BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 26 de abril de 2017
INFORMES
El peronismo en el Congreso: 13 bloques en el Senado y 18 en Diputados
Las divisiones de las representaciones del peronismo, tanto en la Cámara alta como en la Baja, son el reflejo de los cursos de acción marcados tras la derrota electoral y fundamentalmente por el destape de los actos de corrupción.
1 de julio de 2016
“¿Cuál es el cartabón para medir quién es más peronista?”. Esa es la pregunta formulada por Parlamentario a senadores y diputados, inclusive a algunos gobernadores, ante la cual nadie arriesga una respuesta coherente; al contrario, apelan a eufemismos, y también a las chanzas para matizar las fugas por derecha y por izquierda que padecen.

Lógicamente desde la derrota en las elecciones presidenciales, la más afectada fue la militancia kirchnerista a lo largo y ancho del país. La elaboración del duelo electoral no les fue fácil y se potenciaron las acusaciones de quienes incidieron para que el ejercicio de la voluntad popular a través de las urnas cerrara abruptamente una historia que lideraron Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, y que se sintetizó en la gastada frase de “la década ganada”.

Imaginaron que la política es lineal y no que tiene alternativas que florecen cotidianamente, con decisiones que sorprenden a más de uno. Sin lugar a dudas, quien más sufrió esas reacciones fue el presidente del bloque de diputados nacionales del FpV-PJ, Héctor Recalde, con fugas que marcaron el andar de esa bancada en estos siete meses.

Está claro que a los dirigentes de La Cámpora, entre ellos Máximo Kirchner, “Wado” De Pedro y Andrés Larroque, les costó asumir que la influencia que ejercían desde el primer piso de Balcarce 50 haya quedado en el pasado. “Se olvidaron de que nunca se cruza la 9 de Julio para siempre”, fue la chanza de un veterano legislador al admitir que quienes dejaron el poder no pudieron advertir que lejos de la Plaza de Mayo la construcción no es fácil y la calle está dura. En ese marco, el papelón por la tenencia de un despacho reclamado por el exhijo presidencial fue de antología.

En cambio los gobernadores y también los intendentes peronistas, veteranos en las luchas electorales, rápidamente se ubicaron en el nuevo escenario nacional sin pudor alguno, y más de uno aprovechó para confesar que hasta el 10 de diciembre pasado no enfrentaban a CFK por necesidades de sus provincias, como lo confesó el exgobernador y ahora senador nacional tucumano José Alperovich.

Ahora estallaron las broncas internas y en algunos casos los cuestionamientos ideológicos a la marcha del proyecto nacional y popular, con un tinte progresista de índole porteño, lejos de las realidades de las provincias, donde pesa la orientación de los caudillos regionales. Un modelo de esta afirmación es el gobernador Gildo Insfrán, por ejemplo, a quien no se lo puede etiquetar de progresista K. “Soy peronista”, repite a quien lo quiera escuchar, especulándose con que luego de que los aires kirchneristas quedaran fuera del recambio ideológico se esté avanzando en un regreso a las fuentes.

Es un secreto a voces que los gobernadores y los caudillos siempre han privilegiado sus necesidades primordiales. Una estrategia que los lleva a acordar con quien esté en la Casa Rosada, al margen de sus colores partidarios, para garantizar la instrumentación de sus planes de permanencia en el poder.



Masitas dulces

El devastado panorama peronista beneficia -en primera instancia- a Sergio Massa y su Frente Renovador, dado que no se descarta que más de uno de los que dieron el portazo rumbo al bloque peronista y los que se puedan dar, tengan una conducta de acercamiento con ellos a la hora de la votación de las leyes, como sucede ahora con el bloque que lidera Diego Bossio. Un punto de partida para futuros acuerdos políticos, como especulan en el massismo. El Frente Renovador cuenta actualmente con 23 diputados.

El mismo pensamiento tiene José Manuel de la Sota, quien también se puso a tiro, razón por la cual ha decidido jugar en las elecciones legislativas del año que viene para posicionarse a nivel nacional. En la Cámara baja el “Gallego” cuenta con seis diputados y en la vereda de enfrente dos senadores.

