BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 17 de julio de 2019
OPINIÓN
Consejos para el nuevo activista político
Por Ricardo Raúl Benedetti. El secretario de Acción Política de Unión por Todos brinda una serie de sugerencias p ara los nuevos entusiastas y transformadores de la vida social.
23 de octubre de 2013
Estamos en el tiempo de encontrarnos en la intimidad del cuarto obscuro para elegir a nuestros futuros representantes, y a modo de película me surgió la memoria del extenso camino transitado, en esta herramienta de transformación que abrazo apasionado: la política.

Seguramente todos los que estamos en esta vereda de la construcción social, recordemos el motivo o argumento que nos acercó por vez primera a la vida política, podrá ser algún hecho indignante o escandaloso como lo fue en mi caso (combatir el negocio ilegal de la basura en la city porteña, producido en la intendencia de Carlos Grosso allá por los ´90) o la rebeldía propia de todo adolescente que observando el mundo de los adultos, pretendimos cambiarlo para bien.

Estos fueron los primeros objetivos e ideales que grabamos indeleble en nuestra mente, e imprimimos a fuego en nuestro joven corazón; la época en la que comenzamos a dar nuestros primeros pasos en este complejo universo político, procurando mejorar la humanidad con nuestras acciones, fortaleciendo la pasión puesta en cada acto y palabra otorgada, entregándonos incondicionalmente a esa causa maravillosa que día a día fue tomando forma, y que no es más que un concepto colectivo de sociedad, en el que cada grupo levanta sus banderas sociales predilectas, soñando todos por un mundo distinto que sin lugar a dudas, es y será mejor al que habitamos.

Y en este inicio del camino político el activista principiante, entusiasta y juvenil, puede quedar entrampado en acciones vagas y promesas ilusorias producto de sus ansias de ser activo partícipe en la búsqueda de los cambios que promueve, y particularmente por el embelesamiento que algún líder de turno le pueda provocar, alimentado por objetivos personales que lo impulsen a usar y abusar de esta falta de experiencia.

Esta acogida utilitaria que le brindan gustosos algunos experimentados referentes, provoca frustración y abandono en masa de estos jóvenes idealistas al descubrirse usados para beneficio de otros, desperdiciando un capital humano clave y necesario, para alcanzar utópicas realidades que sabemos perseguir.

En este sentido, y apoyándome en lo aprendido durante estos años, reflexioné sobre algunos consejos que espero sean de provecho para estos nuevos entusiastas y transformadores de la vida social:

• Sean plenamente leales a sus principios: Este es el primero de los consejos y el más importante, el que rige a todos los demás. No hay promesa de cargo, trabajo o encumbramiento personal que sea superior a los principios que sostenemos. No existe mejora alguna a nuestra vida, si la oferta implica silenciar aquello que mantenemos como nuestros valores, mucho menos apoyar ideas contrarias a las que sostenemos. No existe referente, líder o persona alguna que merezca mayor lealtad, que aquella que le brindamos a nuestros principios.

• Sepan callar a tiempo, y construir estratégicamente: El silencio es tu mayor aliado a la hora de planificar acciones y metas. El medio político se alimenta de rumores y comentarios de pasillo (reales o inventados) y una palabra de más que podamos compartir ingenuamente, sin lugar a dudas será utilizada por tus rivales, en tu contra. Y si no te queda muy claro lo antedicho, ten en cuenta que en este medio tan competitivo, todos se ubican aunque vos así no los veas, como tus potenciales adversarios, sin excepción.

• Armen alianza con pares. Fundamental el intentar establecer un marco de confianza mutua con tus pares a modo de protección personal y con vistas a un futuro armado para el alcance de objetivos, antes que con tu referente. La creación de un espacio colectivo de referencia es vital para todo el desarrollo de tu vida política. Hay que entender que para el referente político, te tenga o no estima y por un defecto de la formación profesional, te visualiza como si fueras una pieza de un tablero de ajedrez. Siempre resultará una opción sacrificarte, en pos de un objetivo que valoren superior.

• Tener memoria del motivo original que te trajo al activismo político. En el camino es muy común olvidar aquello que nos impulsó a elevar nuestro compromiso público, enfrascándonos en armados estratégicos que sólo nos ubican en la búsqueda del poder, borrando temporalmente de la memoria el uso que le íbamos a dar a esa potestad, al momento de alcanzarla. Contar con un recordatorio permanente del motivo de ingreso en estas lides, resultará una guía fundamental a la hora de tomar decisiones, y marcar la verdadera senda a seguir.
Lealtad, únicamente a los principios; guardar silencio prudente de tu sentir y pensar; hacer equipo con tus pares; y por sobre todas las cosas memoria, de aquella primaria idea de la realidad que a la vida política te acercó, para transformarla.

Ricardo Raúl Benedetti es secretario de Acción Política de Unión por Todos
@Ricbenedetti Ricardo@ricardobenedetti.com