BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 16 de diciembre de 2018
LEGISLATURA PORTEÑA
María Rosa Muiños, mejor diputada porteña del año
La presidenta del Bloque Peronista María Rosa Muiños fue elegida por legisladores, asesores y periodistas del Parlamento porteño, como la diputada más laboriosa del año en el marco de los Premios Parlamentario 2016.
2 de diciembre de 2016
Por Daiana Solange Zunino

La diputada y presidenta del Bloque Peronista, María Rosa Muiños, nos recibió en su despacho para dialogar sobre la distinción que recibió por parte de sus colegas, asesores y periodistas del Palacio Legislativo, quienes la eligieron como la diputada más laboriosa del año, además de evaluar las gestiones de Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri, y hacer una revisión de las decisiones tomadas durante todo el 2016.

- ¿Cómo recibió el hecho de haber sido votada por diputados, asesores y periodistas como la legisladora más laboriosa del año?

- La verdad es un honor y es muy gratificante. Yo lo entiendo, y lo dije la primera vez que recibí una distinción semejante en mi primer año como legisladora, como que esto es un trabajo en equipo porque no depende solamente de la voluntad y la impronta que le ponga cada legislador, sino el equipo que también lo acompaña. La verdad es que a veces este trabajo tiene un vértigo, es como que uno tiene comisiones establecidas, pero también tiene que ponerse al día con el trabajo de los demás legisladores, con temas que por ahí uno no había puesto el foco sobre la importancia de ese tema o se tiene un cierto desconocimiento sobre el mismo, por todo esto, es muy importante tener un buen equipo de asesores. Siempre destacó la labor del equipo, porque si no sería imposible, no se puede pensar que una persona tiene la capacidad de intervenir sobre temas tan diferentes, con un ritmo de trabajo que requeriría de una dedicación de 18 o 20 horas por día, la verdad que sería imposible sin todo el equipo.

- ¿Qué evaluación puede realizar sobre su desempeño durante este año?

- Uno siempre quiere ir por más, a mí me gustaría poder abarcar muchos más temas, incluso a veces siento una deficiencia cuando estoy en una sesión y se está trabajando una ley que es importante pero que se trabajó en comisiones en las que yo no estoy, se dé que se trata la ley pero no tengo un conocimiento profundo, y para sortear esto tengo que recurrir a mi equipo, no solo de asesores sino que también de los compañeros del bloque. Por suerte nosotros tenemos comisiones diferentes, entonces podemos complementarnos, pero además hay que tener confianza en ese compañero que comparte con uno el bloque y que está estudiando alguna normativa en alguna comisión en la que no estás, haciendo que tengas que confiar en su criterio y opinión. Esto también se trabaja con los asesores de todos, y a mí me parece que esto está bueno y es una manera inteligente de trabajar, porque se tienen diferentes miradas. Hay que pensar que uno con una norma no va a dejar conforme al 100% de los afectados por esa norma, pero tiene que acercarse a ese número y para eso hay que escucharnos entre todos, aunque algunas no piensen en el bien colectivo.



- Tuvo un año complicado dado que tuvo que dejar la vicepresidencia segunda del Cuerpo y formó un nuevo bloque. ¿Por qué tomó esa decisión?

- Estoy más que conforme con mi decisión. La vicepresidencia segunda es un cargo propuesto por la segunda fuerza, que era en ese momento el FpV, pero es votado por todo el Cuerpo. La verdad que también fue un honor esa distinción, y esto si fue una decisión absolutamente personal, que correspondía al hecho de que yo no me iba a sentir cómoda en ese lugar representando un bloque del que ya no formaba parte; creo que fue bien receptado. Para mí esto fue crucial, yo no hubiera podido seguir ejerciendo esa función, habiendo creado un bloque diferente al mío de origen.

- ¿Por qué decidió separarse del bloque de origen?

- Nosotros casi desde el principio, cuando el FpV era un interbloque teníamos más flexibilidad para algunas votaciones y decisiones, pero siempre hubo un hilo conductor que fue el tope en la discusión política, pero había un punto en el que la discusión se trababa y no tenía que ver con los temas de la Ciudad, sino que guardaba relación con algunas decisiones súper estructurales y fuera del distrito que no involucraban el interés de los vecinos, o por lo menos así lo interpretábamos algunos de los que formábamos parte de ese bloque. Cuando a principio de este año conformamos un solo bloque, con la presidencia de Carlos Tomada, nosotros entendimos que era la estrategia correcta dado que habíamos perdido la elección nacional y la elección en un distrito tan importante como es la provincia de Buenos Aires, que siempre fue como el bastión del peronismo. Con esta vocación de unámonos, tengamos una sola política para poder superar esta instancia de derrota y volver a crear una mayoría, entendimos que era la correcto. La verdad es que la discusión fue más cerrada, porque al ya no tener una jefatura nacional que nos dijera lo que teníamos que hacer hizo que se cortara el diálogo; para nosotros la primer crisis se presentó ni bien estrenado el bloque, porque el Ejecutivo llamó a una sesión extraordinaria en enero para tratar la transferencia de la Policía, nosotros que ya veníamos trabajando el tema desde diciembre con los miembros del bloque para plantear una postura en común, por lo que habíamos acordado este traslado de la PFA, porque estamos de acuerdo y creemos que hace a la autonomía de la Ciudad, además fue una promesa de campaña de nuestro candidato a presidente, pero más allá de esto era un anhelo de los porteños peronistas.

