BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 20 de mayo de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
El discurso completo de Horacio Rodríguez Larreta
Acceda a las palabras textuales del jefe de Gobierno porteño en la apertura del XIX período de sesiones ordinarias en la Legislatura porteña.
1 de marzo de 2016
Señor Vice Jefe de Gobierno, Diego Santilli.

Señora Vicepresidente 1° de la Legislatura, Carmen Polledo.

Señoras y Señores Legisladores.

Invitados y autoridades de la Ciudad.

Amigos, querida familia, vecinos:

Estamos muy contentos y muy orgullosos de estar llevando adelante esta gran responsabilidad que nos dieron los vecinos de Buenos Aires.

Iniciamos esta nueva etapa con mucho entusiasmo y compromiso.

Durante los años como Jefe de Gabinete, tuve el honor de venir regularmente a esta Legislatura a dar cuentas de las transformaciones que estábamos haciendo en la Ciudad.

Hoy vuelvo a tener el honor de estar ante ustedes como Jefe de Gobierno, para abrir las sesiones ordinarias de este año.

Mi responsabilidad es sin duda mayor, pero mi actitud va a seguir siendo la misma: la de rendir cuentas siempre, con humildad, ante los vecinos de Buenos Aires.

Estamos ante una oportunidad enorme. Recibimos una Ciudad que está preparada para dar el gran salto y desarrollar todo su potencial.

Y esa oportunidad que tenemos enfrente los vecinos, es posible gracias a una forma distinta de gobernar que impulsamos en la Ciudad con el liderazgo de Mauricio Macri, y que vamos a continuar.

Para nosotros, gobernar es estar cerca.

Gobernar es escuchar. Escuchar a todos, a los que piensan como nosotros y sobre todo a los que piensan diferente, porque son ellos de quienes más aprendemos. Las distintas miradas, los distintos puntos de vista, solamente nos enriquecen y nos hacen mejorar.

Gobernar es decir la verdad, es comprometerse y cumplir. Es no creernos infalibles, escuchar a los que saben de cada tema y tener la humildad de reconocer cuando nos equivocamos, corregirlo y avanzar.

Gobernar es mirar para delante. Es trabajar por un futuro mejor para nuestros hijos.

Gobernar es servicio, gobernar es servicio: es hacer para que los chicos, las mujeres y los hombres de la Ciudad vivan mejor.

Gobernar es cuidar. Cuidar a todos, y especialmente a los que más lo necesitan.

Ahora quiero hablar de la famosa “herencia” recibida. Y la verdad es que estamos muy orgullosos de la Ciudad que recibimos.

Buenos Aires está cambiando.

Hoy, el punto de partida es otro. Muchos problemas que venían de años los fuimos solucionando juntos.

Los porteños vivíamos de una manera y ahora empezamos a vivir de otra.

Hoy, un chico de una escuela primaria porteña ya estudia inglés desde primer grado, tiene una notebook conectada a internet en toda la Ciudad, empieza las clases en tiempo y forma, y tiene su vacante asegurada desde los 4 años.

También hoy, 8.600 chicos reciben en sus primeros años de vida la alimentación, el amor y el estímulo que necesitan para llegar a la escuela en igualdad de condiciones, en los 62 Centros de Primera Infancia que hay en nuestra Ciudad.

Que además le permiten a más de 8.000 mamás y papás ir a trabajar sabiendo que dejaron a sus hijos en buenas manos.

Hoy, los vecinos se atienden en hospitales mejor equipados. En 13 de ellos se puede sacar turno por teléfono.

Incluso, pueden atenderse más cerca de su casa, en uno de los 7 nuevos Centros de Atención Primaria que hay en la Ciudad.

Y además, los vecinos de Buenos Aires contamos con un servicio de emergencia de excelencia, el SAME, que es de los mejores del mundo.

Hoy, las plazas y los parques dan brillo a nuestra Ciudad, que es el brillo de los miles y miles de vecinos que hacen deportes, juegan al fútbol, salen a correr, toman mate, leen, ¡almuerzan cuando cortan el trabajo al mediodía! Y eso es porque están mejor cuidadas y mejor mantenidas.

