BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 20 de mayo de 2019
NOTICIAS
Garavano: “Queremos abrir la discusión y lograr proyectos con consensos”
El ministro de Justicia y Derechos Humanos presentó en el Salón Azul del Senado el programa “Justicia 2020” que apunta a fortalecer y modernizar la justicia argentina. Habló de un “trabajo conjunto” con el Congreso nacional y el “enriquecimiento” de las iniciativas por parte de los legisladores.
15 de marzo de 2016
El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, presentó el programa “Justicia 2020” ante un plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Asuntos Constitucionales del Senado, ambas presididas por el Frente para la Victoria.

A través del plan, el Gobierno nacional pretende modernizar, fortalecer y transparentar el Poder Judicial. El funcionario delineó siete ejes temáticos, cada uno con sus respectivas reformas, a fin de que se produzca una “transformación” de la justicia.

Sobre el flagelo del narcotráfico, Garavano pidió “realizar un abordaje social y cultural y no quedarse sólo con la respuesta represiva”, además subrayó la necesidad de impulsar una reforma del Código Procesal Penal para establecer nuevos procedimientos que permitan combatir con mayor eficacia la “criminalidad compleja”.

“Nuestros sistemas de justicia y seguridad están acostumbrados a trabajar en forma reactiva y no a hacer un abordaje integral; de esa forma es imposible resolver el problema”, insistió Garavano.El ministro destacó el proyecto para la creación de un fuero federal del crimen organizado, que esté integrado por un equipo de 10 jueces y concentre las investigaciones sobre narcotráfico, corrupción, trata de personas y contrabando en todo el país, mientras se reforme el Código Procesal Penal.

Además, anunció una modificación a la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal; y confirmó que una de las reformas propone establecer un mandato de cuatro años para el procurador general de la Nación y para el defensor general.

También mencionó un fortalecimiento a la justicia del interior, con la creación de 100 nuevos juzgados federales; el incentivo al programa de los Centros de Acceso a la Justicia, promovidos durante el Gobierno anterior y, por otro lado, un eje de política de Estado en materia de Derechos Humanos, donde el tema indígena “es una prioridad”.

Otro de los ejes es el referido a la gestión, mientras que otro de los puntos tiene que ver con la “justicia y la comunidad”, donde se contemplan los juicios por jurados y una iniciativa que busca que “los abogados estén al servicio y brinden respuesta a los ciudadanos que más lo necesitan”.

Gran parte de las iniciativas se traducirán en proyectos, que deberán pasar por el Congreso de la Nación, y en este sentido, Garavano manifestó que se pretende “un trabajo conjunto con el Congreso, las universidades, los colegios de abogados y las ONG’s”.

“No tenemos soluciones mágicas”, afirmó y agregó: “queremos abrir la discusión y lograr proyectos con consensos. No hay proyectos a libro cerrado, nosotros queremos que ustedes enriquezcan los proyectos”.

El ministro además destacó que “muchas de las iniciativas han tomado como base proyectos de senadores”. “Queremos generar un espacio de diálogo”, insitió.

Por su parte, el presidente del programa, Ricardo Gil Lavedra, dijo que el plan “es probablemente el proyecto más ambicioso que se ha hecho en materia de justicia, porque apunta a una reforma estructural”.

“Muchas de estas iniciativas no son novedosas, muchas incluso tienen estado parlamentario, pero lamentablemente nunca han podido materializarse”, manifestó y agradeció al ministro por “la voluntad política”.

Para Gil Lavedra, “la justicia tiene que ser confiable y creíble”, cuestión que implica “la independencia y objetividad”. “La justicia argentina tiene cuestiones que puede mejorar en materia de credibilidad, para ser accesible, cercana a la gente y que pueda resolver los casos que se llevan en un tiempo oportuno y transparente”, añadió el abogado.

El ex juez valoró la “alta calidad” de los jueces del país, y remarcó que los recursos materiales y humanos del Poder Judicial argentino “no están aprovechados de la manera que tendría que ser”.

Sobre “Justicia 2020”, Gil Lavedra sostuvo que “no es un programa de coyuntura, sino que apunta a un desarrollo progresivo y paulatino”. Pidió tener una justicia “que rinda cuentas” y enfatizó: “estamos frente a un enorme desafío y una gran oportunidad”.

Germán Garavano y Ricardo Gil Lavedra estuvieron acompañados en el panel por los senadores Federico Pinedo, Miguel Ángel Pichetto, Pedro Guastavino, Marcelo Fuentes y Ángel Rozas.

Al momento de las manifestaciones, el jefe de la bancada del FpV, Miguel Ángel Pichetto, destacó “la creación de 100 juzgados federales”, pero solicitó “la elaboración de un mapa judicial en función de las necesidades”. “Vamos a ir viendo proyecto a proyecto para avanzar en la discusión”, aseguró.

Por su parte, Juan Manuel Abal Medina (FpV) preguntó sobre el avance de la creación de un cuerpo de abogados para víctimas de violencia de género, una ley de su autoría que fue sancionada el año pasado. Garavano contestó: “estamos viendo la manera más creativa para tratar de crear ese cuerpo de abogados” porque “hacerlo desde cero es un presupuesto muy grande”. “Pero es un tema prioritario”, afirmó.

Sobre el cronograma del programa, el ministro de Justicia explicó que “está en definición”. Sin embargo, anticipó que el mes de abril se enviaría un paquete de proyectos al Congreso, entre los que están las modificaciones al Consejo de la Magistratura, al sistema de subrogancias, al Código Procesal Penal, al Ministerio Público de la Defensa, la derogación de las cámaras de Casación Civil, Comercial y Laboral y la creación de los juzgados. “Sabemos que van a llevar discusión, por eso los queremos enviar pronto”, finalizó Garavano.