Otro que goza de estas divisiones y cuestionamientos es el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Hoy sus diputados están bajo la órbita del bloque del PJ que lideran Oscar Romero y Bossio, mientras que su hermano, el senador Rodolfo Urtubey tiene la misión de sumar voluntades en la Cámara alta para robustecer la figura del gobernador. Por ahora, el sector cuenta con tres senadores: la salteña María Cristina Fiore Viñuales y el catamarqueño Dalmacio Mera. La mujer con un bloque unipersonal propio, Pares.

En el rompecabezas de la sigla del PJ están también los puntanos que lideran los eternos hermanos Rodríguez Saá. En la Cámara baja, tras la sigla de Compromiso Federal, cuentan con tres diputados, mientras que en el Senado suman dos senadores.

El variopinto peronista muestra también varios bloques que responden directamente a sus gobernadores, como los pampeanos, chubutenses y misioneros.

En la heterogénea representación parlamentaria peronista se encuentran alrededor de 30 diputados con autonomía y que ahora cotizan como en la bolsa. En esta lista están por ejemplo, el puntano Claudio Poggi, exgobernador de su provincia que se distanció de los Rodríguez Saá; la entrerriana María Cristina Cremer de Busti, y el bonaerense Omar Plaini, entre otros.

Ante este cuadro de situación, Sergio Massa se frotas las manos. En su entorno dicen que tiene el libro de pases abierto, esperando que varios de estos diputados vayan a engrosar las filas del FR. Tal vez por eso el dirigente de Tigre se cuidó de opinar sobre la implosión del peronismo oficialista.

Con el peronismo dividido, tanto por izquierda como por derecha, ahora se abre una nueva etapa política no solo en el Congreso de la Nación, sino también en el escenario nacional de cara a las próximas elecciones de 2017 y 2019, en particular en los distritos donde sus padrones electorales definen el ejercicio de la soberanía popular a través del voto, entre ellos Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe, Córdoba y Mendoza.



Chau, me voy

Parlamentario y parlamentario.com reflejaron puntualmente los adioses de los diputados de la bancada del por ahora FpV-PJ, e inclusive se anticiparon esas movidas. El bonaerense Diego Bossio cosechó los insultos y las acusaciones de traidor, una frase que a nadie le gusta recibir y hasta La Cámpora le dedicó una suerte de escrache virtual.

En rigor, el extitular de la ANSeS fue la cara visible de la primer gran fuga, que estuvo también encabezada por el titular del flamante bloque Peronista, el sindicalista Oscar Romero, que lidera un bloque de 17 diputados. Quince que integraban el bloque FpV, y los dos peronistas pampeanos, que marcaron la retirada con el tradicional argumento de que “el bloque de Recalde” no los contenía, y que el 9 de diciembre último se cerró una etapa política.

Fue el primer síntoma de una ruptura que nadie imaginó que se iba a producir a pocos meses del arribo de Mauricio Macri a la Casa Rosada; el imaginario K esperaba que fuera al revés: aguantar la embestida amarilla para luego contraatacar. Las plazas se convirtieron en escenarios para cuestionar la política de los globos amarillos con encendidos discursos que en su momento llevaron a Miguel Angel Pichetto a sugerir “que algunos se creen que están bajando de Sierra Maestra”…

El fugaz regreso de Cristina Fernández de Kirchner, su discurso frente a los tribunales de Comodoro Py y sus cátedras en el Instituto Patria, alimentaron la tendencia de creer que su figura garantizaba la continuidad de la vigencia del proyecto nacional y popular, ahora enmarcada en la resistencia con alegría…

Una resistencia que desde el sur, por las redes sociales y mensajes a los celulares de sus destinatarios, imaginó capaz de sostener su liderazgo. Pero finalmente ello no rindió lo esperado. Fundamentalmente por el obsceno desfile de protagonistas de la corrupción, cuya gota que rebalsó el vaso fue el del exsecretario José López depositando 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez en plena madrugada. Aunque también es cierto que mantener el liderazgo a la distancia no es cosa sencilla, y menos en estas circunstancias. Concebir la política a través de las redes sociales no es la centralidad de ninguna fuerza, máxime en un abrupto cambio económico e institucional como el que se atraviesa. Demanda una presencia personal que por ahora brilla por su ausencia, como más de un senador o diputado le endilga a la expresidenta.

