BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 16 de septiembre de 2019
LEGISLATURA BONAERENSE
“Hay cosas en las que ya no se puede volver atrás”
Tras haber obtenido al frente de la lista seccional del FpV un triunfo en la Sexta Sección en las PASO y antes de las elecciones generales de octubre, el diputado bahiense Marcelo Feliú repasó su labor en la Legislatura provincial y se animó a esbozar “la agenda futura” de la política bonaerense.”Hay cosas en las que ya no se puede volver atrás”, aseguró.
28 de septiembre de 2013
Con 44 años recién cumplidos, Marcelo Feliú ya acredita ocho como legislador provincial, precedidos por otros tantos como concejal en su natal, Bahía Blanca, la gran metrópolis del sur de Buenos Aires.

Sin duda, una trayectoria política tan extensa como signada por algunos logros que lo han llevado a tener un nombre propio cada vez más considerado tanto en la región, a la que representa en la Cámara de Diputados, como a nivel provincial y nacional.
Por estos tiempos, exhibe una victoria en la Sexta Sección Electoral de la lista para diputados provinciales que encabezó en las últimas PASO, aporte que resultó clave, según observadores, para que también la nómina encabezada por el kirchnerista Martín Insaurralde obtuviera, dentro de un panorama adverso, un triunfo en esa parte del territorio bonaerense.

Precisamente este resultado fue la “excusa” que motivó el pedido de una entrevista “a fondo” con un dirigente que, entre otros atributos, conjuga experiencia y juventud y un raro equilibrio entre la inevitable resonancia de algunas de las leyes que impulsó y que -muy en contra de su voluntad- se identifican con su nombre, y una suerte de bajo perfil, sobriedad o, si se quiere, discreción que resultan muy valorados por propios y extraños que lo frecuentan en su accionar cotidiano.

- ¿Sabía que tiene fama de no ser muy adepto a “hacer prensa”?

- No. No lo sabía y sinceramente no creo que sea así. Los medios son un instrumento fundamental en la actividad política, pero no un fin en sí mismos.

- ¿Para algunos sí lo son?

- No soy quién para decirlo. Hablo por mí, que es lo que corresponde. Trato de colaborar todo lo posible con el periodismo y les pido ayuda cuando creo que hace falta. Para comunicar muchas de las leyes en las que he trabajado, han sido muy importantes, pero trato de nunca perder de vista que el objetivo final no es el título en un diario, sino lo que esa norma supone para la vida de las personas.

- ¿Imaginaba cumplir una carrera como la que está haciendo?

- Siempre tuve claro, allí donde me tocó, que lo importante es hacer las cosas lo mejor que se puede. Lo que le corresponde a uno y está a su alcance es lo único que es posible garantizar. En mi caso agradezco tener la oportunidad de cumplir un trabajo que siento profundamente y lo menos que puedo hacer es ofrecerle resultados a quienes me pusieron acá con su voto.

- Hablando de votos, es uno de los pocos kirchneristas que puede festejar tras las PASO…

- La gente de mi sección evaluó mi tarea en forma positiva y decidió renovar la confianza a una forma de trabajar y de entender la labor legislativa. Con el mayor de los respetos, pero algunos candidatos de todos los niveles, parecen más comentaristas de ciertos temas o si se quiere, diagnosticadores de una realidad conocida por todos, que aspirantes a un cargo legislativo. A fin de cuentas esta es una elección legislativa…

- En la que están en juego muchas cosas importantes…

- Por supuesto. Pero no hay que perder de vista que con 30 años de experiencia democrática cada vez más gente entiende que no hay mejor manera de aprovechar un voto que otorgándoselo a quien mejor puede cumplir la función para la que se candidatea. No sirve votar concejales que hablan como intendentes, legisladores provinciales que hablan como gobernadores o diputados nacionales que se plantan como eventuales presidentes. No todos, pero muchos ya han aprendido la lección de lo que pasó en 2009 con De Narváez y su famoso “plan”.

- Critica a Francisco de Narváez mientras que muchos parecen cuidarlo para que le reste votos a Massa.

- Desde mi punto de vista, Massa es ahora lo mismo que De Narváez en 2009. Es decir alguien que cuenta con un desmesurado apoyo de las corporaciones mediáticas para decir muchas cosas que determinados medios instalan como necesidad para mucha gente. El tema es que después las decepciones terminan siendo directamente proporcionales al tamaño de las expectativas que se generaron. No se puede decir cualquier cosa con tal de ganar un voto. Por caso, yo escucho a candidatos a legisladores provinciales hablar de asuntos de incumbencia federal con una impunidad alarmante. En lo personal prefiero ceñirme estrictamente a lo que hice, porque es prueba concreta y suficiente para que se me pueda evaluar. Y en base a eso, recién hablar de lo que pueda llegar a hacer en un nuevo período como legislador.

