BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 23 de octubre de 2019
OPINIÓN
Elecciones 2017 con nuevas reglas de juego
Por Silvana Yazbek. De cara a la reforma política que impulsa el Gobierno nacional, la directora de IDEMOE explica los aportes que ese instituto hizo al debate.
4 de marzo de 2016
En el marco del proyecto de reforma política que el Poder Ejecutivo Nacional enviará al Congreso, se están realizando encuentros con diversos actores y referentes del tema a nivel nacional y provincial organizados por la Secretaria de Asuntos Políticos y Fortalecimiento Institucional de la Nación.

Esta semana se concretó la reunión con las organizaciones de la sociedad civil y especialistas con trayectoria y experiencia en elecciones observación y procesos electorales. En la mesa participaron el Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, el secretario de Asuntos Políticos y Fortalecimiento Institucional Adrián Pérez, los subsecretarios de asuntos electorales y políticos, Ezequiel Fernández Langan y Salvador Julio Postiglioni, respectivamente y el Director Nacional Electoral Fernando Alvarez Alvarez.

El Instituto de la Democracia y Elecciones IDEMOE fue convocado a participar y a brindar sus aportes en ésta instancia de diálogo previa a la consolidación del texto final de la propuesta que se llevará al Parlamento.

En este sentido anticipamos a los anfitriones que compartimos los ejes de debate, planteados como prioritarios, para dar inicio al proceso de reforma electoral.

En relación al cambio del sistema de emisión de sufragio, consideramos que debe, en principio, debe ser acorde y compatible al sistema electoral al que se aplique. Una oferta electoral como la de las provincias de Tucumán, Formosa, Misiones o Jujuy entre otras de gran magnitud, no pueden verse reflejadas en una boleta única (sea papel o electrónica), sin poner en juego el derecho al voto –activo- informado y al voto –pasivo- con visibilidad y equidad. Si se pretende superar lo vigente con opciones que garanticen tales derechos, hoy vulnerados, es manifiesta la necesidad de adecuar algunos sistemas electorales, antes que el instrumento de votación.

En relación a dispersión electoral y multiplicidad de elecciones, entendemos que la iniciativa impulsada de fijar dos fechas generales -una para las provinciales y/o municipales y otra para las nacionales, es un intento de simplificación del calendario o de unificación de los tiempos electorales, aunque no disminuiría la cantidad de veces que los electores deberán concurrir a las urnas -en CABA seguirán con la posibilidad de 6 jornadas -dado que tienen primarias, generales y eventual segunda vuelta- y en otras que sus elecciones provinciales siempre fueron simultáneas con las nacionales, de decidir separarlas aumentaría la cantidad de veces que los votantes deberán concurrir a las urnas, como sucedería en provincia de Buenos Aires o San Juan, entre otras varias más.

Ante esta afirmación de IDEMOE el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, indicó, que lo que se estaría proponiendo es algo opcional y aclaró: todas las provincias pueden hacer coincidir sus elecciones con las nacionales, si se alcanzan los acuerdos, y se superan los impedimentos legales y constitucionales. De no ser así, y decidir o deber ir separada, tales elecciones provinciales serían en una fecha única todas a nivel país.

En ese caso, pueden surgir algunos inconvenientes, tales como en la provincia de Catamarca, que en su Constitución establece que las elecciones “serán en marzo o simultáneas con las nacionales”, este distrito, de celebrar sus comicios provinciales separados, ya tiene mes fijado constitucionalmente.

En IDEMOE creemos posible la unificación de las elecciones en 2017. Solo habría elecciones locales en 13 provincias. En 2013 de éstas, 9 fueron simultáneas con las nacionales, concurrentes 1 (Santa Fe), separadas 3 (Salta, Misiones, y Corrientes). En 2 se eligieron gobernador (Santiago del Estero y Corrientes). Podría darse la simultaneidad incluso de elecciones nacionales, provinciales y municipales, porque no incluyen en 22 distritos cargos ejecutivos provinciales (gobernadores, intendentes), tampoco las categorías nacionales de presidente, parlamentarios de Mercosur, regional y distrital, lo que reduce notablemente la complejidad y dimensión en tiempo y espacio, algo propio de elecciones intermedias. Más complicado será el panorama en 2019.

Asimismo resaltamos, que en los casos que las elecciones se realicen separadas, hay que definir el tema del financiamiento provincial de la elección y de los partidos políticos. Los presupuestos provinciales deberán asumirlos y preverlos. Las provincias son soberanas y tendrán la responsabilidad la organización del proceso electoral. Los distritos que históricamente han ido en forma simultánea, de separase, deberán prever los costos de la elección y asegurar equitativa distribución de fondos a los partidos de la contienda local, cuestión que en la simultaneidad está a cargo del presupuesto nacional y de las autoridades nacionales. Igualmente es aplicable para aquellos distritos que las han celebrado ocasionalmente separadas y que a la fecha no cuentan con leyes provinciales de financiamiento partidario.

Tales recursos deberán preverse, contemplando la campaña de instalación de precandidatos a las primarias (PASO) provinciales, que hoy no está regulada. En este sentido, entre otras implicancias desde la incorporación de las PASO, ponemos en análisis y debate su obligatoriedad, e incluso su existencia, de mantenerse bajo la reglas actuales.

Entre las propuestas que impulsamos en IDEMOE, y que formulamos a fin de que se consideren entre las reformas, mencionamos la ampliación de derechos político-electorales tales como la paridad de género en las candidaturas y la garantía de emisión del voto a los residentes con domicilio en otro distrito diferente al del que figura en padrón.

En relación al financiamiento partidario y transparencia: planteamos evaluar la posibilidad de otros mecanismos de pagos de gastos partidarios y de campaña tales como la tarjeta de crédito, dado que hoy muchos de éstos deben realizarse utilizando éste instrumento, tales como pasajes, publicidades en red y al mismo tiempo permiten a la autoridad electoral un control del gasto en tiempo real.

En torno al nuevo esquema de autoridades electorales, promovemos la creación de una fiscalía especializada en materia electoral.

También la previsión de incentivos, no sólo económicos, para las autoridades de mesa a fin de fortalecer esta tarea y evitar el ausentismo.

Y sin dudas en materia de participación ciudadana, aspiramos a la incorporación en la ley de la actividad de observación electoral o acompañamiento cívico nacional.

Silvana Yazbek. Directora Ejecutiva IDEMOE silvanayazbek@idemoe.org