BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 18 de agosto de 2019
OPINIÓN
Nada funciona igual
Por Sergio Saban. En medio de la crisis brasileña, que pasa por su peor momento, traza un paralelismo con nuestro país, donde advierte notorias diferencias.
18 de marzo de 2016
Desde hace tiempo por razones de trabajo resido en Río de Janeiro. No escapa a todos la crisis política y económica que está sufriendo el Brasil.

Como empresario local, trato o intento de poder planificar los pasos que tomará mi empresa en relación a la inflación y a los cambios cotidianos que van surgiendo.

Llamativamente descubrí que entre la Argentina y el Brasil a pesar de ser países vecinos tienen conductas diferentes los mercados.

Sí, fíjense que ocurrió antes de la salida del anterior gobierno argentino, cada vez que había una crisis política subía el dólar, o cada vez que subía el dólar había una crisis política no se que es primero.

La explicación era muy simple, los economistas decían por TV o escribían en los diarios justificando la suba del dólar por el efecto confianza, decían que como los mercados no confiaban en el gobierno nacional la gente se iba al dólar y salía desesperadamente a comprar para refugiarse en la moneda extranjera.

Eso lo aprendí bien, pero aquí en Brasil llamativamente no ocurre lo mismo.

Brasil está ante la mayor crisis política jamás vivida con anterioridad, hace un tiempo no más de un año el dólar se disparó a 4 reales por dólar y recién se venia realizando el lava jato, y Dilma solo tenía que defender y sostener a su ministro de Economía Levy.

Hoy ocurre que la crisis política aumenta, nunca estuvo peor. Un millón de almas se movilizaron el domingo pasado pidiendo que Dilma renuncie, la economía está parada, el país está parado, despiden personas todos los días, y sin embargo el dólar baja.

Sí, el dólar baja en Brasil, ¿pero cómo? ¿No era que el dólar subía cuando subía la desconfianza en el gobierno o en la economía? Así sucede al menos en Argentina, ¿no?

Bueno señores, créanlo o no, aquí en Brasil el dólar baja porque la expectativa en los mercados es que Dilma y su gobierno renuncian y que el expresidente Lula va a ir preso, entonces el dólar baja.

Solo quería señalar esta diferencia entre los dos países y cómo reaccionan los mercados en un país y el otro; mientras en el nuestro cuando está por caer un gobierno el dólar sube y hay desinversiones, en el Brasil cuando parece que está por caer un gobierno el dólar baja y llegan inversiones.

Nada más loco que entender, al menos para mí.

SERGIO SABAN

Partido Unir Argentina