- A propósito, después de haber impulsado leyes como la Fertilización Asistida Gratuita, Protección del Vivienda Única, Agilización de Trámites de Adopción o Muerte Digna ¿Qué proyectos tiene en carpeta?

- Ninguna de esas leyes fue, en su etapa de gestación, material de campaña. Por supuesto que tengo proyectos, pero fundamentalmente tengo una forma de entender y asumir la actividad legislativa.

- ¿Habrá una nueva agenda a partir de diciembre?

- No dudo que a partir de diciembre se va a instalar una nueva agenda legislativa, abocada a temas muy concretos como los que tienen que ver con la seguridad y aquello que se puede hacer desde una Legislatura para favorecerla, o en el caso específico de la región de la que provengo, vinculados a una problemática muy compleja como es el suministro del servicio de agua potable.

- Todo un tema el problema del agua en Bahía…

- Para resolverlo de fondo hay que pensar en construir un nuevo acueducto cuyo costo excede las posibilidades presupuestarias de la Provincia. Se entenderá que no es serio que sólo porque queda bien yo hable de eso en campaña livianamente, porque es lo que mucha gente de mi región está esperando oír. Sí puedo, como legislador, abordar la temática de los Organismos de Control que deberían garantizar la correcta prestación de este servicio público y estoy abocado al estudio del tema.

- ¿No teme perder el entusiasmo en la producción legislativa?

- Es que, discúlpeme, pero no planteo mi actividad desde esa perspectiva ni mucho menos. Uno no anda por la vida buscando qué ley puede hacer que llame la atención. Más bien hay problemas y, a veces, las soluciones a esos problemas pueden ser políticas y a partir de lo legislativo. Entonces se los aborda. Así lo he entendido a lo largo de toda mi actividad tanto como concejal como diputado provincial. Y, en la búsqueda de un equilibrio, me ha ayudado mucho haber crecido y haber aprendido como opositor y ahora tener que defender un oficialismo.

- ¿Estima que por eso es valorado su trabajo, incluso por miembros de otros partidos?

- No sé si es valorado. Busco de tener un trato correcto. En mi caso, comencé como concejal opositor a uno de los intendentes más reconocidos del país en aquel tiempo como era el radical Jaime Linares. Como suele decirse, hubo que remarla un montón para ganarse un lugar, pero también fue un aprendizaje. Por eso cuando ahora desde la Comisión de Asuntos Constitucionales me toca viabilizar propuestas y proyectos que vienen de otros partidos, puedo decir que me pongo en el lugar del otro y, dentro del juego político, ayudo todo lo que puedo, cuando la propuesta lo amerita. Lo mismo sucede a la hora de buscar consensos. Casi tanto como algunas leyes que he impulsado, en sí mismas, me llena de satisfacción el detalle, para nada menor, de que hayan salido por unanimidad. Creo que es un buen mensaje, que los acuerdos superen a las diferencias partidarias.

- Mauricio Macri dijo que él se hubiera abstenido cuando se sancionó la Ley de Fertilización Asistida Gratuita. ¿Lo sorprendió?

- No sólo no me sorprendió, sino que me tranquilizó, porque puso algunas cosas en su lugar. Macri defiende un proyecto de país que no es precisamente el que procura ampliar derechos y extender beneficios, entonces reconocimientos de ese tipo, sinceran las cosas y permite establecer de qué lado está cada uno. Quienes votan a Macri saben qué están defendiendo, que entre un derecho para todos y un negocio para pocos, él va a propiciar esto último porque es su forma de entender el mundo y la economía. Lo complicado es cuando vienen con el sable abajo del poncho, o se suben sólo a lo que les conviene para caer simpáticos. No se puede estar a favor de la Asignación Universal por Hijo y oponerse a la estatización de los fondos de las AFJP porque una cosa inexorablemente va atada con la otra.

- ¿Otra vez le está “pegando” al massismo?

