BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 20 de mayo de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
“El debate” por la calidad legislativa
En la apertura de un nuevo período ordinario de sesiones se planteó la necesidad de que la Legislatura porteña enriquezca sus debates con proyectos sustanciosos que aporten beneficios para los vecinos. Además, desde la oposición se presentó un voluminoso paquete de iniciativas sobre diferentes temas.
24 de marzo de 2016
Por MelisaYael Jofré

Las primeras sesiones del nuevo año legislativo en el Parlamento de la Ciudad estuvieron marcadas por la aprobación de diversos proyectos de declaración, y unos pocos de resolución. El debate de proyectos clave para el oficialismo todavía no comenzó y se espera que en abril arranque el trabajo fuerte en las comisiones, donde el Pro aguarda, principalmente, avanzar con iniciativas que quedaron con sanción inicial el año pasado.

Fue en la segunda sesión del Cuerpo cuando el diputado Roy Cortina (PS) planteó la necesidad de darle un cambio a los debates que se abren en el recinto, y puso en tela de juicio la “reputación” que podría adquirir la Legislatura si los temas que se tratan no poseen una relevancia especial para la ciudadanía.

El pedido por una mayor “calidad legislativa”, y el no tratamiento de tantas declaraciones que provoquen una “pérdida de tiempo”, fue apoyado por el jefe del bloque Pro, Francisco Quintana, y el legislador Gabriel Fuks, entre otros. “Las declaraciones deberían prohibirlas”, opinó también una diputada fuera del recinto.

Las iniciativas de esta índole están reconocidas en el artículo 179 del Reglamento Interno, donde se establece que “debe presentarse en forma de proyecto de declaración toda proposición destinada a reafirmar las atribuciones de la Legislatura, expresar una opinión del Cuerpo sobre cualquier hecho de carácter público o privado; o a manifestar la voluntad de que el Poder Ejecutivo practique algún acto en tiempo determinado”.

La queja por este tipo de proyectos también deriva, en parte, porque las manifestaciones que se realizan se refieren a temas o hechos que no ocurren en la jurisdicción de la Ciudad, y a veces hasta fuera del país.

Por otro lado, los diputados Maximiliano Ferraro (CC-ARI) y Claudio Palmeyro (Sindical Peronista) presentaron un proyecto para regular la cantidad de Personalidades Destacadas que se distinguen por año.

Las distinciones de este tipo son otra de las cuestiones que saltan a la luz cuando se menciona el trabajo de los legisladores. Los diputados plantearon que el reconocimiento deje de hacerse por medio de una ley, y pase a ser una declaración. Además, informaron que durante 2015 se sancionaron 99 iniciativas.

“Al otorgar la distinción de Personalidad Destacada de la Ciudad por medio de una declaración, tal como su mismo nombre lo indica, funcionaría como una manera de establecer jerarquías concretas entre los dos tipos de distinciones en discusión, y sobre todo evitaría la inflación innecesaria de leyes sancionadas en el ámbito de la Ciudad, lo que torna complejo el análisis de las disposiciones normativas que regulan la vida de la comunidad”, sostuvieron.

En este contexto, más de un centenar de propuestas ingresaron por Mesa de Entradas, y en el rubro de leyes el Pro sólo presentó un poco más de 10 iniciativas. En el Parlamento se sabe que el oficialismo mantendrá la agenda del Gobierno porteño y los legisladores que quieran elaborar proyectos de su propio puño y letra siempre tendrán que tener como prioridad las necesidades del Ejecutivo antes que sus propios deseos.

Sin embargo, toda la oposición inició el año con una batería de proyectos de ley, presentados en su mayoría desde los bloques de la Coalición Cívica, SUMA+, Confianza Pública, Partido Socialista Auténtico y Bien Común.

El bloque de los “lilitos” Maximiliano Ferraro y Paula Oliveto Lago delineó con un abultado paquete de propuestas lo que será su agenda para los próximos meses. Ferraro diseñó leyes para regular la participación de los partidos políticos y su financiamiento; cobrar un impuesto al juego que esté destinado a la asistencia y desarrollo social en el ámbito de la educación; e implementar el debate público, televisivo y obligatorio entre los candidatos a jefe de Gobierno de la Ciudad; entre otros.