Hoy, miles de vecinos pueden dormir tranquilos cuando llueve, sin el miedo a perder en unas horas el esfuerzo de años, porque mejoramos el problema de las inundaciones.

También hoy los vecinos se mueven por Buenos Aires en un transporte público que está mucho mejor y que les devolvió tiempo. Más tiempo para estar con su familia, para estudiar, o para hacer lo que más les guste, porque hay carriles exclusivos, porque hay cada vez más líneas de Metrobus, y porque moverse en bici por la Ciudad es una opción que cada vez más y más vecinos eligen.

Hoy, ya reciclamos la mitad de la basura que generamos.

También hoy tenemos las Comunas, que acercan el Gobierno a los vecinos, para que podamos hacer cada vez más trámites cerca de casa.

Hoy, los vecinos del Sur de la Ciudad tienen servicios de mejor calidad: mejor educación, mejor salud, mejor transporte y mejores plazas donde disfrutar.

La sede del Gobierno porteño está hoy en el Sur de la Ciudad, frente a uno de nuestros parques más lindos y emblemáticos: el Parque Patricios.

Esa es la herencia que recibimos y que nos abre enormes perspectivas a futuro.

Y lo más emocionante, es que todo esto lo hicimos juntos. Superando nuestros prejuicios, dejando de lado nuestros miedos, equivocándonos, escuchando y aprendiendo.

En esta transformación, todos ustedes, señores legisladores, tuvieron mucho que ver.

La Legislatura porteña es un ejemplo permanente de diálogo.

Podemos decir, con orgullo, que todas las leyes que salieron de esta Casa nacieron del consenso, con el aporte de cada uno de los bloques.

Acá somos testigos de debates apasionados, de discusiones acaloradas, pero siempre con respeto y en busca de lo mejor para los vecinos.

De este cuerpo legislativo salió, por ejemplo, la Ley que posibilitó el Metrobus de Buenos Aires, que beneficia a millones de vecinos.

También el Sistema de Cobertura porteño de salud, la Ley de Evaluación Integral del Sistema Educativo, y recientemente, el traspaso de las fuerzas de seguridad a la órbita de la Ciudad.

En estos ámbitos de discusión y debate, alguien podría sentir que a veces ganan unos y a veces ganan otros, pero en realidad pienso que cuando hay diálogo, siempre, siempre ganamos todos.

A pesar de todo lo que avanzamos, somos los primeros en reconocer que aún queda mucho por hacer.

Por eso, nos comprometemos a seguir trabajando en lo que falta.

Y quiero destacar el valor del compromiso, que es el valor de la palabra.

Sabemos que detrás de cada compromiso que asumimos, detrás de cada proyecto, de cada obra, de cada servicio que nos comprometemos a llevar adelante, hay vecinos que se ilusionan, que sueñan, que proyectan, que planifican y que toman decisiones.

Y eso es porque creen, porque en estos años les demostramos que pueden confiar.

A todos los vecinos quiero decirles que estén seguros: si nos comprometemos, lo vamos a hacer.

Si nos comprometemos, lo vamos a hacer.

Tenemos grandes desafíos por delante para que los vecinos vivamos todos los días un poco mejor.

Poder trabajar en equipo con el Gobierno Nacional y con la Provincia de Buenos Aires nos abre enormes perspectivas para avanzar en temas en los que solamente se puede mejorar si se hace en forma coordinada.

Bajo esa premisa, vamos a seguir construyendo una Ciudad más justa y equitativa. Para eso la educación, la salud y el apoyo a los que más lo necesitan es clave.

Empecemos por lo más importante, que son los más chicos.

Nuestro compromiso es que más y más chicos de todos los barrios de la Ciudad lleguen a la escuela en igualdad de condiciones.

Por eso, además de continuar nuestra política de Centros de Primera Infancia, las 30 nuevas escuelas que vamos a construir en los próximos años, las 30 nuevas escuelas, van a tener sala de 3.

