BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de septiembre de 2019
OPINIÓN
La sociedad automatizada
Por Yayo Hourmilougue
27 de septiembre de 2013
No puedo esperar nada de la Democracia, si antes no espero nada de mí. Si Alguien no espera nada de mí. Si no produzco antes algo, hacia afuera. Debo esforzarme por crear bien-intencionadamente, ideas desde otros lugares. Aplicarme. Observar, evaluar y proponer. Exportarlas a un medio donde El Otro sepa interpretarlas y corregirlas. Hablamos de Modificar. Pero debo hacerlo sin Prejuicios.

El mundo se está convirtiendo en un lugar poco humano para cada ser humano. Lo peor es que cada ser humano lo quiso o lo permitió. Lo decidió la cultura desprevenida en cada caso. Cada uno lo quiso sabiéndolo o no. Y si no sucedió así, al menos lo aceptó.

Nuestra salida siempre será política. Pero caben algunas salvedades;

Un Candidato ya electo puede hacer tres cosas en el peor caso;

-Utilizar la Democracia hasta Partidizarla,

-Utilizar la Democracia hasta su deformación Demagógica,

-O ambas.

Y hasta puede Popu-lizarla desconociendo lo Popular, utilizándolo electoralmente. Popular no es igual que Populismo. Se puede ser Populista y compartir grandes riquezas con viejos ricos, y con ricos que se fabricó en etapas convenientes. O engañar al Pobre, haciendo Populismo.

Continuará siendo, La Democracia de Pocos, a veces confundida con una Democracia Popular. Ya veremos las dos razones; La In-cultura Mediática y la Corrupción.

También pueden hacer una Cuarta cosa; Gobernar atentos al futuro desde este presente, sin necesidad de enriquecerse mediante el robo de la Cosa Pública. O sea, lo que se debe hacer y no se hace.

Digamos entonces que la Democracia es el Marco, el más amplio, y que dentro juegan valores que la favorecen y valores que parecen tales aunque atenten contra ella, es decir contra el marco democrático, es decir, contra el Sistema, en medianos y largos plazos.

Actualmente, cada uno no solo pone en riesgo el futuro con sus actitudes, actitudes que pasan por eliminar un árbol sin plantar al menos tres de ellos. O de asfaltar vertientes, escurrimientos con salidas al mar. O de votar desinteresadamente porque puede más el cansancio y la descreencia que la posibilidad remota del cambio. Que la Responsabilidad del Cambio.

Sino porque el mayor riesgo radica en lo difícil de Regresar de ciertos lugares a los que ya hemos llegado; el de Una mayoritaria Sociedad Mentalmente Perezosa y Automatizada.

Nos conformamos con vivir, sin esforzarnos por vivir mejor, y con el egoísmo de desconocer pretendidamente cómo la van a pasar las generaciones que nos siguen. Hemos ido de la apatía a la limitación. Nos pusieron un techo sobre cada ambición natural, que aceptamos. Desplanificados y sin ninguna anticipación seria y estructural para hacer política. Sin el anticipo de los estadistas. Sin la prevención de los técnicos. Sin el control de cada Fondo. Convertidos ahora en los reyes de la improvisación. Sabemos lo que hay que hacer, pero no hay quién pudiendo hacerlo, lo haga. Y hay en medio, por diferentes razones económicas, Ejércitos de Impedidores comenzando por más de un gobierno, nacional, provincial o municipal, y la contrapartida social. Pocas son las excepciones.

¿Cómo lo impiden cuando lo Impiden? Es simple. No sabiendo lo que significa ser Hacedores de Política. Cuando no se prepararon lo suficiente. Cuando pensando solo en ellos, fracasan en gestionar, pero no en robar. Cuando sobra dialéctica y faltan hechos constructivos. Cuando la Propaganda hace lo que la Gente espera, sin que lleguen a verlo.

En La Rebelión de las Masas, un libro que al principio consistió solo en artículos para el Diario El Sol, José Ortega y Gasset, escribía; "lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone dondequiera”. Lo escribía allá por 1929. Fue el mismo Ortega y Gasset que al visitar nuestro país diez años después, dijo en La Plata; “Argentinos, a las cosas…”.

Pero no hubo nada de eso. Aquella vulgaridad, es la misma que hoy vemos en la mayoría de los argentinos, que por las tardes devoran la pantalla desde cada casa, entusiasmados con televisores que ya no nos proporcionan entretenimiento, sino pobreza cultural. La vulgaridad se apodera de nosotros, allí donde cualquiera asume el rol de columnista para meterse en la vida de otros que ni siquiera importan, pero que la magia de los medios ha contribuido a crear como alguien que sí debe importar. Es decir, se ha hecho colosalmente efectivo y más que invasor el Homo Videns de Giovanni Sartori, donde el niño pierde su posibilidad de trascender, porque copia lo caricaturesco sin posibilidades creativas de formación. Vive lo que copia, no lo que crea. Vive lo que ve, no lo que toca.

Así, cada argentino ve lo que quiere ver. No necesariamente la verdad. Es una manera, una más, de evadirse. Lo peor no pasa por nuestra generación que ha perdido la batalla, sino por cada chico en esa casa, metido al mismo destino.

