BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 30 de mayo de 2017
OPINIÓN
Un país sin Código
Por Rubén Giustiniani. El senador cuestiona la manera como concluyó la reunificación de los códigos, con un freno primero y una reactivación posterior del tema.
26 de noviembre de 2013
El gobierno anunció que la aprobación del Código Civil se pasa al 2014, abriendo así un increíble interrogante.

El tratamiento de un nuevo Código Civil y Comercial arrancó con un amplio consenso, una Comisión Redactora integrada por más de 100 juristas encabezada por miembros de la Corte, audiencias públicas que se realizaron en todo el país con participación de organizaciones sociales y políticas, y la voluntad de que este año, después de más de 100 años de vigencia del Código de Vélez, Argentina tuviera un nuevo Código.

Primero el kircknerismo paralizó el proceso, luego que la Corte declarara inconstitucional la ley del Consejo de la Magistratura, y lo activó de golpe con posterioridad a la constitucionalidad de la ley de medios. Ahora, otra vez unilateral y discrecionalmente, posterga su tratamiento hasta el año que viene.

En el andar, el kircknerismo realizó 170 modificaciones al proyecto original deformando su esencia, quitando cuestiones esenciales como:

1- El derecho al acceso al agua potable como derecho humano, en beneficio de las empresas mineras.

2- El carácter social de la propiedad como lo establece nuestra Constitución Nacional.

3- La propiedad comunitaria de la tierra de los pueblos originarios.

4- La responsabilidad civil del Estado y de los funcionarios públicos en detrimento de la protección de los derechos de los ciudadanos.

5- La determinación de mediación y arbitraje que afecta la soberanía, favoreciendo así a Chevron.

6- La posibilidad de legislar sobre fertilización asistida que afecta a muchísimas familias.

Las mutilaciones realizadas son graves e inaceptables, la metodología de idas y vueltas es una falta de respeto a todos quienes participaron del proceso.

El Gobierno sigue transitando una Argentina sin Código.