Una actitud que fue cuestionada hasta en sus propias filas, que decidieron no hacer pública la bronca reinante, pero sí dejaron constancia en las reuniones partidarias.



Arrepentidos

“Ya empezó a funcionar la ley del arrepentido”, dijo una diputada del Frente para la Victoria en relación a la fuga en cadena de integrantes del bloque que lidera Héctor Recalde. Como dijimos, la caída del tucumano José López operó como excusa para que los misioneros dieran un portazo que dejó anonado a más de uno.

A lo de López se agregaron las idas y vueltas en torno al diputado nacional Julio De Vido, en relación a sus fueros en general, y la posibilidad de allanar sus propiedades en particular. Las dudas generaron acusaciones cruzadas en las reuniones del bloque, y la falta de acuerdos facilitó que los orgánicos del Movimiento Evita armaran su propio bloque. Al irse, se fueron reivindicando las banderas peronistas, reivindicando los doce años kirchneristas, pero aclarando que necesitaban un nuevo liderazgo. Y dejando claro que no compartían la idea de defender a De Vido.

Obviamente la partida de los seis diputados que hasta semanas atrás defendían con capa y espada los gobiernos de Néstor y Cristina -cosa que siguen haciendo-, como así también el liderazgo de esta última -cosa que ya no-, dejó al bloque del FpV en terapia intensiva.



Panorama en la Cámara alta

El panorama en el Senado no tiene los condimentos de Diputados. Por el contrario, las diferencias no han sido ventiladas públicamente y se circunscriben en general a los despachos, como es norma y costumbre en la historia parlamentaria de este ámbito. “Los Padres de la Patria” conservan ese estilo de mantener puertas adentro las diferencias ideológicas sobre el rol del peronismo, particularmente desde el 9 de diciembre último.

Más allá del histórico bloque liderado por el rionegrino Miguel Angel Pichetto, existen otras versiones peronista con vida propia, comenzando por el llamado “Peronismo Federal”. Lo cierto es que son peronistas Adolfo Rodríguez Saá, Liliana Negre de Alonso, Juan Carlos Romero, Carlos Reutemann, Roberto Basualdo y por supuesto Carlos Menem, entre otros.

Un clima de distensión se da por estos días entre Cambiemos y opositores, con mayor énfasis con el jefe de la bancada Pichetto, quien oficia de mediador con los gobernadores peronistas. El rionegrino, que se comportó como un gran soldado kirchnerista, fue uno los primeros en salir a cuestionar sutilmente a su exjefa, cuando dijo en las primeras sesiones del año que ahora se sentía como “un libre pensador”, y que ya no tenía la pesada mochila de acatar las órdenes de CFK. Ese mensaje fue el inicio del camino de la ruptura del bloque, que hoy se mantiene virtualmente unido, aunque nada garantiza que eso se mantenga en el tiempo.

Uno de los primeros síntomas del alejamiento de Pichetto de la dura línea K, fue cuando el FpV-PJ acordó con el Pro una sesión especial para abordar un proyecto de ley del radical Julio Cobos.

Dejaron sus bancas vacías Ana Claudia Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Virginia García, María de los Angeles Sacnun, Marcelo Fuentes, Ruperto Godoy, Sandra Giménez, Juan Manuel Irrazabal, María Ester Labado, María Laura Leguizamón, Gerardo Montenegro y María Inés Pilatti Vergara, en un gesto que marcaba la temperatura de roces y del adiós a la famosa disciplina partidaria.

En sintonía con la despedida de los diputados nacionales misioneros del bloque del FpV-PJ, en la Cámara alta la senadora Sandra Giménez armó un monobloque bajo la denominación “Misiones”.