Y porque creemos que la educación temprana es clave, en los próximos años los que van a sala de 5 van a tener las herramientas que necesitan para empezar a formarse en la cultura digital.

Hoy la educación digital alcanza a los alumnos de toda la primaria. Ahora nos comprometemos a llegar a los más chicos. Les vamos a entregar notebooks a las maestras de jardín para mejorar su capacitación.

Además, vamos a ir equipando los jardines con mesas digitales y tablets para que los chicos puedan desarrollar sus habilidades que van a mejorar su desempeño escolar.

Y para los jóvenes, vamos a fortalecer programas de educación como “Terminá la Secundaria” y “Aprender Trabajando” para que todos los años 3.000 alumnos que hoy no completan sus estudios, puedan hacerlo.

Y como creemos que el aprendizaje es algo que nos acompaña a lo largo de toda la vida, vamos a hacer que 100 mil adultos mayores sean parte del mundo que se abrió con las nuevas tecnologías.

Los vamos a ayudar a que puedan manejarse mejor con internet aumentando los talleres gratuitos, y les vamos a facilitar tablets para que hagan trámites con programas especialmente diseñados, para que usen Redes Sociales y se comuniquen con sus familiares, con sus amigos y sus seres queridos cada vez que quieran.

Y además, vamos a seguir trabajando para incluirlos, para que puedan volcar su amor y experiencia ayudando a los que más lo necesitan.

Como lo hacen por ejemplo en los Centros de Primera Infancia, en donde juegan, cuidan, leen cuentos a los más chicos, y transitan esa etapa de su vida con el corazón lleno de felicidad.

Otro tema muy importante, en el que avanzamos y todavía queda mucho por mejorar, es la salud. Otra de nuestras grandes prioridades.

Vamos a promover que todos los padres, vivan donde vivan, puedan llevar a sus hijos al pediatra al menos 7 veces en su primer año de vida, que es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Y para acercar la salud a la casa de los vecinos, vamos a garantizar un centro de salud a 15 minutos en transporte público.

También vamos a seguir avanzando en nuestra convicción de desarrollar el Sur, generando trabajo y llevando un mejor transporte, mejores escuelas, mejores plazas y mejores centros de salud.

La posibilidad de trabajar en equipo con el Gobierno Nacional, nos va a permitir integrar y mejorar la forma en que se vive en las villas de la Ciudad, ya que muchas están sobre terrenos nacionales, que necesitamos que nos traspasen para poder empezar.

Tenemos la experiencia de Piletones, donde de la mano de Margarita Barrientos, logramos que los vecinos del barrio hoy vivan mejor.

Integrar las villas es un proceso que lleva tiempo y que no se impone, se hace dialogando, se hace en equipo con los vecinos. Y siempre con el apoyo de referentes sociales como ella.

Y en cuanto a vivienda, a partir de la puesta en marcha de la economía nacional, se va a facilitar el acceso al crédito. Así vamos a poder extender los créditos del Banco Ciudad, y junto a los créditos hipotecarios nacionales más familias van a poder cumplir el sueño de la casa propia.

Otro desafío que estamos preparados para enfrentar, consiste en mejorar la forma en que los porteños nos relacionamos, la manera en que nos encontramos en el espacio público, que es el espacio de todos.

Y uno de los principales temas que perjudica ese vínculo, que nos pone de mal humor, es el tránsito.

Vamos a seguir trabajando para ordenarlo y aliviarlo, priorizando el transporte público y mejorando la seguridad vial.

Tenemos proyectados ocho nuevos Metrobuses en los próximos 4 años.

Tres son urbanos, para seguir avanzando en nuestro compromiso de devolverle tiempo a los vecinos.

Y gracias al trabajo en equipo con la Provincia de Buenos Aires, vamos a construir 5 interurbanos para que los que vienen de provincia viajen mejor, dejen el auto en su casa, elijan el transporte público, y así podamos aliviar el tránsito en la Ciudad.

