuanta menos luz haya, más fácil será volcar la balanza a su favor definitivamente. Y si bien por el momento la luz es abundante, los massistas creen que desaparecerá en todo este tiempo que falta hasta el recambio legislativo de diciembre, por efecto de las elecciones y de “la política que siempre mira para adelante”.

Y aquí aparece otro dilema en el flamante FR, pasadas las elecciones y de cara al necesario acuerdo parlamentario que tendrá que alcanzarse en la Legislatura de la provincia de Buenos Aries.

Algunos entienden que la “oposición constructiva” se podría dar en la Provincia y no plantear un esquema de enfrentamiento que termine de fortalecer al gobernador en el marco de una “victimización”.

“Al fin y al cabo, somos todos compañeros”, dicen.

Pero aquí no se trata, solamente, de lo que pretenden los integrantes del FR; también cuenta lo que disponga el oficialista FpV y de los movimientos que realicen las demás bancadas, aunque pequeñas, con poder de influencia.

Al mismo tiempo hay una corriente de pensamiento dentro de los bloques que ostentan los sellos del Gobierno que se presenta como “racional”. “Es muy difícil gobernar así -dicen-. El peronismo está muy dividido, para gobernar bien hay que juntarse”. Pero la táctica no está clara, ¿será antes de las presidenciales o después?

Por caso, en el FPCyS ya se ha empezado a delinear la unificación de las bancadas para los dos recintos. Aparece, claro, más fácil en el Senado, pero en Diputados será una maniobra para pilotos avezados.

Cuál será el destino de los diputados denarvaistas también es una incógnita significativa a despejar. Serán 10 de máxima, o 7 de mínima; tres tienen mandato hasta 2015. Se sumarán a algún bloque o permanecerán independientes “hasta que aclare”. Muchos ya están charlando para ir viendo el terreno en el que se moverán en el futuro.

Cámara de Diputados
Composición actual

FpV-PJ 37
Frente Renovador 23
FAP 9
UCR 5
UCR del Pueblo 4
UCyB 4
CC-ARI 3
Nuevo Encuentro 3
Lealtad Peronista 2
ProPeronismo 1
Unidad Popular 1
Total 92

Ingresarían según las PASO

FpV 16
FR 15
FPCyS 9
ULyT 6
Total 46

La futura Cámara baja según las PASO

FpV 43
FR 20
FPCyS 18
ULyT 10
UP (PoDeMoS) 1
Total 92

Cámara de Senadores
Composición actual

FpV 20
Frente Renovador 14
UCR 4
Unión ProPeronista 3
GEN 3
Cambio Radical 1
CC 1
Total 46

Ingresarían según las PASO
FpV 9
Frente Renovador 10
FPCyS 4
ULyT -
Total 23

El futuro Senado según las PASO

FpV 25
Frente Renovador 15
FPCyS 5
ULyT 1
Total 46