Más que obvio que se espera, al igual que en Diputados, que los senadores que todavía responden a la expresidenta que sigue refugiada en el sur, también le digan adiós a Pichetto. La cantidad es lo de menos sino la decisión de romper.



Ya no somos los mismos

La dispersión de “Los Muchachos Peronistas” es además de una puja por los espacios parlamentarios, una lucha en la que los gobernadores peronistas quieren erigirse en los guardianes del pensamiento peronista, como se insistió en una reunión en Formosa auspiciada por Gildo Insfrán.

Una movida bautizada como “defensa del territorio”, cuya traducción es más que simple: desensillar hasta el armado de las listas para las elecciones del año que viene, y fijar la prioridad en la gestión.

Por supuesto que este nuevo escenario parlamentario depara más de una pregunta sobre cómo seguirán los cursos de acción de la sanción de las leyes en ambas cámaras.

Por el lado del atomizado peronismo, las señales que se emitan en torno a la posibilidad de trabajar en conjunto a la hora de las votaciones se presenta como un deseo que no tendrá fácil aplicación, en el marco de acusaciones en algunos casos de fuerte tono agresivo.

Voces adictas a CFK dejaron trascender que la movida de los gobernadores es resguardar sus poderes regionales al margen del proyecto nacional y popular de la década ganada, y que significa un peronismo que tiene que resistir los abruptos cambios y esperar los resultados de las elecciones del 2017 para definir el rol del PJ camino a las presidenciales de 2019.

La centralidad de esta crisis, como lo admiten, es la derrota electoral, y ahora el manejo de las obras públicas, que derivó en las reubicaciones en los bloques del Senado y Diputados. Un panorama que es observado con atención por Sergio Massa, José Manuel de la Sota, y el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, de cara a las elecciones venideras.

Aquí están, estos son

CÁMARA DE SENADORES

FpV-PJ (38): Juan Manuel Abal Medina, Eduardo Aguilar, Hilda Aguirre, Ana Almirón, José Alperovich, Walter Barrionuevo, Inés Blas, Salvador Cabral, Julio César Catalán Magni, Graciela De la Rosa, Carlos “Camau” Espínola, Liliana Fellner, Anabel Fernández Sagasti, Marcelo Fuentes, Virginia García, Silvina García Larraburu, Ruperto Godoy, Pedro Guillermo Guastavino, Nancy González, Juan Manuel Irrazábal, Ada Rosa Iturrez de Cappellini, Sigrid Kunath, María Ester Labado, María Laura Leguizamón, Mirtha Teresita Luna, José Miguel Mayans, Dalmacio Mera, Beatriz Mirkin, José “Nato” Ojeda, Juan Mario País, Omar Perotti, Daniel Pérsico, Miguel Angel Pichetto, María Inés Pilatti Vergara, Marina Riofrío, María de los Angeles Sacnun, Rodolfo Urtubey y Gerardo Zamora.

Compromiso Federal (2): Liliana Negre de Alonso y Adolfo Rodríguez Saá.

Frente Popular Salteño (1): Juan Carlos Romero.

Producción y Trabajo (1): Roberto Basualdo.

Frente Popular (1): Gerardo Montenegro.

Santa Fe Federal (1): Carlos Alberto Reutemann.

Peronismo Pampeano (2): Norma Durango y Daniel Lovera.

Pares (1): María Cristina Fiore Viñuales.

Misiones (1): Sandra Giménez.

Chubut Somos Todos (1): Alfredo Luenzo.

Federalismo y Liberación (1): Carlos Saúl Menem.

Proyecto Sur (1): Fernando “Pino” Solanas.

Unión por Córdoba (1): Carlos Caserio.