También vamos a seguir con las mejoras en el subte. ¿Cuántas veces les pasa que tienen que dejar pasar uno, dos o hasta tres subtes en horario pico porque vienen llenos? ¿o entrar a los empujones para no quedarse afuera?

Nos comprometemos a bajar la frecuencia a menos de tres minutos incorporando más de 300 vagones, todos con aire acondicionado y a tener wi-fi en toda la red: en las estaciones y en los vagones.

Y para que el espacio público sea cada vez más un lugar de encuentro y disfrute, vamos a seguir haciendo una Ciudad más verde y más limpia.

Vamos a hacer 12 nuevas plazas, para los que disfrutan de hacer deportes, pasear al perro, leer, o simplemente estar al aire libre.

Además, vamos a seguir con nuestro compromiso por el cuidado del medio ambiente. Por nosotros y por nuestros hijos vamos a duplicar la cantidad de basura que reciclamos, un objetivo ambicioso que vamos a poder cumplir gracias al trabajo en equipo con los vecinos.

Otro tema muy importante, que es la principal preocupación en todos los barrios, es la seguridad. Tenemos que poder caminar por la calle tranquilos, sin estar pendientes porque nos pueden arrebatar el celular, la mochila o la cartera.

Dimos un gran paso con el traspaso de las fuerzas a la Ciudad. Ahora tenemos que avanzar en la unificación de las fuerzas, dotarlas de un mejor equipamiento, una mejor tecnología, mejor capacitación y más presencia en las calles.

Una policía mejor entrenada, mejor equipada y cercana, va a poder responder mejor ante un hecho de inseguridad, y algo muy importante: lo va poder prevenir.

En estos años avanzamos mucho en cuanto a la participación de los vecinos en la construcción de una mejor Ciudad para todos.

Vamos a seguir estando cerca e invitándolos a que se sumen. Ya muchos participan en cada una de las reuniones de vecinos que hacemos todas las semanas en diferentes barrios de Buenos Aires.

Es muy emocionante para nosotros ver que cada vez somos más, que cada vez más y más vecinos nos acercan sus inquietudes, sus sugerencias.

Que cada vez son más los que nos marcan los errores para que podamos corregirlos. La participación es la manera más genuina de hacer la Ciudad que queremos.

Vamos por más.

Por eso, en los próximos años vamos a encarar 200 obras y proyectos en las cuales los vecinos van a poder participar y decidir.

Votando por Redes Sociales, por teléfono o de manera directa en las reuniones de vecinos.

Otro tema central es la Innovación.

Siempre lo digo: los argentinos tenemos una creatividad y un talento que trasciende nuestras fronteras.

¿Cuántas veces escuchamos casos de argentinos que deslumbran al mundo? Emprendedores, deportistas, científicos, estudiantes, escritores.

Nuestro deber es trabajar para potenciar el despertar de nuevas ideas. Para que cada vez que alguien tenga un proyecto, con trabajo y dedicación lo pueda llevar adelante.

Para eso les vamos a brindar más capacitación, más ayuda financiera, y estímulos concretos, como los que llevamos adelante a partir de nuestra política de Distritos Temáticos.

Vamos a hacer que cada vez crezcan más las industrias creativas.

Industrias cuyo principal insumo es el talento humano: la audiovisual, la de diseño, la gastronómica, las tecnológicas.

Industrias que además de generar trabajo tienen un componente importantísimo que es la motivación para que más y más vecinos se animen.

Y en toda esa corriente de creatividad, está la cultura, una de las más bellas y nobles características de nuestra Buenos Aires, que nos llena de orgullo en Latinoamérica y en el mundo.

En Buenos Aires se respira cultura en cada barrio, en cada esquina.

La encontramos en su arquitectura, en sus calles, en ese “qué se yo” que inmortalizó Piazzola.

Y sobre todo, la encontramos en nuestra gente: en quienes dan vida a nuestros teatros, a nuestros cines, a nuestras murgas, a nuestra pintura, a nuestra poesía, a nuestra música.

A todo eso que hace que nuestra identidad cultural sea única, dinámica, expansiva y genuina a la vez que se hace un lugar en la cultura universal.

