BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 20 de enero de 2017
INFORMES
Cuánto hablaron los senadores en 2015
Por primera vez Liliana Negre de Alonso ocupó el primer lugar entre los senadores que más palabras expresaron en el recinto a lo largo del año. Igual que el año anterior, cinco fueron los legisladores que permanecieron callados durante todas las sesiones.
11 de marzo de 2016
Está dicho que en 2015 -año electoral- hubo menos sesiones en el Congreso de la Nación. Y más allá del número de reuniones, queda claramente expresado con la comparación del número de palabras emitidas por los habitantes del Cuerpo a lo largo del año. En 2015 se expresaron menos de un tercio del número registrado no solo en 2014, sino también en 2013 y 2012. Años de mucha actividad, vale decirlo.

Veamos la comparación: en 2012 se emitieron 1.071.482; al año siguiente 1.165.132, y en 2014, 1.091.777. En cambio, en 2015 el número registrado ascendió apenas a 394.247.

Así consta en los registros elaborados por el Indice de Calidad Legislativa para Semanario Parlamentario, que más allá de esta comparación anual, permite determinar también, y fundamentalmente, cuál fue la actividad individual de cada integrante de la Cámara alta. Con una novedad registrada este último año, como es el hecho de que una mujer por primera vez haya ocupado el primer lugar del ránking: la puntana Liliana Negre de Alonso, que expresó a lo largo del año pasado 31.753 palabras, cuatro mil más que quien había encabezado esta tabla de posiciones durante los dos años anteriores, el presidente del bloque radical, Gerardo Morales. El hoy gobernador de la provincia de Jujuy registró 27.713 palabras a lo largo de las sesiones del año anterior.

Una cifra sustancialmente inferior a sus marcas anteriores, cuando pronunció 81.266 palabras (2014) y 76.857 (2013).

El que repitió la ubicación de 2012 y 2013 fue el presidente del bloque FpV, Miguel Angel Pichetto, que expresó 24.912 palabras. En 2014 había ocupado el cuarto lugar, con 42.464 palabras.

En 2015, entre los diez primeros lugares aparecen cuatro senadores oficialistas. Además del mencionado Pichetto, el santacruceño Pablo González -hoy vicegobernador santacruceño- se ubicó sexto, con 12.856 palabras, el salteño Rodolfo Urtubey un escalón después, con 12.140, y el ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina cierra el “top ten”, con 10.664 palabras.

El resto de los principales lugares correspondieron a opositores. Con otros dos radicales, Laura Montero (cuarta) y Angel Rozas (noveno); el coequiper de Liliana Negre, su líder Adolfo Rodríguez Saá (quinto), y el bonaerense Jaime Linares, en el octavo lugar.

Volvamos a la puntana Negre. Lo suyo no es novedad, si tenemos en cuenta que en 2014 ya había figurado cuarta, con 56.474 palabras, y en 2013 cuarta, con 54.128.

En estas mediciones hay que sumar también a quienes participan sin ser senadores. Es el caso del titular del Cuerpo, Amado Boudou, quien por su condición de conductor de los debates cuenta con un margen destacado de expresión. En este caso, sus números son curiosamente similares a los del año anterior, pues sumó 24.247 en 2015, contra 26.927 palabras en 2014. ¿La razón de esta regularidad en comparación de los senadores? Su mayor presencia en las sesiones; mientras en 2014, por la resistencia que su figura registraba ante los senadores de la oposición, se ausentó varias veces, este año prácticamente no lo hizo, aprovechando tal vez que la oposición dejó de pedirle que se tomara licencia o directamente renunciara. Una prueba de la participación constante del vicepresidente de la Nación en los debates fue que el presidente provisional del Senado, el santiagueño Gerardo Zamora, se ubicó en el puesto 33°, con apenas 2.410 palabras, lo que es muestra de lo poco que le tocó conducir las sesiones. El año anterior, Zamora había emitido 7.597 palabras.