CÁMARA DE DIPUTADOS

FpV (70): Alejandro Abraham, Cristina Alvarez Rodríguez, Gustavo Arrieta, Luis María Bardeggia, Jorge Barreto, Luis Basterra, Cristina Britez, Juan Cabandié, Guillermo Carmona, Analuz Ailén Carol, Nilda Carrizo, Carlos Castagneto, Sandra Castro, Alberto Ciampini, Luis Cigogna, Marcos Cleri, Diana Conti, Eduardo “Wado” De Pedro, Julio De Vido, Edgardo Depetri, Daniel Di Stéfano, Juliana Di Tullio, Juan Carlos Díaz Roig, Martín Doñate, Gabriela Estévez, Silvina Frana, Abel Furlán, Ana Carolina Gaillard, Miriam Gallardo, María Teresa García, Nilda Garré, Lautaro Gervasoni, José Luis Gioja, Mauricio Gómez Bull, Josefina González, Adrián Grana, Dulce Granados, María Isabel Guerín, Juan Manuel Huss, Santiago Igon, Axel Kicilllof, Máximo Kirchner, Carlos Kunkel, Andrés “Cuervo” Larroque, Ana Llanos, Inés Lotto, Norman Darío Martínez, María Massín, Liliana Mazure, Mayra Mendoza, Sandra Mendoza, Verónica Mercado, Carlos Moreno, Juan Manuel Pedrini, Martín Alejandro Pérez, Analía Rach Quiroga, Alejandro Ramos, Fernanda Raverta, Héctor Recalde, Matías David Rodríguez, Rodrigo Rodríguez, José Ruiz Aragón, Marcelo Santillán, Eduardo Seminara, Julio Solanas, Mirta Alicia Soraire, María Emilia Soria, Rodolfo Tailhade, Héctor Tomas y Luana Volnovich.

Peronismo para la Victoria (6): Remo Carlotto, Lucila De Ponti, Araceli Ferreyra, Leonardo Grosso, Andrés Guzmán y Silvia Horne.

Federal Unidos por una Nueva Argentina (23): Gilberto Alegre, Horacio Fernando Alonso, Gustavo Bevilacqua, Graciela Camaño, Héctor Daer, José Ignacio De Mendiguren, María Ehcosor, Alejandro Grandinetti, Marco Lavagna, Mónica Litza, Sergio Massa, Vanesa Massetani, Mariana Morales, Cecilia Moreau, Facundo Moyano, Marcela Passo, Raúl Pérez, Carla Pitiot, María Liliana Schwindt, Carlos Selva, Alejandro Snopek, Felipe Solá y Mirta Tundis.

Unidos por una Nueva Argentina (6): María Eugenia Brezzo, Juan Fernando Brügge, Agustín Calleri, Adriana Nazario, Blanca Rossi y Claudia Rucci.

Trabajo y Dignidad (2): Sixto Bermejo y Elia Nelly Lagoria.

Chubut Somos Todos (1): Jorge Taboada

Justicialista (17): Diego Bossio, Néstor Javier David, Gustavo Fernández Mendía, Luis Beder Herrera, Evita Isa, Pablo Kosiner, Oscar Macías, Teresita Madera, Gustavo Martínez Campos, Rubén Miranda, Alberto Roberti, Oscar Romero, Carlos Rubín, Guillermo Snopek, Héctor Tentor, Néstor Nicolás Tomassi y Sergio Ziliotto.

Juntos por Argentina (4): Franco Caviglia, Eduardo Fabiani, Rubén Darío Giustozzi y Sandro Guzmán.

Compromiso Federal (3): Berta Arenas, Ivana Bianchi y Luis Lusquiños.

Misiones (3): Maurice Closs, Jorge Franco y Silvia Risko.

Avanzar San Luis (1): Claudio Poggi

Cultura, Educación y Trabajo (1): Francisco Omar Plaini.

Unión por Entre Ríos (1): María Cristina Cremer de Busti.

Movimiento Solidario Popular (1): Oscar Anselmo Martínez.

Primero Tucumán (1): José “Mellizo” Orellana.

Compromiso con San Juan (1): Florencia Peñaloza Marianetti.

Libertad, Valores y Cambio (1): Alex Ziegler.

Brigadier General Juan Bautista Bustos (1): Ramón Bernabey.