- Trato de no pegarle a nadie. En especial si alcanza simplemente con describir realidades para que cada quien saque sus propias conclusiones. En el caso concreto de mi región, aquello que se presenta o se titula como “Renovador”, está manejado por personas que hace décadas que están agarradas al poder y que, sin embargo, no podrían presentarse ellos a ninguna elección porque no los vota nadie. La contradicción es tan evidente que ni se necesita juzgarla o evaluarla. Alcanza con mostrarla.

- ¿Sabe que algunos dicen que usted “no parece kirchnerista”?

- Me han llegado comentarios al respecto. Me parece que no escapan a esta lógica de blanco y negro que se pretende instalar deliberadamente para gestar un enojo social que no comprendo ni comparto y me parece irresponsable. Cuando me lo dicen, siempre respondo lo mismo: ni una sola de las leyes que me hicieron ser valorado como legislador hubieran sido posibles en otro contexto de país que no sea el que venimos teniendo desde 2003 a la fecha. Una ley como la Fertilidad Asistida existe gracias a que existió un Gobierno como el de Néstor Kirchner y existe uno como el de Cristina Fernández, y hubo un gobernador que como Daniel Scioli, que tuvo el coraje de tomar la decisión de impulsarla. Esa es la verdad.

- ¿Lo rescata a Scioli como kirchnerista?

- Creo que la lealtad del gobernador al proyecto nacional está fuera de toda duda. Más allá de todo lo que se diga, a la hora de la verdad, está siempre en el mismo lugar y eso termina siendo otro dato de la realidad.

- Usted está directamente vinculado al ministro del Interior, Florencio Randazzo…

- Mi relación con el ministro Randazzo es pública y notoria. Lo conozco hace mucho tiempo, lo aprecio y lo admiro por su capacidad y su calidad humana. A mí, como argentino, me tranquiliza que alguien de sus condiciones esté a cargo de las cosas que está a cargo y me parece que son cada vez más los que están cayendo en la cuenta de esto que digo. Los problemas que él ha pedido abordar no son precisamente lo más sencillos de resolver y sin embargo se están empezando a ver los resultados, aun cuando tratándose de lo que se trata, hay riesgo constante de malas noticias. Eso es muy valorable.

- ¿Influye ese vínculo en su relación con sus pares en la Legislatura?

- No lo sé, creo, primero, que él no avalaría ninguna insensatez y segundo, si bien trato de conversar con él cada vez que puedo, no tengan duda que está ocupado por cuestiones aún más complejas que las que aquí tratamos.

- ¿Lo imagina como candidato a gobernador?

- Es alguien que está ampliamente capacitado para ocupar ese cargo o cualquier otro, pero precisamente por esa capacidad e inteligencia le puedo asegurar que ni él piensa en eso ni quienes estamos cerca de él nos atrevemos a evaluarlo como una posibilidad, mucho más cuando se tiene en las manos un desafío tan enorme como reconstruir el sistema ferroviario, nada menos. No se puede encarar semejante empresa si se tiene aunque sea el menor afán especulativo.

- ¿Y usted piensa en ser candidato a intendente en Bahía Blanca en 2015?

- Es que no hay otra lógica posible. En mi caso estoy poniendo a consideración de la gente de mi ciudad y mi región que me renueven su confianza para ser legislador provincial por tercera vez y les pido que a la hora de evaluar si me la otorgan otra vez, vean lo que hice. Más aún, como impulsor de un grupo político que vengo conformando desde hace años, independiente, y yo diría a pesar de lo que han sido los factores de poder tradicionales de Bahía Blanca y la zona, hasta nos hemos arriesgado a conformar una lista de concejales desde la certeza que la interactuación entre ediles y legisladores provinciales sin dudas será provechosa y beneficiosa para la ciudad. Yo, como legislador podré hacer mucho más si cuento con concejales con mi misma forma de hacer y entender las cosas. Confío en que nos irá bien.

- Esa expresión de “a pesar de lo que han sido los factores de poder tradicionales”, no se puede dejar pasar por alto. ¿A qué se refiere?

- A que hace muchos años que tomé la resolución de ser yo quien tenga la última palabra sobre mi destino político. La única persona que puede decir que me ayudó en mis inicios se llamaba Olga Abraham y hace más de diez años que falleció. Todo lo que vino después de ella, puedo decir que me lo ha dado la confianza que depositó en mi primero Néstor y ahora la presidenta, a través de Florencio, producto creo de mi tarea legislativa, de un grupo de trabajo que me ayuda en todo momento y de los votos que la gente me ha dado a partir de los resultados. Y si alguien intentó sacarme del medio, los hechos demuestran que muy bien no le ha ido.