Un escalón más abajo del “top ten” aparece la tucumana Silvia Elías de Pérez, que registró 10.331 palabras, incluidas las referidas a los polémicos comicios registrados en su provincia. En esa sesión debe recordarse el contrapunto que mantuvo con ella la esposa del entonces gobernador, Beatriz Rojkés de Alperovich. En su intervención registrada en la sesión posterior a las elecciones provinciales, la emprendió contra su par radical diciendo: “Lo perverso de todo esto es que luego de que la marcha se había desmadrado, con varios policías heridos y algunos manifestantes demorados, apareció la senadora, que fue quien más había contribuido a generar la violencia desatada, hablando de manera irresponsable de compra de votos, de fraude y de clientelismo político. Y llegó entonces en actitud de pacificadora, del conflicto que ella misma había generado horas antes”.

Fue esa recordada intervención en la que Rojkés de Alperovich tuvo esta desafortunada frase en relación a Elías de Pérez: “También voy a hablar de violencia contra la mujer, de la cual ella es víctima. Ha ganado como diputada, jura sobre los Santos Evangelios, asume como senadora, sin que se le acepte la renuncia. Quiere ser intendenta, llena toda la provincia de Tucumán con carteles de intendencia, ‘la bajan’ y ponen a un peronista. Hace dos semanas quería ser senadora. Ahora ganó como legisladora. ¿De qué estamos hablando? Yo esperaba que alguien de la Banca de la Mujer saliese a defender a esta pobre mujer a la que han dejado sola y la han humillado. Sin embargo, sigue y ha hecho una excelente elección. Quiero felicitarla, senadora, porque a pesar de todo el maltrato que usted ha sufrido –y que le encanta, porque la violencia se da de a dos, es como un matrimonio de violentos y de golpeados, la violencia se da de a dos–…”. Todo eso le sumó a la senadora del FpV, que a comparación de 2014 cuando pronunció apenas diez palabras, en 2015 sumó 3.170.

Un caso curioso fue el del extitular del radicalismo, Ernesto Sanz, habitualmetne muy hablador en el recinto, que este último año apenas emitió 403 palabras, absorbido seguramente por la actividad de campaña.

El fondo de la tabla

Todos los años el dato que más atrae en estas contabilizaciones que realiza Semanario Parlamentario es el de los que menos hablaron. En el Senado, da la casualidad que nunca han sido más de cinco los que quedaron en cero. Ese es precisamente el número de 2015, coincidente con 2007 y 2014 (recordemos que estas mediciones se realizan desde el año 2006).

Veamos cómo ha sido la historia desde que el Indice de Calidad Legislativa realiza este registro: en 2006 hubo dos senadores que no hablaron; en 2007, los cinco mencionados; en 2008 uno; en 2009 de nuevo dos; hablaron todos en 2010; tres quedaron en cero en 2011; en 2012 dos fueron los que no hablaron; cuatro en 2013, y cinco en 2014.

En el año que estamos detallando la suma subió a cinco, siendo los senadores que no se expresaron el misionero Salvador Cabral, la santafesina Roxana Latorre, la correntina Josefina Meabe y el expresidente Carlos Menem. El quinto fue el fueguino Jorge Garramuño, pero hay que aclarar que este legislador falleció en el mes de septiembre y solo asistió a las primeras sesiones del año. En el caso de Meabe y Menem, faltaron a todas las sesiones. Latorre tuvo tres faltas y Cabral solo una.

Pero hay dos casos que no alcanzaron a ingresar al “club del cero”, pero que deberían haberlo hecho. Es el caso de la catamarqueña Inés Blas, del Frente para la Victoria, que si bien tuvo asistencia perfecta todo el año, no emitió ninguna palabra en las sesiones. Solo lo hizo en la sesión de diciembre en la que juró por un nuevo período como senadora y los taquígrafos registraron su “¡Sí, juro!”. Dos palabras, fue todo lo que dijo en el año.

Igual que un habitualmente hablador Luis Juez, que lejos de su imagen habitual, en 2015 no emitió ningún discurso en el recinto. Apenas un “¡Sí, juro!” el 11 de marzo, cuando fue designado vicepresidente 2° de la Cámara alta. Se entiende que el ahora embajador ante Ecuador haya confesado a lo largo del año que la actividad legislativa no le atraía, renunciando en consecuencia a buscar la reelección.

