BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 24 de mayo de 2017
OPINIÓN
Impuesto a las Ganancias: las cifras del Gobierno no cierran por ningún lado
Por Axel Kicillof. El diputado kirchnerista da detalles del proyecto aprobado en Diputados y defiende los datos allí consignados.
15 de diciembre de 2016
El Gobierno quiere disfrazar su mentira electoral de quitar Ganancias acusando a la oposición de irresponsable. Macri prometió eliminar el impuesto e hizo lo contrario: en 2015 pagaba un millón de trabajadores y ahora más de dos millones.

El proyecto aprobado en la Cámara de Diputados de la Nación tiene -tal como se sostuvo desde su presentación en conferencia de prensa el día de la votación- un "costo fiscal" bruto estimado de 65.000 millones de pesos para 2017. Esta cifra es comparable con el costo fiscal del proyecto del oficialismo que se eleva a 50.000 millones de pesos.

El proyecto de ley que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados actualiza las deducciones y las escalas del impuesto a las ganancias y establece criterios automáticos para las actualizaciones futuras de todos los montos de modo que solo pague el impuesto el 10% de los asalariados de mayores ingresos. Además, se plantea un esquema progresivo para las deducciones por cargas de familia, se reinstala el incremento por zona desfavorable pero en 45% y se incorpora deducciones por el pago de alquileres, créditos hipotecarios y gastos educativos. Se exime del impuesto al aguinaldo de los salarios menores y las jubilaciones inferiores a 60.000 pesos; mientras que se incorpora a los nuevos magistrados del Poder Judicial.

En el proyecto aprobado esta merma se compensa con la incorporación de tributos a ciertas rentas financieras (LEBAC, plazos fijos y dividendos: $9.400 millones aproximadamente), impuesto a los juegos de azar (recaudación estimada: 3.500 millones); a las operaciones de dólar futuro (recaudación estimada: $5.700 millones) y la restitución de las retenciones a la minería ($5.000 millones aproximadamente).

Al mismo tiempo, como es sabido, la reducción de la carga tributaria sobre los trabajadores de menores salarios y los autónomos de las categorías más bajas, incentiva el consumo, por lo que se incrementa la recaudación de otros impuestos. Se estima que la recaudación adicional por estos mayores niveles de consumo será en 2017 de $13.700 millones.