Tenemos un compromiso muy fuerte con todas nuestras expresiones culturales.

Vamos a seguir apoyándolas, acercando nuestra cultura diversa y gratuita a todos los barrios de la Ciudad.

La cultura, como su gente, es el alma de Buenos Aires.

Es lo que nos trasciende, el legado espiritual que dejamos a las futuras generaciones.

Nuestro compromiso con nuestra cultura es total.

Cada uno de estos compromisos que enuncié y los que vamos a ir sumando, los van a poder medir, ver cómo van avanzando y cómo se van haciendo realidad.

Les pedimos que nos acompañen y que participen como hasta ahora.

Juntos, vamos a seguir haciendo de Buenos Aires un mejor lugar para vivir.

Si nos preguntan qué Ciudad imaginamos de cara a lo que viene, inmediatamente se me vienen a la mente las más de 1.000 reuniones que tuve con los vecinos en estos años.

Y pienso en los deseos que fuimos escuchando y en las historias que nos contaron.

La Ciudad que soñamos, tiene un poco de lo que cada uno sueña.

Es una Ciudad en la que todos estamos mejor. Con mejores trabajos, mejores transportes, más acontecer cultural, más plazas, más parques y espacios verdes que nos inviten a disfrutar todos los días.

En esa Ciudad, los chicos de todos los barrios tienen acceso a una educación pública de calidad y más oportunidades para emprender el camino que elijan.

Las diferencias entre el Norte y el Sur son estrictamente geográficas, no son más que un lugar en el mapa.

Los vecinos estamos mejor conectados, podemos ir de una punta a la otra de manera más rápida, cómoda y segura.

A pesar de estar lejos, nos sentimos más cerca.

En esa Ciudad las familias tenemos un médico de cabecera que nos conoce, que nos cuida y en quien podemos confiar la salud de nuestros hijos.

El reciclaje es parte de nuestra vida cotidiana. Cambiamos definitivamente nuestro legado ambiental.

Las expresiones culturales crecen, evolucionan y se fortalecen.

En esa Ciudad todos podemos seguir nuestros sueños y sentir que somos capaces de alcanzarlos.

Las nuevas tecnologías están al alcance de todos, y cada vez más y más vecinos son parte de lo que pasa en el resto del mundo.

Más bicicletas, más gente corriendo, caminando. Más vecinos apostando a formas más saludables de movimiento.

Más lugares y más momentos en donde podamos convivir sanamente y progresar en paz.

Estamos frente a una responsabilidad enorme. Tenemos la experiencia y las herramientas necesarias para asumirla como los vecinos lo merecemos.

Estamos acá por nuestro futuro, para elegir qué Ciudad le vamos a dejar a nuestros hijos.

Tenemos la oportunidad histórica de desarrollar todo nuestro potencial.

Nuestra Ciudad es única, así como cada uno de nosotros es único.

Cada maestro que enseña, cada alumno que aprende, cada médico que cura, cada enfermera que atiende, cada vecino que recicla, cada policía que cuida, cada trabajador que se esfuerza y progresa es la Ciudad que queremos.

Aprendimos a aceptar nuestras diferencias, a escucharnos y así avanzar en temas estructurales muy postergados.

Es el momento de hacer juntos eso que siempre soñamos.

Creamos en nosotros mismos y en todo lo que somos capaces de hacer.

De nuestra parte van a encontrar siempre el compromiso, el entusiasmo, el empuje y la vocación sincera de hacer para la gente.

Sepan que estamos con ustedes. Sepan que estamos con ustedes.

Nuestra única misión es trabajar juntos por una vida mejor para todos.

Y si en ese camino nos equivocamos, vamos a ser los primeros en reconocerlo. Pero nunca vamos a dejar de intentar.

Nos esperan cuatro años juntos y vamos a dejar todo en la cancha para que sean los mejores cuatro años.

Estoy muy contento, y muy agradecido por esta confianza que nos dieron.

Legisladores, amigos, familia, vecinos, muchas gracias.