Algo similar pasó con el santafesino Carlos Reutemann, que no suele ser muy comunicativo en las sesiones. De hecho, el año anterior había quedado en cero. En 2015 solo emitió 22 palabras, todas sobre el final del año y relacionadas con su nuevo mandato. Las primeras fueron en la sesión del 25 de noviembre en la que se aprobaron los pliegos de los senadores electos y él debió corregir a Juan Estrada: “Señor presidente: el secretario nombra de suplente mío a Alejandra Vucasovich, quien fue compañera senadora. Suplente mío es otra persona”. Las cuatro siguientes fueron sendos “¡Sí, juro!”, al prestar juramento como senador para un nuevo mandato primero, y luego como vicepresidente 2° del Cuerpo.

Los nuevos

De los senadores que juraron en diciembre, el que más habló fue, previsiblemente, el designado presidente provisional, Federico Pinedo, quien alcanzó a decir 271 palabras.

La gran mayoría solo dijo dos, correspondientes al tradicional “¡Sí, juro!”, pero como suele suceder en los juramentos, algunos se extendieron un poco más. Como Ana Almirón, que juró “por Néstor y Cristina, ¡sí juro!”; o Alfredo Luenzo, con su “¡Por mi familia y por mi comunidad, sí juro!”. Todos superados por la santafesina camporista María de los Angeles Sacnun, que emitió 31 palabras en su juramento: “Por la memoria de mis padres, por Perón, Evita, Néstor y por la vida de los compañeros que dejaron todo en pos de la causa de la liberación nacional ¡sí, juro!”.

En cambio la tucumana Beatriz Mirkin expresó 131 palabras, pero ya no correspondientes a su juramento -que ya de por sí fue extenso, al jurar por su provincia, la Patria, las amas de casa y su honor-, sino que tomó la palabra para quejarse de que “los que han empapelado parte de la Ciudad de Buenos Aires contra el hoy senador Alperovich hubiesen tenido la misma actitud de generosidad: reconocer que ha triunfado el Frente para la Victoria, que somos senadores electos y que hoy hemos jurado por la provincia de Tucumán”.

Los presidentes


Como es tradicional, en este conteo Parlamentario incluye las asambleas legislativas, a pesar de realizarse las mismas en el recinto de la Cámara baja. La razón es que la organización de las mismas corresponde formalmente al Senado de la Nación, cuyo cuerpo de taquígrafos es el encargado de cubrirlas.

De ahí que incluyamos en este conteo el discurso presidencial de Cristina Fernández de Kirchner el 1° de marzo de 2015, cuando en su despedida parlamentaria la entonces mandataria habló nada menos que 3 horas 47 minutos. Fueron 26.166 palabras, más que Boudou, y poco menos que quien se ubicó en segundo lugar entre los senadores.

En la asamblea en la que juró como presidente de la Nación, Mauricio Macri expresó un breve discurso que sumó 2.856 palabras. Fueron menos que las pronunciadas por el mandatario de Bolivia, Evo Morales, que en su visita al país tuvo su propia asamblea legislativa para homenajearlo.

