BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 16 de febrero de 2019
NOTICIAS
En una tensa jornada, el FpV consiguió aprobar la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales y casi un centenar proyectos
La ausencia de la oposición y bajas propias le imprimieron tensión a la sesión, que se interrumpió con un cuarto intermedio. El oficialismo logró reunir el número para darle media sanción a la nueva empresa estatal y un paquete que incluye beneficios para trabajadores telefónicos y televisivos.
26 de noviembre de 2015
En una tensa y acalorada jornada, el Frente para la Victoria reunió el quórum necesario para aprobar la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales y un paquete de casi un centenar de proyectos, en medio de una transición de gobierno que exhibió fisuras en el bloque oficialista.

El kirchnerismo logró concretar la sesión especial de este jueves sin la presencia del grueso de la oposición, que se negó a avalar el tratamiento de los proyectos a pocos días del recambio de gobierno, que será asumido por Mauricio Macri el 10 de diciembre.

La sesión, con un temario cerrado predeterminado por el Frente para la Victoria, comenzó a las 12.30 gracias al aporte de ocho diputados opositores, ya que el kirchnerismo sufrió la ausencia de una decena de diputados y no tenía quórum propio.

Dieron su respaldo los tres integrantes de Unidad Popular de Claudio Lozano; Victoria Donda (Libres del Sur); los tres miembros del Frente de Izquierda referenciado en Nicolás Del Caño y Alcira Argumedo (Proyecto Sur).

También ayudaron a reunir el número reglamentario para sesionar algunos aliados tradicionales del Frente para la Victoria: los diputados del Partido Solidario que preside Carlos Heller, el radical disidente Eduardo Santín, Ramona Pucheta (FIS), Alicia Comelli (MPN), el fueguino Oscar Martínez y el sindicalista Omar Plaini.

El kirchnerismo sufrió al inicio una baja llamativa, la de Carlos Kunkel, sumada a la de los sindicalistas Oscar Romero y Carlos Gdansky; el misionero Oscar Redzuk (por enfermedad) y dos aliadas del Frente Cívico por Santiago que responden a Gerardo Zamora, entre otros.

También padeció la ausencia de Dulce Granados, quien dio quórum, pero luego se retiró para concurrir al casamiento de su hija.

Los bloques de la alianza Cambiemos, el Frente Renovador y Compromiso Federal de Adolfo Rogríguez Saá, así como el Partido Socialista y el GEN de Margarita Stolbizer habían anunciado en la previa que no participarían de la sesión.

“Es un despropósito avanzar en temas trascendentes como YCF, que hay que poner 5.000 millones de pesos que no están en el Presupuesto (2016)”, había reprochado el jefe del bloque radical, Mario Negri.

No obstante, la iniciativa fue aprobada por 129 votos positivos del Frente para la Victoria, sus aliados y el puñado de opositores que habían garantizado el número reglamentario para sesionar.

Inmediatamente después, los tres diputados riojanos del oficialismo –Javier Tineo, Teresita Madera y Griselda Herrera- se levantaron de sus bancas, y el bloque conducido por Juliana Di Tullio se quedó sin quórum.



La sesión pasó entonces pasó a un cuarto intermedio para continuar con el resto del temario, pero el debate estuvo nuevamente al borde del fracaso, tanto por ausencias propias como por el persistente rechazo opositor.

El temario incluía proyectos para que telefónicos y trabajadores de televisión participen de las ganancias empresarias, y las gradas se colmaron de representantes del sector que imprimieron presión a los legisladores para tratar ambas propuestas.

“¡Vuelvan al recinto para que festejemos todos los trabajadores!”, exclamó Víctor De Gennaro, de Unidad Popular, y su par Claudio Lozano se preguntó “qué transición democrática se puede estar entorpeciendo por resolver el problema de la comunidad de Río Turbio”, en referencia a la discusión anterior.

“Estamos convencidos que estamos votando leyes que son a favor de los trabajadores”, aportó Victoria Donda, otra de las opositoras que se mantuvo en su banca.

Tras más de dos horas de plena tensión, llamados telefónicos y negociaciones, el Frente para la Victoria consiguió reunir el número requerido para aprobar un paquete en una sola votación.

Fue gracias a los mismos diputados opositores que habían garantizado el quórum antes del cuarto intermedio y otros oficialistas que se sumaron más tarde, como Kunkel y la bonaerense Gloria Bidegain, quien no había estado al principio.

El hombre que finalmente garantizó el quórum fue el tucumano oficialista Isaac Bromberg, quien ingresó al recinto en medio de un estallido de aplausos.