La verdad es que en un momento esta discusión se trabó dentro del bloque, hubo un sector que tomó la decisión de no acompañar el traspaso, y eso a nosotros se nos comunicó a través de Tomada, entonces de alguna de forma nosotros sentimos que había una lucha por la conducción política de ese bloque, no en términos de nombre, de la política. Para nosotros esto fue muy revelador e importante. Hace poco votamos la nueva Ley de Seguridad, todos los bloques introdujimos modificaciones, y en algunos artículos en donde no nos tomaron nuestras modificaciones votamos en contra, pero eso no quiere decir que no acompañemos la decisión del jefe de Gobierno, porque entendemos que la Policía de la Ciudad es una política beneficiosa para el vecino.

- ¿Cuáles son las expectativas del peronismo para las elecciones legislativas del 2017?

- Nosotros acabamos de oficializar nuestro nuevo espacio de participación con un montón de compañeros y agrupaciones que están dentro del peronismo en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires con la expectativa de ser competitivos en las elecciones del 2017, pero fundamentalmente en las de 2019. Creemos que el peronismo necesita reconstruirse, a mí no me gusta usar la palabra renovación para la descripción de este proceso, y en ese proceso estamos ahora. Tenemos que ser cautos e inteligentes para hacer este proceso y cerrarlo como corresponde, no podemos obviarlo ni evitarlo, porque si vamos hacia ese lugar eso nos va a imposibilitar crecer como dirigentes políticos, como personas, y tener esa mirada abarcativa sobre la Ciudad que queremos y lo que necesita el vecino. Nosotros tenemos que hacer un proceso más participativo y más amplio, por eso le pusimos nuevo espacio de participación, porque además nos parece que es la hora de la participación colectiva.

- ¿Piensa que van a tener una lista de unidad o van a existir distintas listas?

- Eso ya no es de mi gobierno, no es algo que yo pueda saber ahora, esto es parte del proceso a construir. No soy una fanática dogmática de unidad si y unidad no, me parece que este proceso es producto de una creación colectiva, de la cual espero que nos lleva a interpretar los intereses de la mayoría de los vecinos de la Ciudad, que ellos además puedan reconocer eso mismo y que nos lo reconozcan a través del voto. Es una construcción difícil que requiere mucha ingeniería, no solamente pensar el proceso y trabajarlo, sino que hay factores exógenos que uno no controla y que juegan.



- ¿Cómo evalúa la gestión de Cambiemos a nivel nacional? ¿Ve las mismas aptitudes?

- Se parece mucho la gestión nacional a lo que fueron los dos gobiernos de Macri en la Ciudad, donde hay un discurso y hay una acción diferente a la de ese discurso, con la gravedad de que esta Ciudad tiene muchos recursos y que no define decisiones económicas, mientras que en la Nación juegan otros factores y si se toman definiciones de mucha más importantes que las que él tomaba cuando era jefe de Gobierno de la Ciudad. Creo que eligió él y su gabinete favorecer a un sector social que ya estaba favorecido, ese costo los están pagando los sectores medios, los medios bajos y los bajos. Él fundamenta la necesidad del ajuste en base a la herencia recibida, pero la verdad es que la herencia no era tan mala, y el ajuste era innecesario en la forma en que lo hizo.

Cuando uno piensa en la política piensa en que sectores va a afectar y cuanto puede soportar ese sector, entonces no hay justificación posible para haber decidido eliminar las retenciones al campo y meterte un 800 por ciento de aumento en los servicios, no hay discurso que lo justifique. Necesitamos un Estado que recaude y que no despilfarre para poder redistribuir justamente todo lo que tiene como capital; si apenas asumís el gobierno decís “a mis amigos del campo les voy a eliminar las retenciones porque estaban sufriendo y era injusto”, y al que vive en un pueblito de Buenos Aires que no tiene cloacas, agua corriente y solo tiene tres lamparitas en toda su casa, de la noche a la mañana le hacen pagar 6 o 7 veces más de lo que abonaba por sus servicios, te das cuenta que hay una política de clase.