Cuanto hablaron los senadores

1°) Negre de Alonso, Liliana 31.753 palabras

2°) Morales, Gerardo Rubén 27.713 palabras

3°) Pichetto, Miguel Ángel 24.912 palabras

4°) Montero, Laura Gisela 16.589 palabras

5°) Rodríguez Saá, Adolfo 12.856 palabras

6°) González, Pablo Gerardo 12.281 palabras

7°) Urtubey, Rodolfo 12.140 palabras

8°) Linares, Jaime 12.000 palabras

9°) Rozas, Ángel 10.750 palabras

10°) Abal Medina, Juan Manuel 10.664 palabras

11°) Elías de Pérez, Silvia Beatriz 10.331 palabras

12°) Solanas, Fernando Ezequiel 10.083 palabras

13°) Morandini, Norma 9.029 palabras

14°) Odarda, María Magdalena 8.419 palabras

15°) Romero, Juan Carlos 8.297 palabras

16°) Cimadevilla, Mario Jorge 8.196 palabras

17°) Giustiniani, Rubén Héctor 7.954 palabras

18°) Castillo, Oscar Aníbal 7.155 palabras

19°) Fellner, Liliana Beatriz 6.694 palabras

20°) Pereyra, Guillermo Juan 6.076 palabras

21°) Fuentes, Marcelo Jorge 5.236 palabras

22°) Basualdo, Roberto Gustavo 4.761 palabras

23°) Artaza, Eugenio Justiniano 4.542 palabras

24°) Martínez, Alfredo Anselmo 4.448 palabras

25°) Kunath, Sigrid Elisabeth 4.221 palabras

26°) Michetti, Marta Gabriela 3.830 palabras

27°) Godoy, Ruperto Eduardo 3.700 palabras

28°) Mayans, José Miguel Ángel 3.526 palabras

29°) Higonet, María de los Ángeles 3.455 palabras

30°) Giménez, Sandra Daniela 3.282 palabras

31°) Rojkés de Alperovich, Beatriz 3.170 palabras

32°) Verna, Carlos Alberto 2.834 palabras

33°) Guastavino, Pedro Guillermo 2.770 palabras

34°) Zamora, Gerardo 2.410 palabras

35°) Petcoff Naidenoff, Luis 2.323 palabras

36°) De Angeli, Alfredo 1.971 palabras

37°) Santilli, Diego 1.905 palabras

38°) Mansilla, Sergio Francisco 1.838 palabras

39°) Marino, Juan Carlos 1.725 palabras

40°) Catalán Magni, Julio 1.721 palabras

41°) Bermejo, Rolando Adolfo 1.685 palabras

42°) Labado, María Esther 1.665 palabras

43°) Guinle, Marcelo Alejandro 1.645 palabras

44°) Pérsico, Daniel Raúl 1.480 palabras

45°) De la Rosa, María Graciela 1.437 palabras

46°) Di Perna, Graciela Agustina 1.327 palabras

47°) Monllau, Blanca María del Valle 1.068 palabras

48°) Irrazábal, Juan Manuel 1.030 palabras

49°) Iturrez de Capellini, Ada 958 palabras

50°) Roldán, José María 884 palabras

51°) Borello, Marta Teresita 830 palabras

52°) Riofrío, Marina Raquel 728 palabras

53°) Aguilar, Eduardo Alberto 722 palabras

54°) Barrionuevo, Walter Basilio 550 palabras

55°) Bertone, Rosana 545 palabras

56°) Pilatti Vergara, María Inés 496 palabras

57°) Sanz, Ernesto Ricardo 403 palabras

58°) Montenegro, Gerardo Antenor 282 palabras

59°) Luna, Mirtha María Teresita 220 palabras

60°) Boyadjian, Miriam 209 palabras

61°) Leguizamón, María Laura 193 palabras

62°) Crexell, Lucila 158 palabras

63°) Aguirre de Soria, Hilda Clelia 115 palabras

64°) Fiore Viñuales, María 81 palabras

65°) García Larraburu, Silvina Marcela 76 palabras

66°) Reutemann, Carlos Alberto 22 palabras

67°) Blas, Inés Imelda 2 palabras

Juez, Luis Alfredo 2 palabras

69°) Cabral, Salvador -

Garramuño, Jorge Alberto -

Latorre, Roxana -

Meabe, Josefina Angélica -

Menem, Carlos Saúl -

Fuente: Índice de Calidad Legislativa

Los nuevos senadores

Pinedo, Federico 271 palabras

Mirkin, Beatriz 131 palabras

Sacnun, María de los Angeles 31 palabras

Fernández Sagasti, Anabel 10 palabras

Luenzo, Alfredo 9 palabras

Almirón, Ana 6 palabras

Alperovich, José 2 palabras

Braillard Poccard, Néstor 2 palabras

Caserio, Carlos 2 palabras

Cobos, Julio César 2 palabras

Durango, Norma 2 palabras

Espínola, Carlos 2 palabras

García, Virginia 2 palabras

Giacoppo, Silvia 2 palabras

González, Nancy 2 palabras

Lovera, Daniel 2 palabras

