BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 19 de julio de 2019
OPINIÓN
La democracia que supimos conseguir
Por Ivana Bianchi. A propósito de los comicios del domingo, la diputada nacional de Compromiso Federal se refirió a los 30 años que se cumplen de la recuperación democrática.
29 de octubre de 2013
Este domingo 27 de octubre los argentinos vivimos una jornada electoral muy especial. Por supuesto que todas las elecciones son especiales en cierto modo, ya que brindan al pueblo, al soberano, la posibilidad de expresar su voluntad en las urnas y marcar el rumbo que quiere dar a su comunidad, ya sea municipio, provincia o la Nación misma.

Durante los días de campaña, mucho se ha dicho y escrito sobre las cuestiones coyunturales, algunas de ellas urgentes y graves, que atraviesa nuestro país, en un presente signado por el desconcierto y la falta de certezas acerca del rumbo de los argentinos en el corto y mediano plazo.

Yo quisiera hoy, sin dejar de lado esas cuestiones que sin dudas son importantes, centrar la mirada un poco más allá y destacar el proceso histórico que estamos viviendo: 30 años ininterrumpidos de democracia, que constituyen el período democrático más largo en nuestros 200 años de historia. Nuestra generación tiene el orgullo de poder ser protagonista de éste ciclo.

A pesar de ello, Argentina sigue siendo un país que vivió la mayor parte de su historia bajo dictaduras o gobiernos democráticos efímeros y transitorios. En esto pensaba cuando me conmovía el domingo pasado al ver a decenas de ancianos que no tenían ya la obligación de votar, concurriendo igual a las urnas, algunos apenas pudiendo caminar, otros con bastón y hasta en silla de ruedas: se notaba en ellos el peso de haber vivido la mayor parte de sus largas vidas con “las urnas bien guardadas” como en su momento se jactó de decir Galtieri.

Por eso es que nuestra generación tiene también la enrome responsabilidad de consolidar la democracia y mantenerla en el tiempo, para que nuestros hijos y nietos puedan vivir en un país en el que el grito sagrado de “libertad, libertad, libertad” sea una realidad cotidiana, y permanente de la que podamos disfrutar todos, para siempre.

Ir a votar cada dos años es importantísimo, pero sabemos que no lo es todo. Cada día debemos perfeccionar las instituciones de gobierno para que realmente cumplan con la función de representar los intereses de la gente y velar por el bien común. Y sabemos lo mucho que nos falta para gozar de una democracia que esté a la altura de lo que nuestro pueblo merece, y por lo que ha luchado: porque no debemos olvidar nunca a qué alto precio, precio de sangre, la hemos conseguido con el esfuerzo colectivo de todos los diversos sectores.

Es por eso que no debemos permitir dos grandes imperfecciones que debemos remediar:

Una es que los gobernantes de turno construyan un relato en el que ellos quedan como los únicos o tal vez mejores protagonistas de los logros a los que probablemente hayan contribuido, pero que en realidad son de todos: como por ejemplo la política de Derechos Humanos y construcción de la memoria.

La otra gran imperfección de éste ciclo, es la inexistencia de consensos sobre las políticas de Estado, que puedan ser sostenidas a lo largo de las décadas y a través de la sucesión de gobiernos. Si algo ha caracterizado a éstos 30 años es que cada nuevo gobierno deshizo lo que había hecho el anterior y pretendió re-fundar la Nación. En esto estoy segura de que los sanluiseños hemos hecho una inmensa contribución a la historia argentina, demostrando que SE PUEDEN implementar políticas de Estado en el largo plazo y que dan resultado. Hace 30 años ésta provincia que estaba entre las más atrasadas de la Nación y que era poco más que un desierto… decidió un rumbo, construyó consensos y puso manos a la obra para hacer realidad muchos sueños que hoy todos disfrutamos, que dio como resultado una provincia que está a la vanguardia a nivel nacional en educación, infraestructura, transporte, deporte, vivienda, comunicaciones, tecnología y mucho más.

El mensaje de las urnas de éste domingo fue claro: los argentinos queremos más y mejor democracia.

Que éstos festejos de tan feliz aniversario, no queden sólo en eso y renueven nuestro compromiso de saber que sólo tendremos una Argentina mejor cuando seamos mejores ciudadanos, que darán como fruto mejores políticos y dirigentes.

Por la generación que nos precedió, y que soportó largas dictaduras…

Por los que lucharon para recuperar la libertad…

Y por nuestros hijos

Trabajemos sin descanso para consolidar y perfeccionar ésta democracia haciendo de ella uno de los “eternos laureles que supimos conseguir”.