BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de julio de 2019
OPINIÓN
Constitucionalidad de la Ley de Medios Audiovisuales
Por Nancy González. La diputada del FpV de Chubut valoró la “batalla” dada en el tema de la norma cuya constitucionalidad acaba de aprobar la Corte.
30 de octubre de 2013
En octubre de 2009, hace exactamente cuatro años, llegábamos al final de un larguísimo proceso de debate que culminó el 10 de octubre con la sanción de la Ley de Medios. En aquel momento sabíamos que era una medida que, lejos de agraviar a nuestra Constitución Nacional, venía a ampliar derechos para todos los argentinos, como tantas otras normas que hemos sancionado desde el Congreso Nacional en los años que hemos tenido el honor de formar parte de ese cuerpo.

Sabíamos que con esta norma estábamos enfrentando directamente a poderosos intereses económicos, intereses que durante años han tenido el privilegio de monopolizar la información, fabricando de esa manera una realidad acorde a sus propios objetivos.

Pero dimos la batalla, una batalla que hoy llegó a su fin luego de muchas idas y vueltas, luego de muchas injusticias. El máximo tribunal de la nación nos ha dicho hoy lo que siempre supimos y siempre repetimos, a pesar de todo el humo que quisieron vendernos.

La Ley de Medios que votamos y aprobamos no afecta el derecho a la libertad de expresión del Grupo Clarín ni de ningún otro, ya que regula el mercado de medios de comunicación sin efectuar distinción alguna respecto a los sujetos alcanzados por sus disposiciones.

Dijo también la Corte que "los medios de comunicación tienen un rol relevante en la formación del discurso público, motivo por el cual el interés del Estado en la regulación resulta incuestionable", y luego los ministros argumentaron que es lícita la "sanción de normas que a priori organicen y distribuyan de manera equitativa el acceso de los ciudadanos a los medios masivos de comunicación".

Como sociedad debemos tomar lo sucedido aquí como un aprendizaje, debemos estar atentos y no dejarnos engañar. Los intereses de las multinacionales, de las grandes empresas, de las corporaciones, no son los del pueblo, y nunca van a serlo puesto que solo les interesa hacerse más y más ricos. Lo único que se interpone entre la voracidad de los grupos económicos y los intereses del pueblo es el Estado Democrático. Un Estado sostenido por le gente, que lucha por y para ellos, un estado que debemos cuidar y al que debemos vigilar entre todos. Ojalá esta Ley de Medios tan esperada comience a aplicarse, para que nunca más los grupos económicos corporativos nos dibujen una única realidad a su antojo, para que podamos oír mas voces, para que podamos expresarnos más libre y democráticamente.