BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 18 de noviembre de 2018
NOTICIAS
La vez que Cristina Kirchner vetó el 82% móvil
Fue en octubre de 2010. Un día después de que se aprobara la ley, con el vicepresidente Cobos desempatando en el Senado. La entonces presidenta llamó a lo sancionado por la oposición “ley de quiebra”.
20 de mayo de 2016
El veto más recordado de Cristina Fernández de Kirchner fue para la ley que establecía el pago del 82% móvil para los jubilados. La norma fue sancionada el 13 de octubre de 2010, y vetada por la presidenta al día siguiente.

Fue la única ley que alcanzó a aprobar en las dos cámaras la oposición en el interregno que iba entre 2009 y 2011, en el que alcanzó una diferencia favorable en Diputados, pero en el Senado las cosas seguían levemente favorables para el entonces oficialismo. Así y todo, logró pasar el filtro del Senado, donde se dio un empate en 35 votos que fue desempatado, como con la resolución 125, por el vicepresidente Julio César Cobos.

Primero se realizó la votación en general y después en particular, aunque entonces no se discutió ningún artículo y todo fue un breve trámite. La iniciativa, que también establecía las actualizaciones según los casos Badaro y Sánchez, debía ser avalada por el Poder Ejecutivo, pero ya el oficialismo había anticipado que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la vetaría.

La resolución de la sesión sobrevino al cabo de más de diez horas de una sesión que se había iniciado poco antes de las 14 y que se prolongó hasta pasada la medianoche, en medio de tensión por una definición tan ajustada.

Inmediatamente después de aprobada, el entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, opinó a través de Twitter que se trataba de “una ley que inexorablemente llevaría a la quiebra del Estado argentino”, y advirtía que “algunos de sus impulsores son los mismos que han hecho quebrar al Estado argentino en 2001 y pusieron en riesgo 150 años de construcción política”. Tras ello, Aníbal señalaba que “los mismos que se ufanaban de haberles descontado el 13 % a los jubilados que hoy dicen defender como a docentes y empleados públicos. Los mismos que llevaron a 14 provincias a enterrarse en ‘bonos’/papel pintado destinado a empobrecer y denigrar a los trabajadores y jubilados”.

Al día siguiente, la presidenta anunció el veto total a la norma, con estas palabras: “He vetado esta ley de quiebra que ayer sancionó el Parlamento”.

Al participar al caer la tarde en el acto de firma de un convenio para la producción agropecuaria en la Casa de Gobierno, la Presidenta de la Nación recordó que “Alfonsín reinstauró en 1984 las contribuciones patronales y, en 1986, sin embargo, se dicta la emergencia previsional”. Asimismo recordó que “se disminuyeron los haberes de los jubilados”, y precisó que “estas deudas fueron canceladas con bonos en los años 90. Parte de los fondos con los cuales se vendió YPF sirvieron para pagar regalías a las provincias petrolíferas y, otra, para abonar a los jubilados”.

La mandataria agregó que “en 1994 se instala la idea de las bondades de las privatizaciones de los recursos de los trabajadores y nacen las AFJP”. Así las cosas, dijo, “terminó el Estado haciéndose cargo de la mayoría de los jubilados, a los que no cubría el sistema de capitalización. Por eso en 2009 decidimos recuperar esos recursos, en soledad y con fuertes críticas de seguridad jurídica por parte de la oposición”.

Cristina aseguró que su decisión de veto es “en beneficio de todos los argentinos, para que continúen cobrando aumentos cada seis meses”.

Y aludiendo a la actitud de Julio Cobos del día anterior, se refirió al gobernador bonaerense para decir: “Gracias Scioli. Vos fuiste vicepresidente de un hombre difícil, pero de una valentía, coraje y compromiso con el país y su vida que siempre mantuvo. Le tengo una gran admiración. Sería bueno que hubiera debate y posiciones serias”.

Por otra parte sostuvo que “las reservas del Banco Central no son mías ni de Marcó del Pont sino de todos los argentinos” y dijo que la oposición procura que “el gobierno se endeude afuera o recorte el gasto público”.

“Estamos inaugurando miles de obras con recursos del Estado. Hemos incrementado la producción energética, que nos permitió seguir creciendo a tasas chinas. Hay intereses muy fuertes detrás de la votación. En el Parlamento están sentados las máscaras de otros que no están sentados ahí. Las decisiones que tomo apuntan a los 40 millones de argentinos, a los que me quieren o no”, dijo la Presidenta.

Disparó también contra los legisladores de la oposición. Fue al señalar que “se terminó la época de estafa al Estado y no soy tonta” y agregó que “la gente con experiencia legislativa no puede haber votado lo que votó ayer, es decir, detrás hay otra cosa”.

Y agregó: “Se pretende que los trabajadores vuelvan al sistema privado. Así privatizaron la Argentina, con el desprestigio del Estado. Nadie puede creer que quienes provocaron el default soberano de nuestra historia piensen en los jubilados. Dejaron el país con 30 muertos en la Plaza de Mayo y, ahora, van por el Estado”.

Remarcó también que entre 2003 y la actualidad “se aumentó un 498 por ciento las jubilaciones” y reseñó que “los mismos que declararon el default y le descontaron a los jubilados ayer votaron la ley de quiebra del Estado en el Parlamento”.