BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 23 de mayo de 2019
OPINIÓN
En el 40° aniversario del Golpe de Estado
Por “Pino” Solanas y Alcira Argumedo. Los referentes de Proyecto Sur hacen una reflexión del aniversario del golpe cívico-militar.
22 de marzo de 2016
A 40 años del golpe de Estado cívico- militar, Proyecto Sur levanta las consignas de Memoria, Verdad y Justicia que los organismos de Derechos Humanos y familiares sostienen hasta el presente. El genocidio contra el pueblo argentino ha dejado secuelas que no cierran, mientras algunos agoreros pretenden propiciar una vez más la teoría de los dos demonios. El denominado “Proceso de Reorganización Nacional” sentó las bases de un modelo económico antinacional, conservador-liberal que tuvo por objeto la liquidación y entrega del patrimonio de la Nación y la destrucción del movimiento obrero organizado; sus luchas y conquistas. El “Proceso” fue y es la negación más abyecta de las tradiciones populares argentinas mayoritarias: el radicalismo yrigoyenista, el peronismo, las luchas de la izquierda popular y la militancia sindical.

El gran desafío de nuestro pueblo sigue siendo la necesidad de identificar y rechazar el legado perverso de aquella dictadura genocida, que aún se mantiene a través de diversas políticas, modelos y paradigmas: continúa hasta hoy el saqueo de nuestros recursos estratégicos, la extranjerización de la economía, la pérdida de soberanía y la enajenación de nuestro patrimonio. Argentina hoy es un carro atado a los intereses transnacionales y un botín de las pujas de poder globales, en un marco de interno de fuerte corrupción y degradación institucional.

Este simbólico aniversario contará con la presencia del Presidente de Estados Unidos, potencia responsable y activo participante de las dictaduras militares y del plan Cóndor en los años setenta, con una sucesión de golpes militares en toda la región. En un escenario de restauración conservadora, la presencia de Obama implica que Estados Unidos viene a promover sus propios intereses para con la Argentina y la región. Más allá de la oferta de desclasificación de los archivos secretos, su presencia conlleva el peligro de ser un primer paso para la incorporación de Argentina en el Tratado Trans Pacifico: un nuevo realineamiento geopolítico que propone políticas de subordinación en el campo económico, social y laboral. Entre otros aspectos, nos condenaría a ser eternos productores de materias primas sin valor agregado, coartando toda posibilidad de desarrollo autónomo en industria o ciencia y tecnología, además de una "adaptabilidad " de los derechos laborales y los salarios, para bajarlos a los niveles asiáticos. Esto nos obliga a una vigilia activa en defensa de los intereses argentinos y del patrimonio de nuestro pueblo. El Nunca Más deber ser completo y con un horizonte de futuro: Nunca Más a las dictaduras genocidas. Nunca Más a la expoliación y saqueo de la Argentina en tiempos democráticos.

30.000 compañeros detenidos desparecidos, Presentes. Ahora y siempre!

*Por Fernando "Pino" Solanas y Alcira Argumedo, senador nacional y diputada nacional de Proyecto Sur.