Martínez Carignano, Ernesto 2 palabras

Mera, Dalmacio 2 palabras

Ojeda, José 2 palabras

País, Mario 2 palabras

Perotti, Omar 2 palabras

Rodríguez Machado, Laura 2 palabras

Verasay, Pamela 2 palabras

Palabras más, palabras menos

VOLVER AL DEBATE. En la asamblea de apertura del período ordinario, la entonces presidenta Cristina Kirchner dedicó un buen espacio a la muerte de Alberto Nisman, al que citó como “nuestro compañero fiscal”. La emprendió en este marco contra el fiscal Ricardo Sáenz, y detalló lo que ponía en su Facebook, ante lo cual el senador Gerardo Morales expresó una “moción de orden” y le reclamó “que vuelva al debate”, ante lo cual, como se recordará, la mandataria tuvo su recordada salida que dio tanto que hablar y especular por un eventual futuro legislativo de CFK: “Me encanta, Gerardo, me encanta. Déjenme volver a ser legisladora por un momento. Voy a volver al debate; voy a volver al debate; estábamos hablando de Justicia”.

***

D’ELIA Y ESTECHE. Durante el debate sobre la nueva Ley de Inteligencia, el salteño Juan Carlos Romero se lamentó amargamente: “¡Qué vergüenza, en este país, hemos pasado de Saavedra Lamas, negociador de la guerra entre Paraguay y Bolivia –Premio Nobel– a D’Elía... hemos pasado a Esteche…! ¡A qué decadencia hemos llegado los argentinos! Tener de diplomáticos paralelos a unas personas que están procesadas por varios delitos, operadores del Gobierno, negociando con una potencia extranjera”.

***

UN POQUITO. En la sesión en la que se debatía la estatización de los trenes, el kirchnerista Julio Catalán Magni le pidió una interrupción a su compañero de bancada Adolfo Bermejo. “Déjenme un poquito”, le rogó, y al concedérsele la palabra, agradeció: “Gracias, señor presidente, y gracias senador Bermejo. En principio, es cortito”. Fueron parte de sus 1.721 palabras expresadas en el año.

***

RELACIONES INTERNACIONALES. Al traerse a colación en la sesión del 16 de septiembre la situación de Leopoldo López, el presidente del bloque oficialista, Miguel Pichetto, aclaró que el tema requería un análisis en la Comisión de Relaciones Exteriores, aclarando ante el pedido de un pronunciamiento del Cuerpo que “no vamos a hacer declaraciones así rápidas y sobre tablas”. Tras defender el principio de “no intromisión en las cuestiones internas de los pueblos”, salió al cruce de un proyecto de declaración de beneplácito presentado por el radical Oscar Castillo por que Jeremy Corbyn había sido elegido nuevo líder del Partido Laborista británico, con el 60% de los votos. “Tampoco homenajeen tanto a Corbyn porque finalmente lo van a estar complicando al hombre dentro de la política interna de Inglaterra”, recomendó Pichetto, que hasta se diferenció de Alicia Castro, sin que el tema despertara la polémica que hubiera ameritado: “El otro día escuchaba a la embajadora diciendo que era uno de los nuestros; la verdad, algo totalmente ridículo. Me parece que es un tipo progresista, interesante, habla de Malvinas, pero dejémoslo que haga su juego dentro de la interna del Partido Laborista. Hay que tratar de leer un poco de Derecho Internacional. Les recomiendo que lean El País, The New York Times de vez en cuando. ¡Estamos en el Senado de la Nación, muchachos!”.

***

MEJOR NO COMPARAR. En la sesión del 29 de julio, la senadora Liliana Negre realizaba manifestaciones fuera del alcance del micrófono, lo que llevó a Amado Boudou a decirle: “Parece Mayans”, a lo que la puntana reaccionó: “No, discúlpeme”. El presidente del Cuerpo tuvo que aclararle: “En la actitud; en lo físico de ninguna manera”. “Ah, bueno, ahora que es tan famoso el senador Mayans en la televisión por sus roles internacionales”, concedió la senadora.