Un chico hace abstracción de lo que ve, internalizándolo como una realidad, ya que la pantalla lo aleja de otras realidades concretas. El efecto es idéntico en los mayores que no han tenido preparación cognitiva, es decir, que no han estudiado lo suficiente para ensayar las defensas necesarias ante estas situaciones.

De la observación nace lo crítico, de la imposición permanente, la naturaleza de la obsecuencia.

Escuchan lo que dijo un Presidente, pero desconocen lo que hay delante o detrás de eso. Saben lo que llora una vedet, no a quien deben votar, o el nombre de la nueva maestra de uno de sus hijos. El peor entretenimiento, se les vende como Periodismo.

“Periodismo no es preguntar a un interlocutor solamente; es identificarse con tal objeto y tal sujeto dentro de un entorno espacial y temporal, apuntando a la construcción, y propiciar un análisis posible que debe generar dialogo y discusión, retornando así al objeto y al sujeto en cuestión, para modificarlo o no, sin abandonar nunca el compromiso y desterrando la obsecuencia”. Hablamos sin dudas, de información y formación. El Debate es el camino. La Deliberación es su comportamiento Natural. Lo que se nos ofrece es deformación. Cualquier entretenimiento es necesario, esto que carece de nombre y razones, tampoco es entretenimiento. Es pobreza cultural. Hablo de deformación, por ignorancia de supuestos profesionales, o de sus intencionalidades.

Al menos muy heterogéneamente, la web viene a salvar cualquier mente en formación. Dejaremos para otro momento, aspectos positivos y negativos de tal invasión global desde 1985 hasta ahora. Lo que falta en la mayoría de hogares con estas características, indudablemente son libros. Faltaron desde tres generaciones atrás, faltan hoy. Otra lectura nos indica que cada espectador entusiasta es hoy responsable a medias, su otra mitad es víctima.

El crimen de Ángeles, ha recibido y continúa recibiendo un tratamiento vergonzoso y vergonzante. No se trata que los Medios no deban tratarlo, como tantos casos de esta Argentina lamentablemente virulenta, lo que no puede admitirse es que lo trate el conjunto de la improvisación desde un regimiento de figurones, que antes que dejar algo interesante, dejan flotar el perfume de sus propias frustraciones histriónicas falsas. Son tan despiadados como ignorantes. Quienes publican sus libros en más de un caso, también lo son. Hay algo peor, quienes cobran para favorecer medidas escandalosas; Acaba de votarse el presupuesto. La mayoría ha decidido para 2014 un dólar a 6.33, siendo que ya se paga 9.54. Una inflación del 9,9 en tanto este año será del 26 al 30%, y un crecimiento de la Economía del 6.2, aunque sepamos que no va a poder superar en el mejor caso, el 2,5 ó el 3%. Lo que votaron, es que le quede más fondos al gobierno, y menos a las provincias, sin necesidad de tener que explicar en que habrán de gastarlo.

Cuando la peor mediocridad invade tu casa por la pantalla, apoyándose en la mentira, lo mejor de tu futuro sale por la puerta de atrás.

Hay otra lectura directriz de esta gran infamia; Estupidizar la Verdad, Implica dejar Desapercibida la Corrupción. Se trata de una asociación intrínseca, que nace y muere en la soledad del espectador impotente e indefenso. Se puede hacer mucho y sin miedo por un corrupto de carne y hueso que se toca, se lo puede al menos desafiar. Pero absolutamente nada por ese mismo corrupto que enfocan las cámaras de televisión. El mensaje, es inescrupuloso para quienes no tienen la capacidad de discernimiento.

Una información que nos llegó da cuenta de los siguiente; (…) 25 de septiembre de 2013 Abuja/ Berlín/Buenos Aires/ Manila/ Rabat- Cientos de organizaciones de interés público alrededor del mundo enviaron hoy un mensaje al Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, John Ashe, y a sus líderes nacionales para demandarles que terminen con el sangriento desvío de fondos públicos a causa de la corrupción. Estos fondos podrían ser usados para reducir la mortalidad materna e infantil, asegurar educación para todos, proveer agua potable, brindar más salud y reducir los dañinos efectos del cambio climático. Todas estas, son importantes metas propuestas por los Objetivos de Desarrollo del Milenio -ODM-(…).

Y uno cree que Hay cuanto menos cinco niveles determinantes que están haciendo falta para comenzar a corregir estos temas. Pero a su vez en conflicto uno con otros;

A) son necesarios Políticos Honestos hasta que les duela serlo, lo que la mayoría de los países no tienen. B) Empresarios que entiendan de qué se trata y se comprometan. Sindicalistas que entiendan de qué se trata y se comprometan. C) Educación y desde ella, Una sociedad lúcida, liberada del atraso del Homo Videns. No alcanza con el conocimiento ya, es preciso un Cambio Mental. D) Una Justicia que sea tal y que funcione. E) Y Una comprensión y prudencia voraces, acerca del cambio Medioambiental, del deterioro planetario.

Lo contradictorio y llamativo, es que sin A, no tendremos C.

Y sin C, jamás lograríamos A, ni B, ni D, ni E.

Tenemos hoy al menos, la Esperanza de saberlo. Pero no desconocemos que si no cambiamos estos factores, mientras dure uno solo de ellos, estamos condenados al exterminio.

Como a cualquiera de Ustedes, y más allá de cualquier error, la Discrepancia, me hace Libre.