BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 16 de agosto de 2017
NOTICIAS
Reclaman la urgente sanción de una ley para proteger los humedales
Organizaciones y cátedras universitarias exhortaron a los legisladores a sancionar una ley para resguardar esos ecosistemas frente a los negocios inmobiliarios y actividades productivas. Macri había anunciado un proyecto pero no lo envió.
26 de mayo de 2016
Un grupo de organizaciones y cátedras universitarias solicitaron al Congreso de la Nación que trate de manera “urgente” un proyecto de Ley de Humedales “a efectos de garantizar la protección y recomposición de los humedales a nivel nacional”.

“El proyecto de Ley de Humedales en su contenido es una ley de presupuestos mínimos cuyo fin es establecer una regulación de su protección a nivel nacional, facultando a cada provincia a regular una protección mayor, conforme sus necesidades. Consideramos de vital importancia que el proyecto pueda ser sancionado como ley dado que el vacío legal existente permite que estos ecosistemas vitales e irremplazables, para la población y la salud, se encuentren en vías de desaparición y degradación progresiva principalmente producto de las actividades humanas sin regulación ni control”, indicaron a través de un comunicado de prensa.

El documento lleva la firma de la Asociación por la Justicia Ambiental (AJAM), el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), la cátedra libre de Ingeniería Comunitaria de la UBA, la cátedra “Seminario Transformaciones y conflictos en el espacio urbano metropolitano de Buenos Aires” de la Universidad Nacional de La Plata, el taller libre de Proyecto Social de la UBA y de la Organización Vecinal Salvemos el Río Gualeguaychú.

“Durante el año 2014, la Cámara de Senadores aprobó un proyecto de ley que perdió estado parlamentario, sin motivo aparente, en el año 2015. Ya en 2016, en el marco del Día Mundial de Los Humedales el actual presidente de la Nación anuncio que el Poder Ejecutivo enviaría un proyecto de ley de carácter tuitivo al Congreso para su tratamiento. Este aún no fue remitido al Congreso por el Poder Ejecutivo. Asimismo, la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente perteneciente a la Cámara de Senadores elaboró un pre-dictamen en virtud de la fusión de dos proyectos elaborados por las senadoras Luna y Odarda”, recordaron las organizaciones y cátedras.

“Este pre-dictamen incluye lineamientos básicos y necesarios para conformar la elaboración de un instrumento legislativo válido que permita la protección de humedales. Contempla la definición establecida por la Convención Ramsar en el año 1971, de la cual Argentina es signataria, incorporada a nuestra legislación mediante Ley N°23.919. Esta entiende a los humedales como: ‘extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros, y pretende exigir el uso racional y sustentable de los humedales a sabiendas de las necesidades de desarrollo económico imperante´”, destacaron.

En este marco, alertaron que “actualmente, aéreas del litoral argentino se encuentran devastadas por emprendimientos inmobiliarios mal emplazados o por actividades productivas intensivas e invasivas”. “Igual estado de situación aplica para el área que comprende el cauce del Ro Lujan, valle del Río Gualeguaychú e islas del Delta entre otras tantas zonas, principalmente por el cambio en el uso del suelo, incremento de la actividad ganadera, producción de monocultivos, deforestación y construcción de diques”, agregaron.

El comunicado indica: “es importante destacar que su protección no se refiere a meros intereses conservacionistas sino que responde a las importantísimas e irremplazables funciones ecosistémicas que los humedales proporcionan para la vida humana, convirtiéndolos es esenciales para la vida misma. A modo de síntesis enumeramos sus principales funciones; como ser: almacenamiento de agua dulce; regulación de caudales (retienen y frenan el agua en épocas de crecidas); retentores de sedimentos y nutrientes en los valles de inundación; recargan acuíferos; son fijadores de dióxido de carbono (por lo que benefician al morigerar el cambio climático que está sufriendo nuestro planeta); depuradores del agua (muchas plantas absorben metales pesados y biocidas); fuente de alimento directo para animales y personas; abastecimiento de recursos como (leña y madera a las comunidades aledañas); hábitat para fauna silvestre, etcétera”.

Asimismo, subrayaron que los humedales permiten “mitigar inundaciones y sequías; reservar agua dulce para consumo humano y animal; preservar la biodiversidad y mitigar el cambio climático”. “Nunca deviene pérdida, sólo involucra innumerables y valiosos beneficios ambientales, sociales y económicos”, aseguraron.

“Por lo tanto, la reducción, contaminación y posterior desaparición de los humedales impacta en forma directa provocando indefectiblemente pérdida de calidad de vida para toda la población. Por ello exigimos urgente tratamiento en la Cámara de Senadores, sin más dilación”, concluye el comunicado.