***

ACTORES. En la última sesión de octubre se debatió el marco legal para la actividad actoral. Al pedir la palabra el senador Eugenio “Nito” Artaza, Boudou le preguntó en carácter de qué iba a halbar. “En carácter de actor y de senador”, respondió el humorista entre risas. Luego abundó: “Realmente soy autor y quería que esté también a la vista el proyecto S. 1.324/15, que he presentado acá en Senadores y que lo dejo además a consideración en el tiempo”. Luego de adelantar su acompañamiento “con muchísima alegría” a ese proyecto, comentó: “Generalmente el imaginario popular piensa que el actor es millonario y tiene éxito porque está en televisión. Ese es un pequeño porcentaje, ínfimo. Muchos actores, ayer lo dije en la comisión, tienen que trabajar para cumplir sus sueños en otras actividades; son trabajadores en otras actividades, no solamente en el teatro, para cumplir con su vocación. Otros, algunos actores, son senadores”. Y tras las risas, aclaró, serio, que “muchos han terminado su vida, lamentablemente, en la pobreza”.

***

CHACO PATAGONICO. El radical Angel Rozas pidió durante una sesión que su provincia, Chaco, fuera incluida en la zona patagónica. Y entre risas, acotó: “Por ahí ligamos algunos votos y algunos beneficios más”.

***

DESPEDIDAS. Con los resultados electorales ya a la vista, en la sesión del 25 de noviembre se despidió a los legisladores que dejaban el Cuerpo, por el final de sus mandatos o por haber sido elegidos para cargos ejecutivos. Miguel Pichetto tomó la palabra y antes de saludar y desearle éxito en principio a Gerardo Morales, aclaró que iba a ser “muy breve”, porque “no me gustan ni las despedidas, ni los velorios, ni los casamientos”.

***

FUERTE ESE APLAUSO. El senador Fernando “Pino” Solanas propuso un aplauso “sincero y cerrado” para los que dejaban la Cámara, lo que suponía un apartamiento del “Reglamento no escrito que, con buen criterio –la verdad–, se impuso en este recinto, para convertirlo en un espacio sin presiones políticas, ni gestos desagradables, donde cada uno de nosotros pudiéramos sentirnos cómodos para expresar con toda libertad y sin ninguna presión nuestras ideas”. Y ante las risas de sus pares, agregó: “Sí, ‘Reglamento Pichetto’ (Risas.) Me parece muy bien. Por supuesto, yo he visto algunas picardías, como tomar mate a escondidas, levantando la tapa, pero bueno...”.

***

DESPEDIDA EN MINORIA. La última sesión del kirchnerismo como oficialismo fue en minoría, ya que la oposición no se prestó a aprobar el casi centenar de proyectos provenientes de la Cámara baja. En ese marco, el senador Pablo González aprovechó para despedirse de la Cámara. “Yo quiero terminar diciendo que, como decía recién Miguel (Pichetto), persona a la que aprendí a respetar, lo hubiera querido un poco más si se hubiera dejado querer, pero tiene ese carácter que lo caracteriza...”. “Le cuesta”, acotó Amado Boudou, siempre atento. Como también se mostró más adelante, cuando dejando un poco de lado su rol aprovechó para hacer una acotación, cuando hablaban de Yacimientos Carboníferos Fiscales: “¿Dijeron que era inviable la empresa? Inviable se dijo de las provincias también hace algunos años”.

En la misma sesión, al cerrar el debate en el que obviamente no había podido aprobarse nada, Pichetto dio por terminado el tema con las palabras del santacruceño González, y ante el reproche de sus pares por no haber respondido a sus elogios, el rionegrino replicó, apegado a su parquedad: “Ya lo despedí la semana anterior. ¿Cuántas veces querés que lo despida? (Risas.) Además, tiene las puertas abiertas para volver”. El que se prendió entonces fue Boudou: “No me va a despedir”, dijo, y el jefe del bloque continuó: “El problema, como decía hace un rato, es romper el vínculo. Es un tema difícil para mí”, y luego continuó con la cuestión de YCF, que sugirió continuaría siendo debatida en marzo, por el compromiso contraído con la gente de Río Turbio. Boudou dio por terminada entonces la sesión, y sus últimas palabras en el recinto fueron: “Hay vínculos que no se rompen, senador”.

Otros actores

Amado Boudou 24.247 palabras

Cristina Kirchner 26.166 palabras

Mauricio Macri 2.856 palabras

Evo Morales 4.113 palabras