Por su parte, su compañera de bloque volvió a presentar su proyecto para la creación de una Fiscalía Especial de Investigaciones Administrativas (en el ámbito de la Fiscalía General del Ministerio Público) que pueda investigar casos de corrupción en la función pública.

Además pidió que se reivindique la jurisdicción de la Ciudad sobre el Puerto, a fin de que el Estado nacional realice la transferencia gratuita de su dominio, explotación y administración; por lo que deberá crearse un Ente Administrador.

Oliveto también emitió sus propuestas para la conformación de un régimen electoral de la Ciudad, la modificación de la Ley de Ética Pública y un sistema de Presupuesto Participativo de las Juntas Comunales.

Desde el bloque SUMA+, la legisladora María Inés Gorbea presentó su proyecto de una “ley integral” de los juegos de azar, donde solicita la derogación de la Ley 538 y tiene como objetivo regular la actividad hasta que concluyan las concesiones otorgadas a los operadores de salas de juego.

También busca crear un sistema de verificación en tiempo real del dinero que ingresa a cada una de las máquinas y limitar nuevas salas de juego. Además, contempla eliminar la publicidad de consumo de juegos de azar, prohibir los cajeros automáticos dentro de las salas, promover la atención al ludópata y la creación de un programa de prevención y tratamiento integral a las víctimas de esta enfermedad y registro de autoexclusión.

Por otro lado, la diputada Natalia Fidel encaró la cuestión de los “trapitos” y elaboró una iniciativa que establece tanto la prohibición de la actividad, con sus respectivas sanciones, como su regulación para casos excepcionales de personas en condiciones vulnerables.

La propuesta permite la creación de un programa de inclusión social llamado “Programa Cuidacoches”, mediante el cual las personas que realicen la actividad deberán percibir un beneficio económico equivalente al 80% de la Canasta Básica Alimentaria -que provendrá de la recaudación de los parquímetros- y no podrán cobrarle a los conductores.

A los integrantes del programa se les asignará una zona específica y un horario fijo; se los proveerá con una credencial y pechera identificatoria y un botón antipánico, y tendrán la obligación de continuar sus estudios o capacitarse en oficios.

Dentro del bloque radical, Hernán Rossi presentó un proyecto para regular la producción, el contenido, el gasto, la contratación y la distribución de la publicidad oficial de la Ciudad y consideró que “el Ejecutivo porteño no puede continuar dilatando la sanción de una ley que regule el modo de gastar cantidades tan importantes del presupuesto”.

Por Confianza Pública, Graciela Ocaña pidió crear una línea telefónica que reciba denuncias de violencia en el fútbol y otra para denuncias sobre tráfico de drogas. En tanto, Adrián Camps (PSA) desarrolló una ley de acceso universal al contenido web y una norma para prohibir la aplicación de herbicidas sintéticos en predios, entre otras.

Dentro de los proyectos presentados por Gustavo Vera (Bien Común) se destaca una iniciativa para que las víctimas de trata puedan ser incorporadas al sector público de la Ciudad y otra que determina pautas, principios y obligaciones para la comercialización de productos textiles.

Tampoco sin una agenda definida, el Frente para la Victoria, principal bloque opositor, presentó una artillería de proyectos como hicieron otros bloques. No obstante, uno de los más prolíficos del espacio hasta el momento fue el diputado Claudio Heredia, quien pidió incorporar en los menús de todos los restaurantes, bares, confiterías y establecimientos dedicados a la oferta de alimentos, al menos un menú infantil apto para la enfermedad celíaca.

También presentó una propuesta para que se exima del pago de patentes a los exsoldados conscriptos y civiles Combatientes de la Guerra de Malvinas y una iniciativa para garantizar el derecho al sufragio de los extranjeros residentes en la Ciudad. Este proyecto fue elaborado además por su compañera Paula Penacca.