BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 22 de julio de 2019
NOTICIAS
Solanas: “Nadie ha dicho cómo se va a pagar la deuda”
En un duro discurso, el senador de Proyecto Sur se quejó de “la cultura de la deuda”, evocó la historia del endeudamiento y consideró que el manejo del tema en la Argentina ha sido “un desastre”.
30 de marzo de 2016
Se sabía de antemano que Fernando “Pino” Solanas no estaría a la hora de votar el proyecto, pero sí pudo emitir su discurso, poco antes de las 13, y al comenzar aclaró que no viajaba a Estados Unidos –razón de su ausencia por la noche- para investigar la deuda, sino para participar de un seminario que aceptó el año pasado.

“Me sorprende hasta donde ha calado, penetrado, una cultura de la deuda”, señaló el legislador al comenzar su discurso, en el que habló de “una mezcla de varias ideas o de varios mitos, a partir de premisas nobles”, tales como que “las deudas hay que pagarlas, cuando son legítimas”. Reconoció además que “queremos desarrollo”, pero ironizó a continuación: “Parecería que esto se resuelve con la deuda, y un pasito más es que estamos en un día de fiesta, esto es bárbaro… Hoy deberemos festejar que hemos dado varios pasos más para alcanzar la felicidad de la Argentina… ¡Bravo, distinguidos colegas!”.

Se quejó por una tendencia a escapar de los problemas, y dijo que “nos duele mirar para atrás y meter el hocico en esa bolsa nauseabunda que es la deuda”.

Solanas resaltó que “no ha habido mayor causa de macrocorrupción en la Argentina que la deuda”. Recordó la investigación de Alejandro Olmos, que duró 11 años, y que detectó 477 ilícitos, detalló, en referencia a “autopréstamos” en el marco de la “famosa bicicleta de Martínez de Hoz”. En ese sentido recordó que el juez Ballesteros dijo sobre la deuda que “la mitad es una estafa”, y que reclamó que el Congreso nacional se hiciera cargo de la investigación del tema de la deuda.

“La deuda sigue siendo la misma que se ha venido reciclando”, destacó el legislador de la ciudad.

En su enumeración llegó a recordar la transformación de la deuda en bonos, y que el Congreso decidió no investigar el tema, perdiendo “la gran oportunidad nacional para denunciar internacionalmente la deuda; al menos esa mitad que era trucha”.

Pasó por el blindaje de Fernando de la Rúa y las facultades “excepcionales” delegadas a Domingo Cavallo para negociar la deuda, lo que costó solo en intereses, dijo, 55 mil millones de dólares.

“Asumamos que el tema de la deuda es un desastre”, reclamó, recordando que en su paso por la Cámara alta, Alfonso Prat-Gay dijo que Argentina debe más de 200 mil millones de dólares, preguntando entonces si eso es “un éxito”.

Sostuvo que el acuerdo con el juez Griesa “nos provoca nauseas”, y si bien aclaró que comprendía a las provincias y sus necesidades, “provincias empobrecidas, maltratadas por el unitarismo de Buenos Aires”, pero se quejó por el subsidio de más de diez mil millones de dólares a las empresas petroleras.

“Nadie ha dicho cómo se va a pagar y cómo se va a devolver”, advirtió, alertando que “el país está quebrado con eso”.

Consideró además “una vergüenza que esta casa siga delegando funciones”, por lo que “con las dos manos le digo no a este proyecto”.